Cultura

MÚSICA

Adiós al quinto Beatle: Muere George Martin a los 90 años

Apodado el “cerebro del pop” el productor musical fue uno de los más influyentes de su época: desde su participación “detrás del telón” con el cuarteto ingles hasta grandes trabajos en cine y televisión; además de ser quien logró el primer contrato discográfico de The Beatles en el año 1962.

Sebastián Castro

Director Colegio de Periodistas Antofagasta

Jueves 10 de marzo de 2016 | 11:03

El Ritmo de la Vida Sir George Martin 1-Ritmo - YouTube
El Ritmo de la Vida Sir George Martin 2 Melodía - YouTube
El Ritmo de la Vida Sir George Martin 3 Armonía - YouTube

Sin desmerecer a Brian Epstein, sin Martin, The Beatles no serian The Beatles.

Diplomático, técnico y músico en gran medida autodidacta. Estas fueron las cualidades características del histórico productor del cuarteto de Liverpool. El ingles George Martin logró levantar del polvo y el atraso técnico de Abbey Road a una de las bandas más influyentes en la corriente musical mundial. Y es que lo que unió a estos 5 Beatles fue la pasión por la música desde la modestia y el esfuerzo.

Mientras el “taller Road” aun funcionaba bajo rígidos horarios de productividad, Martin se dio el lujo de trabajar sin límite de tiempo y explorando el mundo de los sintetizadores, muy promisorios y llamativos en aquellos años.

Era la época de la pobreza. La segunda Guerra Mundial ya había quedado atrás dejando invisibles consecuencias. La marca registrada de los aliados y el nazismo habían encontrado a Martin como secretario de la oficina de guerra de su país en el año 1943; Luego, haciéndolo vestir uniforme de piloto de la marina real se convierte en oficial de mar. Para su suerte no logro llegar a pisar tierra de combate.

Finalizada la guerra, la música seria su horizonte. Dejó sus servicios militares el año 1947, y utilizando sus privilegios de veterano de guerra asiste a la escuela Guildhall de música y drama desde ese mismo año hasta 1950.

Trabajó en el departamento de música clásica de la BBC, luego, se radicó en la discográfica EMI.

Frente a frente con un piano y un oboe, supero con creces el anticuado Abbey Road. Tras 12 años de Jazz y orquestas llega su gran prueba cuando conoce, en el año 1962, a los futuros “Beatles”.

“La grabación, por decirlo de una manera suave, no era ningún bombazo” declaró en sus memorias “All you need is ears” del año 1979.

Fue el intérprete práctico de la creatividad de Lennon, Harrison, McCartney y Starr. La poesía hecha carne musical.

Como productor tuvo el ingenio de realizar grabaciones de grandes temas como “strawberry fields forever”; como músico de cámara, logró crear arreglos de cuerda para sus amigos de Liverpool además de sus aportes como pianista las que se pueden apreciar en los cambios de “In my life” y “Rubber Soul”.

Pero se mantenían al margen. La brecha de edad de vez en cuando generaba ciertos choques: desde la música hasta la convivencia. Como mencionaba en sus memorias cuando les pregunto si ellos (The Beatles) tenían un problema con la sesión de grabación, Harrison le respondió: “Bien, está tu corbata para empezar…”.

Aún así, la influencia de Martin era notoria. La sugerencia de cambio del baterista Pete Best luego de la primera grabación el sello EMI fue un hecho histórico; es en este momento donde entra en escena el conocido Richard Starkey, bien llamado Ringo Starr. Cabe destacar que su primera actuación fue tocando la pandereta y las maracas.

Y así comienza la historia musical de los Beatles: con “Please, please me”, disco primogénito del cuarteto comienzan con giras por Inglaterra, Europa y luego el resto del mundo. Sus éxitos técnicos se atribuyen a Martin, como dato, el disco llamado “Sgt. Pepper” fue grabado en una pistera de 4 líneas mientras en estados unidos ya existían las de 8, todo un hito para la calidad y el sobreesfuerzo técnico en un juego de sintetizadores, reverb, sobre pistas e instrumentos musicales.

Luego de que los Beatles lograron emprender su exitoso vuelo, en parte, dieron la espalda a Martin. Bajo el velo del respeto se emitían comentarios de que “se encontraba opacado”, o simplemente es un productor de EMI, más que eso, seria la tenacidad, la mesura, la tolerancia y laboriosidad las características claves del londinense creador del monstruo “negriamarillo”.

Los arreglos imaginativos, la pulcritud sonora, los discretos experimentos y los juegos de voces eran el producto que buscaban quienes se acercaban a él en el crudo negocio de la explotación de la creatividad, que por cierto, incomodaba bastante al productor lo que lo llevó a levantar sus propias salas de grabación.

“Era el mejor. Siempre lo había admirado y me había encantado lo que habíamos hecho juntos con los Beatles... Trabajar con él era genial. Era el adulto de la habitación. Nosotros éramos los niños malos. Please, Please Me sé la presentamos como una balada muy lenta al estilo de Roy Orbison, pero nos dijo que tal vez quedase mejor un poco más rápida. Nos convenció y dijo que sería nuestro primer número uno. Y así fue entonces y un millón de veces más” declaró el año pasado Paul McCartney reflejando el legado del “quinto Beatle”.

Es este un pequeño homenaje a uno de los moldeadores de la considerada “mejor banda de la historia”. Aunque sabemos y dejamos eso para cada gusto, nadie puede negar la pulcritud de un trabajo casi matemático y creativo que hasta hoy no ha podido ser superado en su esencia, que rompió con toda una cultura inglesa estática del rock inocente para dar paso a las drogas tecnológicas de la guitarra y el sintetizador.

y para finalizar dejamos con ustedes su documental "El ritmo de la vida" en el cual hace un recorrido por las expresiones rítmicas y musicales y su influencia en el ser humano en tres títulos llamados "Ritmo", "Melodía" y "Armonía".






Temas relacionados

The Beatles   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO