HUELGA MIR

Las concesiones ridículas del Govern y la patronal no paran la lucha de los MIR que han retomado la huelga

Arranca con fuerza una segunda semana de jornadas de huelga de los MIR que durará hasta viernes. El primer día de esta segunda jornada de protestas ha tenido un seguimiento del 90%. Mientras tanto el Departamento de Salud y las patronales siguen sin dar respuesta a sus reclamaciones.

Àngels Vilaseca

Barcelona / Trabajadora de Servicios Sociales

Miércoles 7 de octubre | 11:57

El Departament de Salud y las patronales pretenden callar las movilizaciones con concesiones ridículas como es el aumento de un 6% del salario. Tal y como los propios MIR denuncian esto tan solo supondría 1,5 euros más al día. Con sarcasmo lo han comparado con el que podría ser el precio de un café para aguantar las guardias maratonianas que realizan.

Todo ello es una auténtica tomadura de pelo a la cual los MIR no han cedido. Es más, la nueva jornada de huelga se ha desarrollado con el mismo éxito que las de la semana anterior. Tal y como ha afirmado el sindicato de Médicos de Cataluña, un 90% de los médicos internos residentes (MIR) de los centros de atención primaria y de la red de hospitales públicos de Cataluña han secundado la huelga. Y las concentraciones de protesta han reunido más de 400 residentes ante la dirección general de relaciones laborales de la Generalitat en Barcelona. La convocatoria de huelga se mantiene hasta el viernes con más concentraciones diarias.

El colectivo sanitario reclama mejoras formativas, laborales y salariales muy básicas.

Por un lado reivindican un aumento salarial de la jornada ordinaria, teniendo en cuenta que en la actualidad los MIR tan solo cobran entre 900 y 1100 euros por una jornada de 40 horas.

Un sueldo mísero que los obliga a tener que aguantar largas horas de guardias para poder compensar. Es habitual llegar a trabajar entre 60 y 70 horas semanales, o más, sin descansos, algo que no solo repercute en sus condiciones laborales, si no que también hace imposible poder atender de manera adecuada a los pacientes. Es por eso que exigen que la jornada ordinaria sea de 35 horas, y que se respeten los descansos de 12 horas ininterrumpidas después de la jornada, así como las 36 horas continuadas de descanso semanal.

Por otro lado, también reclaman que al menos un 15% de la jornada ordinaria se destine a la formación, y que haya una supervisión apropiada de su trabajo. Hay que recordar que los médicos internos residentes son profesionales en formación y que en teoría no tendrían que hacer tareas esenciales y estructurales. No obstante, la práctica es bien diferente, y después de años de recortes al sector sanitario acaban realizando estas tareas con unas condiciones muy precarias.

Unas condiciones que empeoraron durante el momento más álgido de la pandemia, en el cual los MIR estuvieron trabajando en la primera línea.

La situación de los MIR no es fortuita ni se inicia por la pandemia, sino que es fruto de años de brutales recortes y privatizaciones que impusieron los gobiernos del PSOE y del PP desde Madrid, y los diferentes gobiernos de la Generalitat, tanto de CIU como del Tripartito, que dejaron una Sanidad Pública completamente deteriorada con todas las terribles consecuencias que esto ha comportado durante la pandemia.






Temas relacionados

Sanidad privada   /   Sanidad Pública   /   Trabajadores sanidad   /   Sanidad   /   Catalunya

Comentarios

DEJAR COMENTARIO