Internacional

ESTADOS UNIDOS - MÉXICO

El Gobierno mexicano dice que no aceptará deportados centroamericanos

Así lo aseguró el canciller mexicano Luis Videgaray tras reunirse con funcionarios estadounidenses. El gobierno de Peña Nieto trata a los deportados centroamericanos igual que Trump.

Viernes 24 de febrero de 2017 | 16:27

Este jueves se realizó el encuentro entre las autoridades mexicanas y los enviados de Donald Trump, John Kelly secretario de seguridad nacional y Rex Tillerson, secretario de Estado. Fueron recibidos por Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, secretarios de Relaciones Exteriores y de Gobernación, y luego por Enrique Peña Nieto (EPN).

Luis Videgaray reiteró que el gobierno mexicano no aceptará “cualquier” deportación, y exige que sea verificada la nacionalidad de los migrantes deportados.

Desde que Trump reafirmó su política de deportaciones masivas, el gobierno mexicano desplegó un discurso “nacionalista” ante los Estados Unidos pretendiendo que “defenderá a los mexicanos”, como reafirmó EPN en su encuentro con Kelly y Tillerson.

Esto mientras continua aplicando el programa Frontera Sur, mandatado por la Casa Blanca, contra la migración centroamericana. Ahora, deja claro que México no aceptará ningún deportado centroamericano.

Miles de personas provenientes de Centroamérica huyen de sus países por la cruda situación de violencia y miseria que viven a diario, con la ilusión de llegar al “sueño americano”. Para eso deben pasar por el infierno que representa el territorio mexicano, donde actúan desde militares y guardias fronterizos hasta el narcotráfico y las pandillas como los ‘maras salvatrucha’. Esto se expresó en masacres como la de San Fernando, donde las fuerzas represivas de México entregaron a los migrantes centroamericanos a un cártel del narcotráfico.

Un 80% de las niñas y mujeres centroamericanas sufren violaciones en su paso por México.

Las políticas antimigratorias de México son tan severas como las de Estados Unidos. Tan sólo el año pasado México deportó a 147.000 migrantes –según cifras oficiales- mientras Estados Unidos deportó a 96.000.

Te puede interesar: A que vienen Tillerson y Kelly, los secretarios de Donald Trump?

Contradicciones en el gobierno estadounidense

En su visita a México, John Kelly afirmó que no utilizarán fuerzas militares en la frontera y no habrá deportaciones masivas, en un intento por bajarle la temperatura a la crispada relación diplomática. Sin embargo, horas antes Trump dijo que “estamos deportando a migrantes en operaciones militares”.

Sobre esto, el presidente del Partido Republicano en México, Larry Rubin, declaró que “sobre esto (las deportaciones) hay que escuchar a Kelly, Trump tiene 100 o 150 asuntos al día”.

Te puede interesar: Bajo el signo de Trump, la relación México-Estados Unidos

La reunión, como era de esperarse, buscó contrarrestar el distanciamiento que escaló entre ambos países. Sin embargo, como planteamos aquí, queda por verse, más allá de la retorica diplomática, la forma precisa en la que el gobierno de Donald Trump implementará el control migratorio.

El gobierno mexicano, por su parte está cruzado por la ofensiva trumpista y el descontento que crece en la población mexicana, el cual puede intensificarse ante las deportaciones masivas. Esto afecta su popularidad, que ronda el 12/19%.

Es fundamental la unidad de los trabajadores y el pueblo a ambos lados de la frontera, independiente de sus gobiernos y de los partidos al servicio de los capitalistas. La clase obrera estadounidense y mexicana tiene que unificarse en la lucha contra las deportaciones, a la par que asumir la defensa tanto de los migrantes mexicanos como centroamericanos y del Caribe, luchando por plenos derechos civiles y políticos para todas y todos.

También puedes leer: El TLC en la era Trump






Temas relacionados

Rex Tillerson   /   México   /   Donald Trump   /   Luis Videgaray   /   migrantes centroamericanos   /   Migrantes   /   Enrique Peña Nieto   /   Inmigrantes   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO