Mundo Obrero Estado Español

CORONAVIRUS

Confinamiento de barrios obreros en Madrid: Ayuso recibe el apoyo de Sánchez

El día 1 de confinamiento de 37 zonas en barrios obreros de Madrid empieza con el mayor despliegue policial desde el Estado de Alarma. Sánchez acuerda con Ayuso un plan coordinado para Madrid.

Lunes 21 de septiembre | 07:40

De casa al trabajo y del trabajo a casa, pasando por el checkpoint de la porra y la pistola. No es una serie distópica, es el primer día de confinamiento de clase para casi un millón de personas que viven en las 37 zonas seleccionados, las cuales se encuentran en su mayor parte en los barrios obreros del sur de Madrid.

Este “confinamiento selectivo” busca restringir la movilidad en los barrios con mayores índices de contagios, que son justamente los barrios obreros más afectados por la precariedad, el desempleo, la falta de vivienda y la destrucción de la sanidad pública. En estas zonas se puede ir al trabajo, pero se cierran parques y se limita las reuniones sociales a seis personas.

La degradación de la sanidad pública que la Comunidad de Madrid ha vivido durante décadas no sólo ha agravado la incidencia de la pandemia, sino que no se ha detenido durante la misma. Además de declarar la privatización de los servicios de testeo, Ayuso acaba de pedir médicos “voluntarios” sin contrato en caso de reabrir Ifema, el pabellón que se hospitalizó tras años de cerrar plantas en hospitales públicos.

Pedro Sánchez avala el plan de Ayuso

Durante la rueda de prensa conjunta, Sánchez y Ayuso han informado que el gobierno español apoyará las medidas tomadas por Ayuso, facilitando un refuerzo de los agentes policiales. Lo que ha comenzado ya es el mayor despliegue policial desde el Estado de Alarma, con la ayuda del Ministerio de Interior dirigido por Marlaska.

El recuerdo de los militares y policías haciéndose con el control de las calles a comienzos de la pandemia bajo el Estado de Alarma es especialmente cercano en estos barrios, ya que no sólo recibieron el mayor porcentaje de contagios, sino también de multas, detenciones y agresiones por parte de las fuerzas represivas.

Previsiblemente se multiplicará la represión y las vejaciones por parte de las fuerzas represivas a los vecinos y vecinas, mientras las multas previstas para este confinamiento oscilan entre los 600 y los 600.000€. Mientras se niega a los sectores populares el derecho al esparcimiento, a la sanidad, la educación y ahora a la circulación, salvo para viajar hacinados en el metro o el tren para ser explotados y volver a casa.

Hace unos días, la presidenta de la Comunidad de Madrid adelantaba esta política, cuando declaró que la mayor incidencia de contagios en la zona sur de Madrid se explicaba por el “modo de vivir” de las personas migrantes.

Ayuso despliega así un discurso racista y de clase para culpar a los más pobres y librarse así de su responsabilidad en la desastrosa gestión de la pandemia en Madrid. Ahora ya se puede tomar café en las terrazas si vives en barrio Salamanca, pero debes encerrarte en tu casa si eres currante y vives en Vallecas, Usera o Carabanchel. Hoy el gobierno "mas progresista de la historia" es cómplice de estas medidas.

Una huelga general contra el confinamiento de clase

La catástrofe social que se está viviendo en los barrios exige medidas urgentes que pongan nuestra salud por delante de los beneficios de los millonarios capitalistas. Medidas como el aumento de los transportes, reforzar la sanidad y educación contratando miles de médicos y profesores, expropiar los pisos vacíos de los bancos para asegurar que todo el mundo pueda hacer una cuarentena en buenas condiciones, prohibir los despidos y condiciones de precariedad, entre otras.

Esas medidas no van a caer desde el gobierno “más progresista de la historia”. Hoy mismo, este Gobierno aprueba las peticiones de Ayuso para un despliegue en las zonas más afectadas por el covid19 de Madrid. ¿De sanitarios? No, de fuerzas represivas. No es una novedad cuando el gobierno de PSOE-UP lleva desde marzo aplicando un plan de emergencia y rescate, pero para las grandes fortunas y empresas.

Por una parte, e PSOE ya tiene experiencia en mandar reprimir a barrios obreros, poner en Interior a ministros que han ignorado torturas y hasta en terrorismo de Estado. Por otra parte, UP se esconde detrás de la cortina y aunque hace algunas críticas a las medidas de Ayuso, es parte del gobierno que las apoya con el envío de la policía. El gobierno del PSOE-Podemos está siendo cómplica de una de las mayores ofensivas reaccionarias contra los barrios obreros de Madrid.

Tenemos que levantar asambleas en cada centro de estudios, en cada centro de trabajo, en cada barrio, para coordinarnos, para exigir a los sindicatos que rompan con el pacto social con el gobierno e imponer desde abajo la convocatoria una huelga general en Madrid, donde impongamos las medidas urgentes que necesitamos y para evitar la ofensiva antiobrera y liberticida que viene con la excusa de esta pandemia y hacer que la crisis la paguen los capitalistas.

Lucía Nistal (CRT): “hay que construir asambleas en cada barrio para organizar una huelga general”






Temas relacionados

Confinamiento de clase   /   Covid-19   /   Comunidad de Madrid   /   Madrid en pie   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Política Estado Español   /   Madrid

Comentarios

DEJAR COMENTARIO