Economía

TRIBUNA ABIERTA

Los Servicios Públicos, guarida de la tiranía empresarial en Madrid

Madrid ha sido una porción suculenta en la gran cuota de mercado para las grandes empresas, sobre todo constructoras, desde hace años con los anteriores gobiernos del PP y PSOE, ofreciéndoles un buen lugar para rentabilizar beneficios con los servicios públicos municipales. Se podía intuir y desear que con el cambio de gobierno en las últimas elecciones del 24 de mayo de 2015, Ahora Madrid fuera a desarrollar políticas en sentido contrario.

Jorge Neira

Delegado de CGT Limpieza y Jardinería, Madrid

Martes 7 de febrero de 2017 | 20:35

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto a Florentino Pérez, presidente de ACS. Foto: EFE

Ese deseo, esa intuición intrínseca al pensamiento progresista de avanzar en las mejoras y la defensa de los derechos de las personas, entre ellos los derechos laborales y de participación en las decisiones conjuntas a favor de la mayoría, se ha visto cercenado por el propio Ahora Madrid en el desarrollo de políticas encaminadas a proteger esa cuota de mercado o guarida perfecta para el mundo empresarial.
Quisiera que la realidad que se percibe en parte de las y los votantes, de las y los activistas que colaboraron desde un principio en la elaboración de programa, de listas, de logística de esta candidatura ciudadana fuera otra. Es posible que desde el seno de este equipo de gobierno vean otra realidad, pero son incontestables las propias decisiones que este gobierno municipal toma en lo referente a los servicios públicos y la protección a la privatización de la gestión de los mismos.

Si en un breve instante el mundo empresarial temió que sus beneficios estuvieran en peligro con el cambio político, se difuminó hace muchísimos meses. El tirano empresarial que ha creado el neoliberalismo tiene la certeza de que sigue manteniendo con fuerza las riendas de la política económica en Madrid y ese cambio político que creímos las/os que respaldamos la iniciativa política de una candidatura ciudadana que venía a amparar a la mayoría precaria ante la minoría elitista, se esfumó.

Servicios municipales como la Recogida de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) 687.140.204,41 € en cuatro años; Limpieza Viaria y Parques y Jardines y Zonas Verdes 1.944 M€ en ocho años; Servicio de Ayuda a Domicilio 509.603.797,19 € en tres años; Atención a Personas sin Hogar 2.620.204,75 € en dos años; Línea Madrid/010 72 M€ en cuatro años -más dos años de prórroga-; Escuelas Municipales de Música y Danza 5.270.680,37 € en casi tres años. Son sólo algunos de los ejemplos de gestión privada de Servicios Públicos Municipales que este equipo de gobierno de Manuela Carmena ha protegido, desarrollado y puesto en marcha. Porque a la política conservadora y neoliberal de gestión de los Servicios de anteriores gobiernos, Ahora Madrid se ha sumado sin ningún reparo y ha sacado a concurso contratos que han ido finalizando y no ha rescindido contratos que funcionan lamentablemente y ofrecen una negativa calidad a las vecinas y vecinos de Madrid.

Pero debemos saber que el mundo empresarial no obtiene beneficio solo de la concesión de la gestión de los Servicios Públicos. Este equipo de gobierno va más allá y otorga más ganancias con la convalidación de gasto en diferentes planes o mejoras, como los 9.003.515,24 € del “Plan Extraordinario de Renovación del Arbolado” o la previsión de que el contrato de RSU pueda llegar a los 1.100 M€ por posibles modificaciones o ampliaciones del contrato.

Las grandes empresas que controlan la gestión de nuestros Servicios Públicos son:
Grupo FCC, investigado por fraude y estafa.
Grupo SACYR, investigado en la trama Púnica.
Grupo FERROVIAL, investigado por soborno a altos cargos de ADIF.
Grupo ACS, acusado por Francisco Correa de pago de comisiones al PP.
Grupo OHL, investigado por pago de comisiones al margen de la legalidad.
Grupo ACCIONA, investigado por Hacienda por contratos fraudulentos.

Estos grupos y sus diferentes empresas como CLECE, IMESAPI, ALFONSO BENITEZ, FERROSER, VALORIZA, etc., tienen el control de la gestión de buena parte de nuestros servicios esenciales y el Ayuntamiento de Madrid destina anualmente más de 1.000 M€ en pagos a empresas privadas que gestionan nuestros servicios, una cuarta parte de los 4.488 M€ que tuvo de presupuesto en 2016.

Mientras las empresas obtienen muchos beneficios y precarizan mucho el trabajo, Ahora Madrid permite con sus políticas de gestión privada la precariedad laboral que sufren demasiadas trabajadoras y trabajadores de casi todos los Servicios Municipales y acepta la tiranía que supone que una concesionaria, al rebajar el precio de licitación, empobrezca salarios, practique despidos y cercene derechos. Simultáneamente, con la gestión privada, garantiza que los beneficios empresariales no decaigan y lamentablemente, las raíces empresariales profundizan en el Palacio de Plaza de Cibeles.

Las protestas expresadas por parte de las trabajadoras y trabajadores a este equipo de gobierno sobre la necesidad de sueldos dignos, de mejoras de condiciones de trabajo, de protección del empleo, de bajada de carga de trabajo, de aumento de plantillas, de infraestructuras adecuadas, es una petición de ayuda que Ahora Madrid debería atender. Escuchar no es suficiente si no se actúa en consecuencia. Y estas consecuencias provienen de esa gestión privada que el sistema neoliberal pretendió imponer e impuso hace tiempo. La política de bajada de sueldos, de destrucción de empleo público, de privatización de servicios públicos y de persecución al sindicalismo, no sería tal con una gestión directa municipal, participativa y enfocada a prestar un servicio de calidad a las vecinas y vecinos de nuestra ciudad. Creímos que Ahora Madrid llegaba para estos menesteres, no solamente para rebajar la deuda a marchas forzadas.

Mientras los lazos de entendimiento entre el mundo empresarial y el actual equipo de gobierno son fluidos y estables, los caminos de entendimiento entre el mundo empresarial y el sindicalismo son angostos, oscuros y fríos (y si es con el sindicalismo alternativo, es un ataque constante y descarnado). Esta es parte de la realidad diaria respecto a los Servicios Públicos que sufrimos en Madrid.

Otra parte de la realidad, es la calidad que se ofrece a las ciudadanas/os desde los distintos servicios. Y la última parte de la realidad es que, hoy por hoy, los Servicios Públicos de titularidad Municipal son un negocio muy productivo para las empresas privadas, perdiendo la finalidad que estos servicios tenían en su génesis, prestar un servicio que ayude a las personas. Una vez más, el poder económico y sus objetivos por encima de las necesidades sociales.

Quedan dos años y medio de legislatura (si llega hasta el final). Puede que después de las próximas elecciones municipales, Ahora Madrid sea un recuerdo olvidado en la historia de la política municipal madrileña. Las políticas sociales y progresistas en defensa de lo público que no se pongan en marcha ahora, quizás no vuelvan a ser posibles en muchos años. De momento, la guarida de la tiranía empresarial no pasa penalidades y tiene un horizonte amplio, mientras tanto, las esperanzas de muchos votantes de Ahora Madrid se van apagando y la candidatura del cambio pierde sentido.

La guarida sigue intacta, la tiranía presente.






Temas relacionados

Ayuntamiento de Madrid   /   Ahora Madrid   /   Privatizadas   /   Precariedad laboral   /   Servicios públicos   /   Capitalismo   /   Madrid   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO