Internacional

SÁBADO 11 DE JULIO

Contra el racismo y la violencia policial: sumate al acto internacional este sábado

De la lucha contra el racismo y la violencia policial a la lucha por derrocar al capitalismo. Las voces de quienes tomarán la palabra en el acto internacionalista. Sumate este sábado 11 de julio por Facebook Live y youtube.

Jueves 9 de julio

No hay país en la historia mundial en el que el racismo haya tenido un papel tan importante y durante tanto tiempo como en los Estados Unidos. El problema de la “barrera racial”; todavía persiste. -Howard Zinn, La otra historia de Estados Unidos.

La esclavitud, uno de los sellos de fábrica del país que con el tiempo se transformaría en la principal potencia imperialista mundial desde el siglo XX, tuvo su origen en la imposibilidad de los colonos ingleses de Virginia en el siglo XVII de esclavizar a las aguerridas poblaciones indígenas de la zona, por lo que recurrieron al comercio de esclavos traídos de África para tener mano de obra gratuita para sus plantaciones de tabaco para exportar y trigo para subsistir.

Cinco siglos después, el odio racista que ha impulsado en los años recientes una serie de asesinatos de personas negras a manos de la policía, abrió la puerta del hartazgo con el asesinato de George Floyd. Negros, latinos -los más explotados y oprimidos en Estados Unidos- anglosajones, pero sobre todo jóvenes, salieron a las calles a manifestarse contra el racismo y la violencia policial, una de las bases del imperialismo para sostener la expoliación y el saqueo contra las naciones oprimidas del mundo.

Estas protestas ocurren en un momento de enorme crisis capitalista, agudizada por la pandemia, en la que el mundo entero vio como las trabajadoras y trabajadores llamados “esenciales” no solo están en la primera línea combatiendo el coronavirus sino que son los que producen todo lo necesario para vivir. Lo hacen en condiciones absolutamente precarias y sin elementos de seguridad básicos, lo que los llevó a protagonizar huelgas y manifestaciones como lo vimos entre los trabajadores y trabajadoras de la salud, en supermercados, almacenes como Amazon o entre los trabajadores de aplicaciones. Los empresarios que privilegiaron sus ganancias por sobre la vida de los trabajadores durante la pandemia, junto a los gobiernos y Estados, son los que ahora se disponen a descargar la crisis económica y social sobre nuestras espaldas. Hay que frenarlos. Necesitamos organizarnos en nuestros países y también necesitamos una organización internacional.

Por eso organizaciones de 14 países que impulsamos la Red Internacional La Izquierda Diario hacemos este acto internacional en simultáneo el próximo sábado 11 de julio. Para repudiar toda forma de racismo y sumarnos a la ola que recorre el mundo. Para decir basta de violencia policial. Para apoyar las luchas de la juventud, de la clase trabajadora y de todos los oprimidos, que combatimos y enfrentamos las peores consecuencias del coronavirus. ¡Que la crisis la paguen los capitalistas! Por una Internacional de la Revolución Socialista.

Conocé a algunas y algunos de los oradores del acto.

Julia Wallace (Left Voice)

Julia, colaboradora de Left Voice, es activista antirracista y por los derechos LGTBQ y militante trotskista desde hace 20 años en Los Ángeles. Creció en un barrio obrero negro y su madre fue militante de las Black Panthers.

“La revuelta que empezó en Minneapolis -ante el asesinato de George Floyd- ha derivado en protestas y movilizaciones internacionales contra el racismo y la brutalidad policial porque los problemas causados por la crisis económica, la crisis del Covid-19, y también la negativa e incompetencia de los partidos conservadores, neoliberales, progresistas y socialdemócratas, de resolver esta crisis de manera efectiva ha resultado en la frustración de la gente. La policía es racista en todos lados. Hostigan inmigrantes turcos en Alemania, mexicanos y haitianos en Estados Unidos, centroamericanos en México. Esa es una razón por la cual nosotros como socialistas y revolucionarios nos vemos capaces de construir un mundo nuevo y una sociedad diferente que no sea racista ni explotadora. Que nos organizamos internacionalmente contra el imperialismo y contra el capitalismo. Quienes estamos en el corazón del imperialismo -el lugar donde organizan y planean golpes de Estado, escuadrones de la muerte, imponen fuerzas de ocupación, obligan a otros países a pagar deudas ridículas por recursos que ellos tienen- tenemos la capacidad de organizarnos en EE. UU. para detener al imperialismo, pero sólo podemos hacerlo si nos unimos internacionalmente con otros socialistas y otros trabajadores en lucha, gente que lucha contra la opresión y la explotación, el racismo y la discriminación.”

Mike Pappas, Left Voice

Mike, médico en Nueva York e integrante de Left Voice, es fundador del comité de trabajadores de la salud del hospital Monte Sinaí, y combate la pandemia en la primera línea. Fue arrestado ilegalmente por participar en las movilizaciones por el Black Lives Matters. Al momento de su liberación declaró:

“Todo el sistema policial es completamente corrupto, es un sistema completamente racista basado en patrullas de esclavos y todos los policías son reaccionarios. El presupuesto de la policía de Nueva York debería ser desprovisto de fondos. A cero. No necesitamos a ninguno de ellos, necesitamos estar en las calles y la gente debe seguir movilizándose. Tomar medidas enérgicas como esta es sólo para mostrar que tienen miedo de este movimiento y sólo tenemos que asegurarnos de que este movimiento crezca. ¡Sigan así todos!”

Poco después afirmó: “El movimiento de trabajadores a nivel nacional debe unirse para oponerse a la violencia policial racista, exigir a nuestros sindicatos que no alberguen más policías, y ayudar a organizar una sociedad sin la institución racista de la policía ni el sistema capitalista supremacista blanco que defiende.”

Maryam Alaniz, Left Voice

Maryam, una joven de 24 años de la comunidad LGBT, es hija de inmigrantes de Irán y estudiante de posgrado en New School, Nueva York.

“La lucha de clases está regresando en todo el mundo, y por primera vez en años, EE.UU. es el centro mundial de esta lucha. Hemos ganado mayores concesiones del estado, pero no podemos desperdiciar este momento o dejar que se desperdicie. No podemos simplemente saltar de un movimiento social a otro, tratando de abordar esta o aquella demanda sin un programa de conjunto. La manera de liberar de la opresión a las comunidades afroamericanas, LGTB, las mujeres y todos los demás es destruir el sistema capitalista, lo que sólo podemos hacer uniéndonos a la clase obrera y utilizando su posición estratégica en los medios de producción. Los movimientos sociales, por sí solos, no serán suficientes. No se puede curar una enfermedad sólo con el tratamiento de sus síntomas. Necesitamos un partido que ayude a organizar a la clase obrera contra el estado capitalista y toda la explotación y opresión que representa. Nuestra generación puede ayudar a romper el hechizo y unirse a nuestros miembros de la clase obrera para construir un partido propio.”

Marcello Pablito, MRT de Brasil

Marcello es trabajador de la Universidad de São Paulo, integrante destacado del sindicato de trabajadores no docentes de la universidad e integrante del Movimiento Revolucionario de los Trabajadores en Brasil.

“Así como los negros haitianos derrotaron a Napoleón para obtener la independencia a fines del siglo XVIII y liberarse de la esclavitud, la clase trabajadora del siglo XXI debe tomar el poder político y derrotar a la burguesía racista para que se pueda erigir una nueva sociedad.”

Leticia Parks, MRT de Brasil

Leticia es maestra, videomaker, fotógrafa y columnista de Esquerda Diário, Brasil. Colaboró en la producción de los libros Questão negra, marxismo e classe operária no Brasil.

“El mantenimiento del racismo sumado a la pandemia promete traer una crisis devastadora a los países de mayoría negra en todo el mundo, incluyendo a Brasil. Todos los trabajadores de los sectores más estratégicos de la economía y de la lucha contra la pandemia tienen en sus manos la tarea de asumir por sí mismos una lucha antirracista en cada uno de estos países.”

Marcelo y Leticia son referentes de la agrupación Quilombo Vermelho. Los quilombos eran comunidades de esclavos que escaparon de las haciendas en Brasil, a veces sumando miles. La agrupación retoma esta historia de lucha, junto con la teoría marxista y una historia de lucha de la clase trabajadora en todo el mundo, llamando a la unidad de los trabajadores de todas las razas para luchar contra el racismo y todas las formas de opresión, y para destruir el capitalismo.

También son los coautores del libro Revolución y liberación negra sobre la historia de la lucha negra en Brasil desde una perspectiva marxista. Esto es particularmente importante porque durante la presidencia de Bolsonaro el racismo contra los negros y la brutalidad policial van al alza mientras bajan los salarios de la clase trabajadora mayoritariamente negra de Brasil.

Anasse Kazib, CCR-Revolutión Permanente

Anasse, militante de la Corriente Comunista Revolucionaria de Francia, es dirigente ferroviario y guardavías en la estación de trenes de Bourgert, en el departamento de Seine-Saint-Denis, en París. Fue parte de una discusión contra Macron en la TV francesa y fue uno de los referentes obreros de la huelga del transporte contra la reforma jubilatoria en Francia entre fines de 2019 e inicios de este año. Descendiente de emigrantes marroquíes, empezó a estudiar arquitectura, pero no pudo costear los gastos de esa carrera y dejó la universidad. Fue mensajero y luego entró a trabajar en el ferrocarril, igual que su padre, quien en los setenta y ochenta peleó para que le reconocieran el estatuto de agente ferroviario que en ese momento se les negaba a los trabajadores extranjeros de la SNCF.

En una entrevista de febrero de este año a El Salto, diario del Estado Español, declaró “Tanto los piquetes de la SNCF como de la RATP están llenos de jóvenes de barrios populares y de origen migrante”, defiende este militante, quien sostiene que “a la burguesía no le molesta que sea marroquí, sino un marxista revolucionario”.

Forjar la unidad internacional de los explotados y los oprimidos

En el corazón del imperio se agitan nuevas fuerzas. Las y los negros que salieron a repudiar en las calles el racismo de siglos, las y los jóvenes que se hicieron parte de esa lucha -algunos de ellos migrantes que viven bajo las amenazas de la deportación-, una juventud que vivió ya dos crisis económicas que la enfrentan a un futuro sombrío a menos que luchen por conquistar un nuevo mundo, las y los trabajadores que se fueron a la huelga contra los atropellos patronales en el contexto de la pandemia -muchos de ellos migrantes que son parte de la multiétnica clase trabajadora estadounidense-, las y los trabajadores de la salud que combaten la covid-19 en la primera línea.

Son ellos los aliados ineludibles de las trabajadoras, los trabajadores y la juventud de los países oprimidos.

Trotsky escribió en el prólogo de La revolución permanente “El marxismo parte del concepto de la economía mundial no como una amalgama de partículas nacionales sino como una potente realidad con vida propia, creada por la división internacional del trabajo y el mercado mundial, que impera en los tiempos que corren sobre los mercados nacionales.” Más de 90 años después, su afirmación mantiene toda su vigencia. El capitalismo es un sistema mundial que nos condena a una vida de explotación y sacrificio para que unos pocos tengan todo tipo de privilegios.

Condena a muerte a muchos, ante pandemia y hambre, y a otros a marchitarse lentamente en jornadas laborales cada vez más interminables. Para derrocarlo, hace falta la unidad de los sectores más perspicaces de la clase trabajadora y la juventud de los distintos países, tanto de los imperialistas como de los que están bajo su yugo.

Por un partido revolucionario internacional

Cuando la “ley y el orden” del imperialismo estadounidense están en cuestión, las refracciones de profundos cambios en el estado de ánimo de la juventud y la clase trabajadora del mundo pueden crear una nueva sinfonía de la lucha de clases internacional. Son nuevos tiempos, donde se reactualiza la necesidad de trascender la lucha en sí para escribir nuevos capítulos de la teoría revolucionaria. Pero no va a darse ese desarrollo si no hay movimiento revolucionario y si esa radicalización de la lucha de clases no avanza en derrotar a las burocracias sindicales y a las direcciones conciliadoras, desarrollando su propia autoorganización para poder vencer.

Por la construcción de partidos revolucionarios nacionales y por una Internacional de la Revolución Socialista.

Esto son los horarios de cada país para sumarte al Acto Internacionalista:

12 hs. si estás en Costa Rica.
13 hs. si estás en México o Perú.
14 hs. si estás en Estados Unidos (Este), Chile, Bolivia o Venezuela.
15 hs. si estás en Brasil, Argentina o Uruguay.
19 hs. si estás en el Reino Unido.
20 hs. si estás en Francia, Estado Español, Alemania o Italia.






Temas relacionados

George Floyd   /   Acto internacionalista FT-CI   /   Internacionalismo   /   #BlackLivesMatter   /   Fracción Trotskista- Cuarta Internacional   /   Brutalidad policial   /   Racismo   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO