Juventud

DEBATE MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

A días del 14N, el Sindicato de Estudiantes (SE) se reúne a puerta cerrada con el PSOE

El pasado 31 de octubre, una delegación del Sindicato de Estudiantes (SE) se reunía con el gobierno del PSOE. A pocos días de la huelga estudiantil convocada para el 14 de noviembre, se produce este desconcertante encuentro, que se cierra con promesas vacías y que todo un sector del movimiento estudiantil sólo puede entender como un jarro de agua fría.

Martes 13 de noviembre de 2018 | 19:36

Hace meses, el Sindicato de Estudiantes (SE) solicitaba una reunión a la Ministra de Educación del PSOE, en una carta llena de cordialidad y buenas formas, que desde Izquierda Diario nos encargamos de señalar como algo que no servía a los intereses del movimiento de ninguna de las maneras.

Ahora, 141 días después, y curiosamente a pocos días de la huelga estudiantil convocada para este 14 de noviembre contra un gobierno del PSOE, éste recuerda tal emplazamiento, convocando al SE a sus ministerios. Aunque sin fotografía de constancia ni demasiada publicidad, el SE, lamentablemente, ha respondido a la llamada y la reunión se ha materializado.

A la hora de pensar qué motivos han podido llevar a los y las compañeras del SE a reunirse con nuestros propios enemigos, cabe preguntarse, ¿Cuál ha sido el saldo de gobierno del PSOE en todo este tiempo?, ¿Se han visto cumplidas las demandas pendientes del período anterior?, ¿De verdad había motivos para acudir a esa reunión o ésta sólo es una maniobra para intentar remansar y desactivar la convocatoria del 14N?

Balance de 141 días de gobierno de Pedro Sánchez

Mucho se ha hablado de los supuestos PGE “sociales”, que llegarían de la mano del acuerdo PSOE-Podemos. En realidad, lo que hay detrás de ellos son auténticas migajas que no supondrían un viraje decisivo con respecto a la política de ataques del anterior ejecutivo del Partido Popular, como hemos explicado anteriormente. La diferencia es que esta vez sería gracias a la labor de “ministro sin cartera” que viene siendo Pablo Iglesias y el neorreformismo, supeditándose a la agenda del PSOE y demostrando una vez más su integración política al propio Régimen del 78, como su pata “progresista”.

Te puede interesar: La letra pequeña de los presupuestos PSOE-Podemos

Todas las grandes cuestiones, todos los ajustes y los ataques de la era PP, en lo fundamental, seguirán vigentes. Desde los aspectos fundamentales de la LOMCE y los ataques a la educación pública, la llamada “Ley Mordaza”, los ataques a los derechos democráticos en Catalunya y la cuestión de los presos políticos o las reformas laborales de Zapatero y Rajoy, entre otras muchas cuestiones.

En su momento, tanto el Sindicato de Estudiantes (SE) y Libres y Combativas, como la propia organización que los dirige, Izquierda Revolucionaria (IR), se ubicaron apoyando la maniobra parlamentaria que llevó a Sánchez a la Moncloa, a la consigna de “¡Sí se puede!”. 141 días es tiempo suficiente para examinar las posiciones políticas propias a la luz de la experiencia y tirar conclusiones honestas. ¿Qué es lo que se ha podido de la mano del PSOE?

A una carta cordial, una reunión cordial

Esta posición política que, en última instancia, esconde una adaptación en líneas oportunistas al propio PSOE, encubierta con ficciones acerca de la movilización social, pronto tuvo su expresión concreta. El Sindicato de Estudiantes llamaba a reunirse a puerta cerrada al propio PSOE, a través de una carta amistosa. En su momento criticamos con dureza lo que pensamos, y seguimos pensando, es un error oportunista que juega totalmente contra el movimiento estudiantil.

Te puede interesar: El Sindicato de Estudiantes pide una reunión con el Gobierno del PSOE, ¿para qué?

Sin embargo, aquella carta ha encontrado respuesta en su interlocutor “socialista”: es cierto que después de un prudencial período de 141 días y, casualmente, a pocos de una huelga que el SE convoca contra el propio gobierno del PSOE. En definitiva, una auténtica maniobra para echar un jarro de agua fría al movimiento y contribuir a desactivar la convocatoria.

El cebo estaba servido y sólo faltaba que el SE picase en él. Inexplicablemente, las y los compañeros y compañeras, han corrido a verse con el Secretario de Estado de Educación. Ni siquiera fueron recibidos por la propia ministra, Isabel Celaá. Pero independientemente del desprecio y la humillación del PSOE al SE, hay que volver a preguntarse, como hicimos en su momento, ¿Qué mandato imperativo llevaba el SE a esa reunión y a qué iba a ella?, ¿Dónde y cuándo fue decidido en el seno del movimiento estudiantil acceder a esa reunión y qué exigencias plantear?

Acabar con las imposiciones burocráticas, impulsar la autoorganización estudiantil

Para nosotros no se trata de una cuestión puramente formal. La propia autoorganización estudiantil, es decir, impulsar y organizar el propio movimiento, a través de asambleas y coordinadoras de base en las cuales se pueda decidir y elaborar, sobre la base de la más amplia democracia y libertad de tendencias, qué plan de lucha seguir, es una tarea estratégica.

Es a través del propio desarrollo del movimiento estudiantil y apoyándose en él, que pueden tener éxito las batallas actuales y futuras en defensa de la escuela pública y contra el propio Régimen del 78. Esperar que un aparato político de unos pocos cientos pueda enfrentarse en solitario a un gobierno y a su aparato del Estado, es simplemente una quimera.

En el mejor de los casos, las y los compañeros del SE y de Libres y Combativas argumentarán que ellos sí impulsan asambleas, hasta donde sus fuerzas les permiten. Pero el auténtico sentido político, estratégico, de las asambleas y las comisiones de base estudiantiles, es masificarlas y dotarlas de autonomía relativa, para hacerlas realmente representativas y conseguir arraigar y ser referenciadas por el propio movimiento estudiantil. Jamás pueden ser organismos instrumentales, algo así como un apéndice de la organización dirigente. La mejor prueba de nuestra crítica es que las propias “asambleas” impulsadas por el SE (en realidad, reuniones dirigidas burocráticamente, particularmente en enseñanzas medias), es que según se cierre la huelga, la inmensa mayoría dejan de tener vida propia y se disuelven (al menos, hasta la próxima convocatoria del SE).

Es un comportamiento habitual, que caracteriza ya al propio SE y que explica, en buena medida, el rechazo y los ataques que reciben de todo un sector del propio movimiento estudiantil. Los que hacemos Izquierda Diario e impulsamos la agrupación juvenil ContraCorriente, jamás cederemos un centímetro a cualquier prejuicio sectario. Nunca nos verá nadie “esquirolear” una huelga justa, pero, de la misma manera, la lucha contra el burocratismo y la política de decisiones de aparato, es algo que está inscrito en nuestro ADN político y que forma parte de nuestras tradiciones.

Te puede interesar: ¡Este 14N vaciemos las aulas! ¡contra el patriarcado y las violencias machistas!

Ese es el sentido de nuestra posición de apoyo crítico, que desde ContraCorriente junto a nuestras compañeras de Pan y Rosas hemos planteado de cara a la huelga estudiantil de este 14N. Pero nuestra crítica no es solamente en el terreno de la forma, sino también del propio contenido político y programático, como hemos desarrollado por extenso en otro artículo.

El SE y su interpelación permanente al PSOE, ¿Cuál es el sentido político?

No menos profundas son las críticas que albergamos en cuanto a la posición política, programática y estratégica que caracteriza al Sindicato de Estudiantes y a Libres y Combativas en relación con el propio gobierno del PSOE, que adelantábamos más arriba. Al fin y al cabo, los errores en cuestiones de forma y método, aún en aquellos aspectos más parciales, suelen ser la expresión de errores programáticos más profundos.

La propia posición programática con respecto a la convocatoria de huelga del 14N constituye un ejemplo concreto de lo que nosotros entendemos como una política de subordinación en líneas oportunistas hacia el propio gobierno del PSOE.

Toda la orientación estratégica del SE y de Libres y Combativas (como la de IR), está afinada en torno a encontrar como interlocutor válido al PSOE, como una interpelación permanente al mismo, ¡Qué sentido puede tener sino reunirse con él!

En su página web, las y los compañeros y compañeras, a modo de balance de su reunión, aseguran que “la respuesta [del PSOE] ha sido la misma que para todo lo demás: mirar para otro lado y despreciar nuestras reivindicaciones. En los hechos se ve que el llamado Gobierno “más feminista de Europa” no está dispuesto a llevar medidas prácticas que combatan el machismo. Un completo escándalo y un fraude. Esta actitud de echar balones fuera y no llevar a cabo sus compromisos con la comunidad educativa es una norma ya habitual en los gobiernos del PSOE.”

En realidad, ni combatir el machismo, ni cualquier elemento progresista hacia la mujer, como tampoco hacia la juventud, ni la clase trabajadora. Esto es el PSOE. El partido del IBEX35, la Corona y el pisoteo de los derechos democráticos de las naciones oprimidas del Estado español. ¿Qué es lo que debería sorprendernos?

Pero precisamente, reuniéndose con los enemigos de las mujeres, los jóvenes y los trabajadores, reconociéndolos mediante una interpelación permanente, o exigiéndole “basta de palabras, queremos hechos”, como decía una de las últimas portadas de El Militante, sólo se contribuye a crear expectativas en el PSOE, darle aire político y generar confusión en el seno del propio movimiento acerca del carácter de esta fuerza política.

Una pregunta para finalizar con este punto, ¿Si fuese el Partido Popular el que estuviese en la Moncloa, también se le exigirían “hechos” y se le emplazaría a reunirse? Lo que de ningún modo sería admisible hacia el PP, ¿Por qué sí lo es hacia el PSOE?, ¿De verdad hay diferencias cualitativas entre ambas fuerzas políticas?, ¿No son ambos, en realidad, los partidos del Régimen del 78, a través de los cuales la burguesía del Estado español ejerce su dominación política? Esta sería una buena pregunta para las y los compañeros de IR y del SE.

“¡Pero hemos hecho 25 convocatorias de huelga!” Una reflexión de estrategia revolucionaria

En ningún momento dudamos de sacrificio abnegado y del tesón de los y las compañeras que forman el SE. Conocemos y respetamos su sacrificio personal y dedicación. Pero como toda la historia del movimiento estudiantil y obrero atestigua, no es suficiente con esfuerzos personales. Estos son imprescindibles, pero sin una estrategia basada en una comprensión científica de la realidad, plasmada en un programa, el esfuerzo queda reducido a la impotencia.

Donde las y los compañeros ven un signo de orgullo, nosotros vemos la mayor crítica a la política del SE. ¡Hemos convocado 25 huelgas!, nos dicen, con orgullo. Nosotros nos preguntamos: después de estas 25 huelgas, ¿se ha conseguido incidir en la relación de fuerzas, modificándola a favor del movimiento estudiantil?, ¿se ha avanzado cualitativamente en vertebrar y organizar este mismo movimiento, pertrechándolo para llegar en mejores condiciones a próximas batallas?, ¿Los y las estudiantes estamos en mejores condiciones ahora, después de estas 25 huelgas, que antes, de cara a vencer políticamente a nuestros enemigos de clase?

Un balance serio contestaría negativamente a todas estas cuestiones. Balance que, más allá de la política de triunfos continuos y auto agitación interna que hace el Sindicato de Estudiantes, nunca lo han hecho (al menos públicamente). Compañeras y compañeros del SE y de Libres y Combativas, preguntémonos de forma honesta, ¿Qué hace falta entonces para doblarle el brazo al gobierno?, ¿Por qué no acaban de llegar las victorias en la lucha? Han sido 25, ¿por qué no 30, 45 o quizás con 50 huelgas?

En realidad, para llegar a las respuestas correctas hay que plantear las preguntas adecuadas. Para nosotros, que desde la CRT y ContraCorriente reivindicamos la tradición político-estratégica del bolchevismo-leninismo, estas preguntas nos lleva directamente a cuestiones de estrategia revolucionaria.

Ese “arte”, consistente en articular volúmenes de fuerza materiales y morales para el combate, que de ninguna manera se improvisa, y que, eligiendo conscientemente los combates tácticos y combinándolos de forma audaz, consigue modificar las relaciones de fuerza a favor del propio movimiento y obligar al enemigo, en determinadas circunstancias, a ceder posiciones.

¡Que este 14N contribuya a avanzar en el cuestionamiento al Régimen del 78!

¿Qué significa todo lo anterior? En el tema concreto que nos ocupa y, antes que nada, hay que dar fin a la política de convocatorias burocráticas “por arriba”, jornadas de huelga decididas por un puñado de dirigentes y anunciadas a golpe de rueda de prensa. Combinar el trabajo paciente de concentración de fuerzas en estructuras, en cada instituto, en cada universidad, ligando los problemas y las demandas más inmediatas de la juventud con una audaz política de desafío político al propio Régimen del 78. Al mismo tiempo, buscar permanentemente la unidad con otros sectores oprimidos, como el propio movimiento de mujeres y también con la clase trabajadora, que tiene la capacidad potencial de una transformación social revolucionaria.

Es en esa perspectiva que las y los compañeros que participamos en ContraCorriente, juntos a estudiantes independientes y otras asociaciones, estamos impulsando referéndums sobre la monarquía en varias universidades que se extienden día tras día a lo largo de toda la geografía del Estado español. Participamos e impulsamos audazmente este movimiento con el objetivo es que sirvan como punto de partida para organizar y movilizar a toda una capa de jóvenes que no se conforman con vivir la vida de miseria que este régimen heredero del franquismo tiene para ofrecerles y estén dispuestos a utilizar las herramientas de la movilización social y la lucha para transformarlo todo.

Te puede interesar: Madrid, Zaragoza y Barcelona: ya son siete las universidades que organizan un referéndum sobre la monarquía

Contra cualquier elemento de sectarismo, desde ContraCorriente también hemos puesto nuestro tiempo y esfuerzo al servicio de que este 14N sea un éxito, a pesar de todas las limitaciones, tanto formales como programáticas, que su propia dirección le impone.

Apelamos al Sindicato de Estudiantes y a Libres y Combativas, que hace semanas escribían en su web que “debatir no es malo” (y estamos totalmente de acuerdo en eso), a abrir un debate de estrategia y táctica revolucionaria, que permita hacernos avanzar mutuamente a través del intercambio político, en un tono de camaradería y honestidad revolucionaria. Coherentemente, las páginas de Izquierda Diario quedan abiertas a cualquier réplica por parte de los compañeros y compañeras del SE y de Libres y Combativas.

¡Este 14N, todos y todas a la huelga!






Temas relacionados

Sindicato de Estudiantes   /   Huelga Estudiantil   /   Debate   /   Estudiantes   /   Movimiento estudiantil   /   PSOE   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO