Géneros y Sexualidades

OAXACA

Diversidad sexogenérica: ¿quiénes son las muxes?

Ubicadas en el Istmo de Tehuantepec en el municipio de Juchitán, Oaxaca, las muxes son una identidad de género más del sistema de género/sexo de la comunidad zapoteca. Es decir, no son ni hombres ni mujeres, son muxes.

Leah Muñoz

@DanmunozDan

Miércoles 20 de julio de 2016

Se cree que la palabra muxe es una derivación fonética de la palabra española mujer que los zapotecas comenzaron a utilizar.

Si tuviéramos que definir la identidad muxe, nos encontraríamos con ciertos límites propios del sistema binario de género/sexo, que entiende el género hombre y mujer como una expresión causal del sexo “masculino” y “femenino”, debido a que las muxes son de “sexo masculino” con un género que, sin ser mujeres, se desliza en lo femenino.

Para algunas personas, la muxe es “el homosexual” de la cultura zapoteca. Sin embargo, pensarlo así tiene límites ya que “el homosexual” en el sistema de género dominante se articula en el género hombre o mujer, y en la cultura zapoteca la muxe se entendería más como una identidad genérica que sólo una orientación sexual (ya que también hay hombres homosexuales). Lo más aproximado a lo muxe en términos del sistema de género binario serían las identidades transgénero.

Roles de género y sexualidad

Como una identidad fuertemente anclada e históricamente constituida -desde los tiempos precolombinos- las muxes cumplen roles tradicionales en la estructura de la sociedad zapoteca diferentes a los que cumple una mujer y un hombre.

En los roles cotidianos podemos encontrar a la muxe participando en ciertos espacios establecidos socialmente a las mujeres; como son las actividades del hogar tales como la limpieza, la adquisición de alimentos, el cuidado del marido y de los hijos, donde su integración se da sin problema alguno. Y también en espacios ocupados por hombres como es la cantina- espacio negado a las mujeres, a excepción de las meseras y prostitutas- ya sea como taberneros o conviviendo.

Las muxes también están inmersas en la algarabía y la moda de la comunidad, ya que participan en la dirección de eventos sociales tales como bailes y en la elaboración de la comida tradicional, así como el diseño y bordado de los trajes regionales de las mujeres, adornos florares para el cabello y vestidos de gala para diferentes eventos.

En lo que respecta al ámbito de la sexualidad, las muxes participan en la construcción de la sexualidad masculina: son iniciadoras de la vida sexual de los varones de entre 10 y 15 años ya que, mientras la mujer debe guardar la virginidad hasta el matrimonio, las muxes se encargan de enseñar y practicar lo relacionado al sexo con los varones.

También son consideradas como “reafirmadoras de la hombría” ya que los hombres se relacionan con ellas considerando que reafirman su masculinidad, siempre y cuando ellos ocupen el papel activo.

Aunque la mayoría de las muxes se relacionan erótico-afectivamente con hombres, también pueden hacerlo con mujeres- pero nunca entre muxes- e incluso formar una familia. A pesar de relacionarse con los hombres, son pocas las relaciones duraderas ya que es mal visto que una muxe mantenga una relación afectiva prolongada con un hombre.

Construcción de una identidad

En lo que respecta a la conformación de la identidad es todo un proceso que se concibe y encamina desde el nacimiento. En Juchitán se dice que las niñas nacen boca arriba y los niños boca abajo, de tal forma que si un bebé de “sexo masculino” nace boca arriba se sabe su destino social.

Este proceso de identificación comienza desde pequeños donde los niños comienzan a asumir labores que se consideran “naturales” para la mujer y comienzan a utilizar la ropa típica de la mujer.

Cuando son mayores y tienen el dinero necesario muchas muxes recurren a tratamientos hormonales y la reasignación de sexo como una opción más para vivir, sin anular por ello su identidad.

Las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro

Tal es la presencia social de las muxes en su cultura que tienen un festejo especial conocido como la Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro, que es una celebración iniciada en los años setenta donde las muxes se muestran con atuendos llamativos en una especie de pasarela. Esta celebración es recibida con entusiasmo en la comunidad.

Falso paraíso de la diversidad sexual

A pesar de la permisividad que existe en la comunidad zapoteca para las muxes, ésta dista mucho de ser un paraíso para la diversidad sexual ya que la misma cultura tiene rasgos de una ideología patriarcal y la homofobia se expresa en diferentes formas como es el hecho de que en muchos casos se intenta evitar que los niños adopten roles femeninos y son regañados o violentados física o psicológicamente por vestirse como mujer.

Muchas muxes consideran que frente a las personas mayores son respetadas y valoradas mientras que en las nuevas generaciones se expresa cierta homofobia.
Muchas también pasan por la tensión entre vivir en Juchitán, donde tienen una mayor aceptación, o salir de ahí para obtener trabajo y ganar más dinero. En muchos casos les cuesta más trabajo ser aceptadas en los puestos laborales de las ciudades por su identidad lo que ha llevado a que muchas vivan de la prostitución o en trabajos mal pagados.

Cultura patriarcal dominante

La existencia de las muxes como tercer género es un ejemplo, entre varios, que pone en cuestión la ideología que eterniza el sistema de géneros/sexo en el que vivimos, donde como única posibilidad de ser en relación al sexo está el hombre o mujer.

A diferencia de los sectores de derecha y la Iglesia que patologizan las identidades trans por transitar de un género y/o sexo a otro, al calificarlas de “no naturales”, la existencia de las muxes como género- consideradas completamente naturales en su cultura- muestra que la patologización y el ataque viene de la cultura patriarcal dominante que encorseta los cuerpos, la forma de vivir la sexualidad y que mantiene en la marginalidad a la diversidad sexual.

Referencias

  •  Flores, A. El habitar una identidad de género: los muxes del Istmo de Tehuantepec.
  •  Miano, M. Género y Homosexualidad entre los Zapotecos del Istmo de Tehuantepec: El Caso de los Muxe.
  •  Bastida, L.: Muxes: entre la tradición y el cambio.
  •  Gómez, A. y Miano, M.: Aproximaciones al discurso en torno al sistema de género entre los zapotecas del Istmo de Tehuantepec, México.
  •  Documental: “Las intrépidas buscadoras de peligro.”




    Temas relacionados

    Oaxaca   /   Diversidad   /   Géneros y Sexualidades

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO