Internacional

ALEMANIA

Crisis en el partido de Merkel: sacan a su sucesora de la dirección

Luego de que bajo la dirección de Annegret Kramp-Karrenbauer la CDU (partido de gobierno de la canciller Angela Merkel) votar junto a la extrema derecha destituir al gobierno elegido de la región de Turingia, AKK fue corrida de la presidencia del partido.

Martes 11 de febrero | 11:28

Foto: Annegret Kramp-Karrenbauer

Luego del “terremoto político” como lo llamó la prensa alemana, cuando una colación entre Alternative Für Deutschland (AFD), los demócratas cristianos (DCU) -el partido de la canciller Merkel- y los liberales destituyeram al gobierno del Partido de Izquierda de Turingia, la nueva presidente de la DCU, Anngrete karren-Bauer, fue hechada de la presidencia del partido.

Te recomendamos: Alemania: la crisis política de Turingia y la extrema derecha, un globo de ensayo

Incluso su elección como líder del partido en diciembre de 2018 comenzó mal: con 517 contra 482 votos, Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK) solo pudo prevalecer contra Friedrich Merz en la conferencia del partido CDU. En esencia, debería continuar la línea de Angela Merkel, con una cara un poco más conservadora.

Como líder del partido, también se suponía que era candidata a canciller, pero su bajo índice de aprobación sugería que la última palabra sobre este tema aún no se había pronunciado.

Te recomendamos: El partido de Gobierno alemán votó la continuidad del legado del Merkel

El terremoto político en Turingia ha puesto de manifiesto la poca autoridad AKK entre sus propias filas. A pesar de las advertencias anteriores a la asociación nacional, finalmente la CDU le siguió el juego a AfD y elegió a Thomas Kemmerich del FDP como primer ministro. AKK intentó salvar la situación después, pero primero Angela Merkel tuvo que decir una palabra de autoridad desde suviaje al extranjero, lo que puso a AKK a la sombra.

Desde la derecha, AKK está acusada de impedir la elección del primer ministro desde arriba. Mientras, la situación sigue sin resolverse: desde un gobierno minoritario de la izquierda, nuevas elecciones a otro giro inesperado, todo parece posible.

AKK falló porque su posición como representante del centro como sucesora de Merkel ya no encontraba suficiente apoyo en la CDU. La estricta demarcación tanto de AfD como del Partido de la Izquierda dificulta la formación de un gobierno en el este y, por lo tanto, contradice la política federal, donde se insinúa un gobierno federal negro (por la ultraderecha) y verde (por el partido ecologista) en 2021.

Tanto AKK como la facción derechista de la Unión ven al demonio estalinista en el Partido de Izquierda (Die Linke, es el partido heredero del viejo partido comunista que gobernó Alemania del Este NDT), aunque en Turingia se enfrentan a Bodo Ramelow, quien es probablemente el funcionario administrativo más abiertamente socialdemócrata.

Mientras AKK en el Este se esfuerza por una mayoría ilusoria del centro, las secciones de derecha de la CDU y el FDP (liberales NDT) son más consistentes: para ellos, la AfD ya no es un posible socio del gobierno porque esto haría estallar a sus partidos.

Pero están abiertos a entrar en colaboraciones parciales, como cuando Kemmerich fue elegido. En particular, intentan hacer que la AfD sea socialmente aceptable y de esta manera crear un bloque de derecha contra cualquier gobierno de izquierda, socialdemócrata o verde a largo plazo.

El testimonio del ex presidente de la Oficina para la Protección de la Constitución, Hans-Georg Maassen, es significativo, quien comentó, a partir de la designación de Kemmerich que "lo principal es que los socialistas se han ido ".

En términos de contenido, estos conservadores y radicales del mercado tienen pocos problemas con la AfD. Hombres como Kemmerich saquearon el Este en la década de 1990.

Los círculos de derecha, que se han subordinado a Merkel en los años de la fortaleza económica de Alemania, han sentido su oportunidad desde 2015. La acusan de la muy poca asertividad estatal en las fronteras y en el interior y sus demasiados compromisos sociales y sociopolíticos con la izquierda.

AKK como representante del "centro" en contraste con el AfD y el partido de izquierda ya no funciona. Era solo una solución temporal sin abrir una nueva era para la CDU. Friedrich Merz tomó una posición hace unos días para un posible sucesor cuando anunció que renunciaría a la presidencia de Black Rock. Otros candidatos prometedores para la presidencia del partido son el primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, y el ministro de Salud, Jens Spahn, y Markus Söder, del partido hermano CSU para el candidato a canciller.

AKK ha anunciado que planea moderar una transición ordenada para el verano. Pero su posición podría ser tan complicada que esto también será difícil. Una salida anticipada de AKK, tal vez incluso con la victoria de Friedrich Merz, podría hacer que el trabajo del gobierno sea mucho más difícil para Merkel.

Los círculos de derecha en AfD y CDU ya pueden estar satisfechos: han puesto en grave peligro a los líderes del partido AKK. El sueño de los estrategas de AfD de un bloque de derecha que impulse la política federal por delante se ha acercado.

Pero también hay otra cara de la moneda: esta prolongada crisis del merkelismo, que no es más que la crisis del proyecto hegemónico de la burguesía alemana en su conjunto, abre brechas para el cuestionamiento del régimen.

Este cuestionamiento, como ocurre en Turingia, todavía se canaliza principalmente desde la derecha. Pero también hay otra posibilidad: en lugar de organizar frenéticamente una "coalición de demócratas rectos", como prevé el Partido de Izquierda, que solo estaría allí para cubrir las grietas de manera improvisada, podría abrir una nueva perspectiva que sea realmente una alternativa de los trabajadores Jóvenes, mujeres y migrantes que se oponen simultáneamente al auge de la AfD y el régimen que incluso ha permitido un evento como ese en Erfurt.

Artículo de Marius Rautenberg publicado originalmente en Klassen Gegen Klasse, diario online de la agrupación alemana RIO, hermana del PTS en el FIT.

Traducción: Matthias Flammenman






Temas relacionados

Elecciones Alemania   /   Angela Merkel   /   Alemania   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO