SUPLEMENTO

El recomendado de la semana: Pescado Rabioso, una utopía incurable

música

El recomendado de la semana: Pescado Rabioso, una utopía incurable

No te alejes tanto de mí...

En el año 2012 Lidia Milani estrenó el film Pescado Rabioso, una utopía incurable con una mirada íntima, cálida y sensible. El film está centrado en tres elementos: la previa al recital donde reapareció la banda 36 años después de su separación, el escenario del mítico recital de las bandas eternas (Vélez 2009) y un conjunto de entrevistas a sus músicos. El documental, que evita el uso de cualquier tipo de archivos, envuelve a la película en un “presente perfecto” que parece evitar los colores sepia de aquello que ya fue. Desde ese punto de vista nos enfrenta al “efímero presente” de una banda que trabajó para un único recital con humor, talento y, casi, sin nostalgia.

Su corola al aire se dio…

Calvos o con sus pelos grises y sus discrepancias en el pasado, cada encuentro registrado por la cámara es una fiesta compartida. Hay, claro, un repaso a la corta vida del grupo desde su formación hasta el adiós de todos a Luis por querer hacer otra música justo cuando el flaco preparaba Artaud. En el documental, de cincuenta y cinco minutos, hay tiempo para escuchar algunos segundos de los temas que interpretó el grupo “en vivo” con Cutaia en teclados, Lebón y Bocón Frascino en guitarras junto Black Amaya en batería y Vadalá en bajo (esta formación es otra pieza original ya que jamás tocaron juntos esos músicos en formación alguna).

Debo destruir la mierda de esta gran ciudad…

En la entrevista central Luis reflexiona sobre el negocio del rock y los representantes y la batalla de los músicos por su trabajo artístico en los años setenta. Pescado supo exponer con fuerza el clima de esos años. Recordemos que en el fragmento de Pescado en “Rock, hasta que se ponga el sol”, los cuatro músicos caminan por la calle mientras un grupo armado intenta un asesinato o secuestro y luego Spinetta aparece con una sirena de un patrullero en su espalda en pleno recital.

Pescado dejó Desatormentándonos (1972) y el disco doble Pescado Rabioso 2 (1973) luego vinieron algunas recopilaciones. Pero también dejó, según Milani, una utopía incurable.

Colaboración: Alfredo Fonticelli

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
CATEGORÍAS

[Pescado Rabioso]   /   [Luis Alberto Spinetta]   /   [Música]   /   [Cultura]

COMENTARIOS