Internacional

MEXICO - CORONAVIRUS

La industria automotriz mexicana entre despidos y contagios tras la reapertura

Tras la reapertura de la industria automotriz en Guanajuato, los despidos no se frenaron y se dispararon los casos de contagio en las fábricas.

Alex Osorio

México

Miércoles 15 de julio | 15:23

Tras el fin del distanciamiento social, el gobierno mexicano decreto la apertura de la industria automotriz, autopartista, maquiladora y minera en todo el país mediante el inicio de la “nueva normalidad”.

Esta decisión se tomó sobre la base de una enorme presión de las empresas trasnacionales y el imperialismo estadounidense que le exigió al gobierno federal la apertura de la industria automotriz. Es que tanto esta como las maquilas producen principalmente para exportar a Estados Unidos, que se beneficia enormemente de la superexplotación de las y los trabajadores al sur del Rio Bravo

El resultado de esta decisión ha sido desastrosa: del 1 de junio, dónde inició la “nueva normalidad” a la fecha se han registrado más de 218 mil casos positivos y casi 26 mil fallecimientos.

Pese al mes y medio de reactivación económica las principales calificadoras como Moddys, JP Morgan y el propio Bank of América, pronostican una caída del PIB mexicano del 10% siempre y cuando no se cierren las industrias en el próximo semestre.

Las propias patronales que ayer presionaban por la reapertura para evitar una “mayor catástrofe” son las que hoy aseguran que pese a la reactivación de las industrias, los despidos continuarán el próximo semestre.

La burocracia sindical del Sindicato de Trabajadores de la Industria Metal Mecánica Automotriz (Sitimm) acepta que en el estado de Guanajuato han visto la reducción del 16.6% de su planilla laboral, es decir, alrededor de mil 350 trabajadores de la industria automotriz han sido despedidos.

Así mismo, el sindicato asegura que tiene conocimiento de 21 casos positivos en distintas fábricas desde el inicio de la “nueva normalidad”, cifras que parecieran maquilladas a comparación de las que manejan los trabajadores de General Motors planta Silao, donde aseguran que hay 17 casos positivos y 5 trabajadores fallecidos.

La nueva normalidad no evitó la continuidad de los despidos y vulneró enormemente la salud de millones de trabajadores que volvieron a sus centros de trabajo sin las medidas necesarias de higiene para prevenir el contagio, lo único que se garantizó con la apertura de las industrias fue la preservación de las enormes ganancias de las empresas trasnacionales.

Por otro lado, se debe denunciar el rol cómplice y traidor de la burocracia sindical de la Confederación de Trabajadores de México, que en lugar de luchar por evitar los despidos se dedica a “pelear” liquidaciones o indemnizaciones justas. En cuanto a la cuestión de la salubridad de los trabajadores apuesta a la persecusión y el castigo penal a quienes no lleven cubrebcas pero no dice nada sobre a las condiciones laborales que imponen los patrones en cada fábrica.

Cada vez se hace más necesario luchar contra los despidos y la precarización laboral para que esta crisis no sea descargada sobre el pueblo trabajador. Decenas de organizaciones sindicales, políticas y sociales, como los trabajadores de Generando Movimiento, que vienen exigiendo su reinstalación en la planta de General Motors Silao, se están organizando con esa perspectiva.






Temas relacionados

Nueva normalidad   /   Coronavirus   /   México   /   Confederación de Trabajadores de México (CTM)   /   Automotrices   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO