Política Estado Español

ESTADO ESPAÑOL

El escándalo del Ministro del Interior y el Jefe de la Oficina Antifrau

El diario Público con nuevas grabaciones compromete aún más, si eso era posible, a Fernández Díaz y a De Alfonso. El Parlament lo cesa. Y, Antifrau filtra nuevas investigaciones.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Miércoles 29 de junio de 2016 | 20:34

La semana pasada habíamos comenzado a conocer cómo estos personajes de la “cloaca del estado” persiguen el “crimen”. Grabaciones contra Carme Forcadell, Xavier Trias o Francesc Homs. Personajes capaces de cargarse la seguridad social catalana, capaces de mentir para acabar con sus “enemigos” políticos y capaces de cuantas cosas más que aún no conocemos (pero intuimos).

El goteo de las grabaciones sigue dando una clara imagen. La Oficina Antifrau es un completo fraude y solo sirve para los más poderosos. El Ministro de Interior nos “protege” pero, ¿quién nos protege del Ministro del Interior? Estas dos joyitas solo son una muestra de los personajes y las instituciones de éste reaccionario Régimen del 78. Esto es la mafia organizada y legal que protege a los poderosos y a la camarilla que tiene al frente de estas instituciones.

Mientras tanto, el Ministro se niega a renunciar y se da el lujo de auto declararse víctima. El verdugo es la víctima. La víctima el verdugo. Un dejà vú de 1984, el famoso libro de Orwell. Seguramente, Fernández Díaz es el encargado del “Ministerio de la Verdad”. La mentira se convierte en la verdad. Incluso Daniel de Alfonso desliza que las grabaciones son filtradas por los socialistas, investigados por ellos mismos.

No solo que no renuncian, sino que lanzan un furibundo contrataque. Por un lado, la Oficina “Anti”frau filtra a OK diario, de Inda, que está investigando un posible financiamiento ilegal del PSC que afectaría a 14 ayuntamientos. Y, da la casualidad que se “reactiva” el caso del 9Ncontra Artur Mas, Joana Ortega e Irine Rigau.

Este miércoles, el Parlament, después de más de 10 días que se conocían las grabaciones, cesó a Daniel De Alfonso con el voto afirmativo de todas las bancadas, salvo una: la del PP obviamente. Ni el jefe de la Oficina Antifrau, ni el Ministro han tenido el decoro de dimitir, algo de lo cual carecen por completo. Aparentemente, Fernández Díaz es intocable y podrá seguir haciendo montaje protegido por la ley, la “justicia”, el Gobierno y las instituciones.

La lucha por el poder se encuentra por detrás

Lo que hay por detrás de estas cloacas es una furibunda pelea entre las diferentes camarillas políticas por el poder y por “administrar” el presupuesto público. Estas peleas probablemente arreciarán en estos días en que los partidos están negociando la conformación de un nuevo gobierno y un plan político-económico para la nación.

Hay sectores que buscan un paso al costado de Rajoy para conformar una “Gran coalición” o al menos que la investidura salga sin la oposición de Ciudadanos y el PSOE. Este sector se basa en las tesis de la gran patronal española que quiere un gobierno fuerte y no solo la investidura de un Gobierno. Sin embargo, la camarilla de Rajoy no está dispuesta a aceptar esas tesis. Rajoy, que mejoró sus resultados en las elecciones pasadas reivindicó su derecho a gobernar y dará batalla.

Ya veremos cómo evolucionará esta batalla. Pero si no hay un acuerdo rápido, más casos de corrupción saldrán a la luz. Los de arriba se están peleando sin escatimar esfuerzos. Los de abajo estamos asistiendo a ésta pelea como convidados de piedra. Las direcciones sindicales solo hacen algunos discursos, pero se abstienen de luchar. Impiden que la fuerza de los trabajadores se exprese en el centro de la escena política para barrer las mafias legales. Por ahora, los poderosos juegan con esta gran ventaja. No será para siempre.






Temas relacionados

Política Estado Español   /    Régimen del ‘78   /   Corrupción   /   Partido Popular (PP)

Comentarios

DEJAR COMENTARIO