Política Estado Español

BARCELONA

Ada Colau endurece la persecución hacia los “manteros” en Barcelona

Homenajes a los inmigrantes que jamás pudieron llegar y detenciones e internamientos en el CIE para los “manteros”. Esta es la hipócrita política de la ciudad refugio de Barcelona en Comú.

Arsen Sabaté

Barcelona | @ArsenSabate

Jueves 28 de julio de 2016 | 18:39

Tras la Manta

Barcelona en Comú inauguraba hoy el memorial ‘Som i serem ciutat refugi’ [Somos y seremos ciudad refugio], homenajeando a los muchos refugiados e inmigrantes que pierden la vida en el mar intentando llegar a Europa. Un acto más para presentar a Barcelona como una ciudad ideal para acoger a miles de refugiados. Sin embargo, la verdad es que el acto encubre un fuerte cinismo por parte del Ayuntamiento “del cambio”.

La realidad es que mientras Ada Colau y su equipo municipal hacen bandera de ser una ciudad de acogida y opuesta a las políticas migratorias reaccionarias de la UE, al mismo tiempo intensifican la persecución hacia el colectivo de “manteros” desde que llegaron al Ayuntamiento hace ya más de un año.

El último paso de esta escalada represiva sin precedentes es el internamiento de Issa Seye en el CIE -Centro de Internamiento de Extranjeros- de la Zona Franca.

Seye, un joven senegalés que lleva más de diez años trabajando como vendedor ambulante en Barcelona, fue detenido el sábado pasado por una veintena de agentes de la Guàrdia Urbana de Barcelona en Comú. Tras pasar unos primeros momentos en las dependencias de la policía municipal, fue llevado primero a un centro de salud para después ser trasladado a una comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.
Seye lleva desde el domingo internado en el CIE y por un máximo de 60 días, hasta que el Grupo Operativo de Extranjeros de la Policía Nacional indique la fecha de su devolución a Senegal.

Desde el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes y la Red de apoyo Tras la manta, denuncian la hipocresía de la ciudad refugio del Ayuntamiento de Barcelona en Comú, en la que se “homenajea a los que mueren y se persigue a los que llegan”, hasta el punto de ser parte del internamiento de Issa Seye en el CIE.

Y es que como queda de manifiesto en el comunicado de Tras la Manta “En esta ciudad hay muchos vecinos que llegaron a este país en patera o que pasaron por CIEs. Algunos de ellos ahora sobreviven gracias a la venta ambulante. La política de acoso municipal alimenta el peligro de ingresar en el CIE y el riesgo de deportación. Se acumulan multas y juicios por venta, y con ellos unos antecedentes policiales que impiden o dificultan la obtención o la renovación de los permisos de residencia.”

Resulta vergonzoso además el articulo escrito por Jaume Asens, Teniente de Alcalde de Barcelona en Comú, titulado “hoy es un día triste” por el internamiento de Seye y otros siete inmigrantes. Como si su formación política no tuviera responsabilidad en ello. Sin duda, otra muestra de cinismo más, pretender plantar batalla por el cierre de los CIE’s sobre el papel, como llevan diciendo desde que llegaron al Ayuntamiento, pero en la práctica utilizarlo para internar a un vendedor ambulante y proseguir con su campaña de persecución.

Por otra parte, ayer jueves, siete “manteros” fueron detenidos en su propio domicilio. En este caso, un operativo de los Mossos d’Esquadra -policía autonómica catalana- irrumpió a las seis de la mañana en un piso del céntrico barrio de Sant Antoni, llevándose a los vendedores ambulantes acusados de comprar productos ilegales. Entre ellos estaba Lamine Sarr, uno de los portavoces y cara visible del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes.

Por todo ello, desde el sindicato Popular de Vendedores Ambulantes llamaron a una concentración de protesta frente el acto institucional de la Ciudad Refugio de Barcelona en Comú para exigir la libertad de Issa Seye, Lamine Sarr y los demás compañeros. Además de poner de manifiesto la hipocresía con la que está actuando el Ayuntamiento de Barcelona y denunciar una vez más la escalada represiva que sufren desde hace más de un año.

Sin duda, esta es la verdadera política de Barcelona en Comú. Un mega operativo policial permanente de la Guàrdia Urbana de Barcelona sumado a las agresiones, incautaciones, registros y detenciones es el pan de cada día para uno de los sectores más desprotegidos como son los vendedores ambulantes. Migrantes que, justamente, en su gran mayoría han llegado cruzando el Estrecho hace años. ¿Dónde queda entonces la ciudad refugio?






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Barcelona en Comú   /   Ada Colau   /   Manteros   /   Persecución policial

Comentarios

DEJAR COMENTARIO