Política Estado Español

CATALUNYA

Cortocircuitos en el Govern catalán

Los presupuestos de 2016, la alcaldía de Girona, el ahogo presupuestario desde Madrid y la aparición pública de Artur Mas. Todo pone a prueba al Govern catalán.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Jueves 10 de marzo de 2016

 
Presupuesto 2016, el objeto del deseo
 
Artur Mas se mostró muy preocupado por la estabilidad parlamentaria del Govern catalán. En declaraciones que hizo a Catalunya Radio el expresident pidió que la CUP cumpla su parte del pacto de investidura votando los presupuestos de éste año. Que de lo contrario se irá a nuevas elecciones. De la misma manera se expresó el actual President Carles Puigdemont. Este miércoles, en el Pleno monográfico sobre la pobreza social, pidió que la CUP vote los presupuestos para poder desarrollar el plan de choque contra la pobreza.
 
Convergència y el Govern están haciendo otra campaña del tipo PressingCUP para que esta fuerza vote unos presupuestos a la medida de las grandes empresas. Artur Mas, nuevamente expresó que no habrá independencia en ésta legislatura. No solo eso, sino que se sinceró diciendo que CDC debe ser soberanista antes que independentista. Es decir, que deja la estrategia de la CUP y sus alianzas políticas con sectores de la burguesía por la independencia con cada vez menos sustento. 
 
Sigue el sainete en Girona
 
Después de muchos pasos en falso, Ballesta renunció como alcalde de Girona. El exalcalde perdió la confianza de ERC y de la CUP y no pudo lograr un apoyo estable en el Consistorio. El Pacto que permitió la investidura de Puigdemont no se pudo repetir para investir a Ballesta. En Girona se hace imposible una colaboración entre CDC y ERC. Ni tampoco con la CUP. Renunció el alcalde y asume Marta Madrenas con el apoyo del PSC. La Sociovergencia gironina, ¿será el preludio de un cambio de alianzas por parte de CDC?
 
 
Madrid aprieta donde duele
 
Mientras tanto el Gobierno de Rajoy aprieta con mano firme. El Vicepresident y Conseller de Economia, Oriol Junqueras, se reunió con su homólogo español, Luis de Guindos para buscar el cobro de una deuda de 1300 millones correspondiente al ejercicio 2015 y acordar la estabilidad presupuestaria que permita a la Generalitat el pago de salarios. Sin embargo, la Vicepresidenta aclaró en el día de hoy que el Gobierno ayudará a Catalunya solo si cumple la ley. Aunque el Gobierno esté en funciones, continúa apretando el cuello de Catalunya hasta casi ahogarla.
 
 
Nuevos aliados
 
La situación política de Convergència Democràtica le está moviendo para buscar nuevos socios. No por casualidad Artur Mas se despachó con un tono más dialogante respecto de la investidura con Pedro Sánchez. Ofreciéndose a votarle en la medida en que reconozca el referéndum para Catalunya.
 
A CDC le mueve la necesidad de votar los presupuestos 2016 con urgencia. Pero en esto le han surgido contradicciones con la CUP. Los convergentes al frente de la Generalitat necesitan lograr algún tipo de acuerdo con el Gobierno para obtener liquidez monetaria urgente. ¿Puede ser el PSC un socio más serio, como se está viendo en Girona? No es casual que Mas se desmarque tan claramente de la independencia como hizo este miércoles y que sostenga que no la habrá en ésta legislatura.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   CUP    /   Cataluña   /   Artur Mas   /   Mariano Rajoy

Comentarios

DEJAR COMENTARIO