Internacional

Bolivia

MULTIMILLONARIO CRÉDITO

China se convierte en el principal acreedor de Bolivia

El pasado viernes 16 de octubre, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera concluía una visita a la República Popular China donde luego de abordar la situación de las relaciones bilaterales obtuvo como resultado un préstamo de 7.400 millones de dólares para el país.

Juana Runa

Militante de Pan y Rosas

Jueves 22 de octubre de 2015

Fotografía: REUTERS

Evo Morales, recibía la noticia indicando que el gigante asiático concedía un crédito que permitiría financiar 11 importantes obras de infraestructura (megacarreteras) que unirán por tres vías distintas la amazonia, los valles y el altiplano, además de vías férreas y de energía eléctrica. La condición para estos créditos que serán negociados específicamente para cada obra de infraestructura es que las empresas encargadas de llevar adelante las obras sean empresas de origen chino. Con esta medida, China se transforma en el principal acreedor del país altiplánico desplazando a instituciones financieras controladas por EE.UU. y la U.E. y dando un paso más en la penetración económica en el continente, como lo pone en evidencia el tren de alta velocidad inter oceánico, que desde Brasil hasta el Perú unirá el Atlántico y el Pacífico.

En definitiva, en un contexto donde ya se siente la baja del precio de importantes materias primas sobre las cuáles se ha venido asentando la “estabilidad” de la economía boliviana durante los últimos años, un crédito de esta magnitud es un importante paliativo para el gobierno masista que ya se encuentra en preparativos de cara al referéndum por una nueva reelección. Mientras Evo Morales expresa que no está preocupado por la anunciada caída en el precio del petróleo, esperando que éste se mantenga por encima de los 50 dólares, ya que es de la venta del gas de dónde se garantizan los recursos para los principales bonos y subsidios otorgados por el gobierno, anuncia que este año está garantizado el pago del segundo aguinaldo cuyo requisito sería un crecimiento igual o superior al 4,9%. Sin embargo reportes como los de la CEPAL indican que este año las exportaciones bolivianas caerán en 30% y que el crecimiento no superaría el 4,4%.

El millonario crédito chino, que eleva el nivel de deuda externa del país al 35% del PIB, está compuesto por 6.100 millones de dólares hasta octubre del 2015 y los nuevos 7.500 millones de dólares. Según declaraciones de García Linera es manejable y no pondría en riesgo la estabilidad económica “Decir a los bolivianos que estén tranquilos. No solamente Bolivia es un país serio y solvente ante el mundo, sino que la deuda externa es moderada y manejable”, fueron sus palabras. Por su parte, el presidente del Senado, José Alberto Gonzales, se jactaba de que Bolivia hoy juega en las ligas mayores, “ya no es el país chiquitito que iba de rodillas a Washington a que le regalen 15 milloncitos de dólares”. La anunciada industrialización y desarrollo productivo que al parecer las grandes reservas internacionales del Banco Central no están logrando potenciar, hoy se vuelcan al potencial uso del endeudamiento chino que entre otras cosas promete la plena integración caminera del territorio boliviano.

El crédito llega en un momento oportuno para el gobierno de Evo Morales que utilizará estos recursos y el circulante generado para amortiguar el impacto de la crisis económica regional, así como afrontar con solvencia los próximos combates electorales, particularmente el referido a la posibilidad de modificar la Constitución Política del Estado para alcanzar una nueva habilitación para su cuarto mandato, buscando fortalecer el bonapartismo altiplánico.






Temas relacionados

Álvaro García Linera   /   Préstamos   /   China   /   Evo Morales   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO