Mundo Obrero Estado Español

METRO BARCELONA

Cinco días y cinco jornadas de huelga de Metro contra la "nueva política"

El gobierno de Ada Colau defiende los intereses de la "casta empresarial" contra los trabajadores y trabajadoras del Metro que luchan contra la precariedad laboral.

Cynthia Lub

Barcelona | @LubCynthia

Jueves 23 de junio de 2016 | 13:42

Foto: CGT Metro

Las huelgas de Metro de Barcelona ya son una constante bajo el Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona en manos de Barcelona en Comú, un conflicto que se ha convertido en una verdadera piedra en el zapato de Ada Colau.

Son cinco días de paros de la ya quinta jornada de huelgas, movilizaciones, asambleas masivas en las que la lucha contra la precariedad en el Metro, lejos de debilitarse, se fortalece e intensifica.

"Las trabajadoras y trabajadores de metro hemos demostrado en estos 5 días de paros que nuestra voluntad de conseguir un convenio justo sigue intacta. No nos dejamos amedrentar ni por la dirección ni por los responsables políticos del Ayuntamiento de Barcelona con Mercedes Vidal a la cabeza. Mañana a las 9:30 estaremos en Guinardó en la reunión de convenio con la empresa y seguiremos insistiendo en que este convenio debe suponer el fin de la contratación precaria en metro, el paso de personal al 100% de la jornada y la finalización de la congelación salarial", decían en un post de Facebook el pasado miércoles.

Sin embargo esta reunión con la empresa volvió a decepcionar a la plantilla después de una semana de huelga que ha tenido gran impacto. Por un lado por su fuerza y adhesión de parte de los trabajadores y las trabajadoras a la misma. Por el otro, por el ataque brutal de los medios de comunicación con todo tipo de acusaciones y los enormes esfuerzos de parte de la directora de TMB, de Barcelona en Comú, Mercedes Vidal, para "pelearse" con la Generalitat y los convergentes neoliberales ¿Para qué? para que aumenten los servicios mínimos que la "nueva política" consideraba muy bajos.

"La Dirección de Metro se presenta a la reunión de hoy, tras 5 días de huelga, sin ninguna propuesta a ofrecer. Reiteran que están trabajando tanto en una propuesta, para poder seguir ¿avanzando? en el Convenio, como que aun están trabajando para entregarnos la documentación solicitada hace sólo 3 o 4 meses. Nos emplazan a una nueva reunión para el próximo martes 28 de junio", han anunciado este jueves los trabajadores.

"Luchar es vencer", acaba el post. La sensación de que no se logra ningún avance en las negociaciones, lejos de provocar desmoralización está generando una fortaleza dentro de la plantilla. Las asambleas, cada vez más masivas con la participación de más de 1.200 trabajadores y trabajadoras en cada turno, vienen votando abrumadoramente en contra de las limitadas propuestas de la dirección de la empresa.

En las dos últimas se negaron a aceptar una "paz social" a cambio de algunas (no todos) de sus reivindicaciones. Una trampa típica de los gobiernos más neoliberales: imponer "pax sociales" para acallar a la clase trabajadora y someterla a las peores condiciones de explotación.

En Madrid, los trabajadores y trabajadoras de Metro también vienen protagonizando jornadas de huelga, prácticamente por los mismos motivos que en Barcelona. Sólo que en Madrid lo gestiona el PP; tal como explicaba para Izquierda Diario un trabajador de Metro.

"La precariedad laboral durante la gestión de Vidal en el Metro ha aumentado un 10%. Precisamente lo contrario a lo que dicen cuando echan la culpa a anteriores gestores", denuncian desde el comité de empresa de Metro en una entrevista de radio.

Esta denuncia choca con las palabras de Colau y Vidal: “En Metro no existe precariedad”, “Los trabajadores de Metro son unos privilegiados, “Es incompatible negociar con los trabajadores de TMB si mantienen la huelga”. Estas son las frases típicas de patronales ultraliberales, pero pronunciadas por representantes de la "nueva política".

Como decía en el artículo, Podemos, ayuntamientos del “cambio” y lucha de clases, "La disyuntiva está en que, o la “nueva política” ayuda a desatar esa fuerza para garantizar el derecho a un trabajo, un salario, una vivienda, educación pública, sanidad, etc., o se integra al sistema, funcionando como un espejismo y una válvula de escape que busca descomprimir la situación de presión social. La experiencia de los gobiernos del cambio son un preludio de lo que ocurrirá con Podemos si llegara al gobierno".






Temas relacionados

TMB Barcelona   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Política Estado Español   /   Barcelona en Comú   /   Ada Colau   /   Barcelona

Comentarios

DEJAR COMENTARIO