Géneros y Sexualidades

“NO SOLO DUELEN LOS GOLPES”

Denuncian el monólogo de una artista contra la violencia machista

Pamela Palenciano fue víctima de violencia machista. En el monólogo “No solo duelen los golpes” relata su experiencia como mujer maltratada.

Àngels Vilaseca

Barcelona / Pan y Rosas, empleada doméstica

Viernes 20 de enero de 2017 | 18:42

Foto: @Nosolopam

Pamela Palenciano fue víctima de violencia machista durante su adolescencia. A día de hoy, con sus 34 años, cuenta su historia a través del monologo “No solo duelen los golpes”. Un relato en primera persona, con el que, a través del humor y el sarcasmo, narra su brutal experiencia y hace una crítica a esta sociedad machista retroalimentada por el sistema patriarcal.

Su principal finalidad es llegar y sensibilizar al público más joven. Es por eso que ha recorrido distintas ciudades para representar su monologo en salas de teatro, colegios e institutos.

Su expareja la maltrató en una relación que duró desde que ella tenía 12 años hasta los 18. La humillaba, la controlaba, y le iba aislando y apartando de sus amigos y de su familia. No sólo esto, también intentó matarla en dos ocasiones.

Después de dejar la relación pasaron años hasta reconocer y ponerle nombre a lo que le había ocurrido. Cuando le sucedió eran los años ‘90, sin embargo, su relato es bien actual ante el estrepitoso aumento del machismo entre los más jóvenes.

Mediante el falso mito del amor romántico, muy criticado en sus monólogos, se naturalizan las relaciones de poder, control y celos sobre las mujeres. Y es que algo que bien crítica, tal y como el mismo nombre de su espectáculo indica, es que “no solo duelen los golpes”, es decir, que la violencia de género no solo es la violencia física y más fácil de detectar, sino también la violencia psicológica, más sutil y que muchas veces ni se reconoce como tal.

Su discurso es claro y contundente. Es por eso que también es incómodo para muchos. Así es que, después de ver su espectáculo un hombre decidió denunciarla, con un argumento tan cínico y retorcido como alegar que ella hace “apología al maltrato” y que “incita a la violencia”. Así lo relataba Pamela en su cuenta de Twitter: “Me están denunciando por hacer apología al maltrato, lo flipo”.

Tras conocerse la noticia, las redes sociales se llenaron de múltiples mensajes de apoyo de distintos colectivos, así como de organizaciones de mujeres.

No sabemos si la denuncia finalmente llegará a los juzgados, pero contrariamente a lo que podría parecer, para nada es un hecho aislado. Es la consecuencia de un sistema capitalista y patriarcal que fomenta los discursos misóginos contra las mujeres, que nos acusa de feminazis por luchar contra el mismo, que utiliza términos tramposos como “violencia doméstica” para equiparar los casos de maltrato hacia hombres a la gran cantidad de mujeres asesinadas año tras año, que no reconoce a la violencia machista como tal, a la vez que deslegitima a las víctimas inventando datos sobre lo que ellos nombran como “denuncias falsas”.

También es la consecuencia de las políticas ejercidas por un Estado que aplica unas leyes limitadas, junto a un sistema judicial que, constantemente, cuestiona a las víctimas y que de poco sirve para combatir el maltrato. Porque, ¿cuántas son ya las mujeres que acabaron asesinadas a pesar de haber presentado denuncia antes?

Algo que también crítica Pamela y por lo cual también fue censurada por algunas instituciones. Así lo relataba en una entrevista a la revista [Pikara Magazine→http://www.pikaramagazine.com/2015/11/las-leyes-de-violencia-de-genero-me-parecen-un-chiste-del-sistema-patriarcal/]: “Las leyes contra la violencia de género me parecen un chiste del Estado patriarcal. No hay de verdad un cambio. Yo soy así de radical. Lo siento mucho, pero no me puedo esperar algo bueno de un Estado patriarcal. No necesito una ley que me proteja del agresor. Necesito una ley que haga que no ocurran estas situaciones. Una ley que sepa poner en el centro al victimario y no a la víctima”.

El número de feminicidios sigue aumentando en forma alarmante. Sin embargo, estos solo son la punta del iceberg de una larga cadena de múltiples violencias ejercidas contra las mujeres, ante un Estado capitalista y patriarcal que nos explota y nos oprime cada vez con más fuerza.






Temas relacionados

Pamela Palenciano   /   Violencia machista   /   Machismo   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO