Mundo Obrero Estado Español

RECONFIGURACIÓN DEL MERCADO LABORAL

CCOO y UGT cómplices de la patronal: piden “esfuerzo, responsabilidad y trabajar más” a los trabajadores

Las medidas tomadas por el Gobierno y las patronales, con la complicidad de las burocracias de CCOO y UGT, reconfiguran el mercado de trabajo: ¿sentando las bases para una nueva reforma laboral antiobrera?

Cynthia Lub

Barcelona | @LubCynthia

Martes 31 de marzo | 10:11

Dirigentes de CCOO y UGT de Catalunya han hecho declaraciones pidiendo “un esfuerzo a los trabajadores” después de que el gobierno del PSOE-Unidas Podemos anunciara el confinamiento total del Estado parando las tareas consideradas “no esenciales”.

Javier Pacheco, secretario general de CCOO en Cataluña ha dicho que "el esfuerzo que se pide a los trabajadores es cambiar su calendario para hacer frente a la realidad. El esfuerzo que se pide a las empresas es que paguen los salarios sin tener ingresos, y el esfuerzo que se le reclama en el gobierno es habilitar las líneas de ayudas sociales para la gente que no ha podido tener esta posibilidad o dotar de liquidez las empresas", indica el dirigente de CCOO.

Estas declaraciones han generado varias denuncias en las redes de parte de sectores de trabajadores y trabajadoras y sindicatos alternativos. El “esfuerzo” que la burocracia de CCOO y UGT pide a los trabajadores está contenido en el acuerdo que ha hecho con el gobierno y los empresarios para la liberación de los ERTEs desde que comenzó la crisis del coronavirus, que además arrancó con más de un millón de despidos. Mientras a los empresarios sólo le brindan ayudas, créditos y salvataje avalado por el Estado.

Por su parte, Camil Ros de la UGT, vergonzosamente ha pedido “responsabilidad” para negociar el retorno de las horas que no se trabajarán entre el 31 de marzo y el 9 de abril, a lo que el Gobierno denominó "permiso retribuido recuperable". Eso sí, ha sugerido que no se cambien estas horas no trabajadas por días de vacaciones y que se distribuyan progresivamente, aumentando horas por día como ejemplo. Una sugerencia en la que recarga aún más la crisis a la clase trabajadora ¿Por qué no les exigen a los bancos que devuelvan al Estado todos los millones con los que fueron rescatados?

Además, el secretario general de CCOO en Cataluña ha pedido que los EPI estén al alcance de todos los trabajadores obligados a realizar tareas esenciales. "La gente que va a trabajar no tiene que tener menos seguridad que el resto”. Un poco tarde cuando las personas contagiadas superan los 8.000 y no para de morir gente por día. Motivo por el cual muchos sectores de trabajadores han parado centros de trabajo en sectores no escenciales, o han tenido la iniciativa de fabricar mascarillas o batas, como trabajadoras del calzado en Alicante o los manteros de Barcelona.

CCOO y UGT: abogados de las empresas

La propuesta de CCOO y UGT implicará que la negociación de las condiciones de recuperación de las horas se realice empresa por empresa y sector por sector, a modo "retorno gradual y progresivo" y no utilizando las vacaciones. "Es factible trabajar media hora más de la jornada laboral, o trabajar más un día sí o un día no, entrar una hora antes y salir una hora más tarde, hay muchos mecanismos", apunta Ros UGT. Además, sugieren que no debería haber "excesivos problemas" para controlar la bolsa de horas, teniendo en cuenta que ya es obligatorio controlar el horario de los trabajadores. Pero veamos cuales son las trampas del Real Decreto que tanto avalan estos burócratas sindicales.

El “permiso retributivo recuperable” que estableció el nuevo Real Decreto-ley para recuperar la “bolsa de horas” cuestiona la base de la negociación colectiva como obligatoria, a favor de la negociación individual entre la empresa y el trabajador. Además, los permisos laborales pasan de ser voluntarios de parte de los trabajadores y trabajadoras, a obligatorios.

Así, la crisis del coronavirus está siendo aprovechada por la patronal, en complicidad absoluta de las direcciones sindicales de CCOO y UGT, para retocar a favor de las patronales lo que ya otras reformas laborales han hecho.

Como vienen explicando varios abogados laboralistas, estamos ante un “permiso retribuido recuperable" forzado o una “redistribución forzada de la jornada laboral en su cómputo anual por tal de que disminuya los desplazamientos de trabajador”. No obstante, “no deja de ser la configuración legal de una bolsa de horas que el empleado deja de trabajar y que tendrá que devolver a la empresa”, de manera obligatoria, como explica Luis Fernández Pallarés, abogado de Legales sin Fronteras, en El Salto. Motivo por el cual, la negociación o acuerdo, debería ser a través de una “negociación colectiva” y no bajo un pacto individual empresa-trabajador como proponen o sugieren los sindicatos.

“El redactado es similar al que podemos encontrar en el Estatuto de los Trabajadores en cuanto a movilidad geográfica, modificaciones sustanciales o despidos colectivos, por lo tanto, las consecuencias de ignorar el deber de negociar la forma de devolver estas horas también será la misma que un despido colectivo no negociado: su nulidad. Por eso estas horas pasarían a considerarse horas extraordinarias, con su consecuente posibilidad de no realizarlas por parte del trabajador, y si se hacen, su posibilidad de que sean retribuidas como tales. Por el contrario, si se negocia y no se llega a un acuerdo, decide la empresa el momento de devolución de esas horas, respetando siempre los periodos legales de descanso”, explica Luis Fernández Pallarés. No obstante, esto no lo dice de manera clara el Real Decreto, porque no dice la palabra “vacaciones”, sino que sólo se refiere a “descanso diario y semanal”.

Respecto a la negociación colectiva, en un comunicado de CGT Catalunya da cuenta de que en verdad se facilita que sean las empresas las que acaben decidiendo cuándo y cómo se recuperan las horas, ya que el RDL 10/2020 afirma que se tiene que “negociar” entre las empresas y la representación legal de los trabajadores, sea el comité de empresa o delegados.

A la vez dice que si no hay ninguna representación legal de los trabajadores la negociación tendrá que ser entre los sindicatos más representativos del sector. Y lo peor es que esta negociación tiene que llevarse a cabo en siete días; la cual, si no se llega a ningún acuerdo, acabará decidiendo la empresa cómo se recuperan las horas, tal como explica el RD, “De no alcanzarse acuerdo durante este periodo de consultas, la empresa notificará a las personas trabajadoras y a la comisión representativa, en el plazo de 7 días desde la finalización de aquel, la decisión sobre la recuperación de las horas de trabajo no prestadas durante la aplicación del presente permiso”.

¿Una nueva “reforma laboral” en ciernes?

Más allá de las trampas legales que teje del Ministerio de Trabajo en complicidad con los sindicatos, estamos ante un grave ataque en los derechos laborales de la clase trabajadora, que es la que acaba pagando la paralización de la actividad laboral. Porque el RDL 10/2020 es contundente en que las horas no trabajadas se tendrán que recuperar durante el año 2020: desde el día siguiente a la finalización del estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020”. Es decir, de 72 horas, lo que equivale a trabajar una hora más durante 72 días o 36 días haciendo dos horas diarias.

Un ataque más junto al tramposo anuncio de “restricción temporal de los despidos” por causa de fuerza mayor, por motivos económicos, técnicos, organizativos y de producción relacionados con el coronavirus; de los cuales ya se han producido más de un millón y los decretos posteriores no los retrotaen. El “esfuerzo” que exigen los sindicatos es otro “mal menor”: los ERTEs de emergencia, a través de los cuales las empresas pueden suspender a las trabajadoras y los trabajadores, cobrando el 70% del salario, retribuido por el Estado. Absolutamente ningún esfuerzo de parte de las empresas, ya que la cuenta la paga el Estado con dinero público.

Te puede interesar: El gobierno prohíbe los despidos durante la pandemia, ¿y qué pasa el día después?

Se calculan más de un millón de despidos después de la declaración del estado de emergencia. Más un millón y medio más de ERTEs: dos millones y medio de trabajadores y trabajadoras sin trabajo, cobrando el 70% de sus salarios. Eso sin tener en cuenta la gran cantidad con contratos precarios, o sin contrato como las trabajadoras del hogar, la mayoría también despedidas sin contar con prestaciones.

¿Este es el esfuerzo que exigen CCOO y UGT? Una vez más, los dirigentes de estos sindicatos son cómplices de los grandes retrocesos de la clase trabajadora, como lo fueron las reformas laborales nunca derogadas a pesar de las promesas del gobierno “progresista” del PSOE-Unidas Podemos.

¡Ningún esfuerzo para los capitalistas! Es necesario que prohíban verdaderamente los despidos y ERTEs. Y medidas sociales como la suspensión de alquileres, hipotecas, desahucios, cobro de suministros básicos, las cuotas de autónomos y las leyes de extranjería; que garantice una renta básica de cuarentena para quienes se queden sin ingresos, una vivienda o alojamiento digno en base a hoteles o viviendas vacías para quienes no tienen donde quedarse y mujeres que estén en situación de violencia de género, y créditos para autónomos, o pequeños productores abocados a la ruina.

Te puede interesar: Cinco medidas urgentes, que no toma el gobierno, para enfrentar la catástrofe






Temas relacionados

Pandemia   /   Coronavirus   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Derechos sindicales   /   CCOO   /   Lucha de clases   /   UGT   /   Burocracia sindical   /   Capitalismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO