Política Estado Español

MADRID

Los neonazis del Hogar Social denuncian a activistas madrileños por el derecho a decidir

Siete participantes en la movilización que tuvo lugar el 16M en Madrid por el derecho a decidir se enfrentan a un juicio por amenazas y a una multa debido a una denuncia de la organización neonazi Hogar Social Madrid.

Lucía Nistal

@Lucia_Nistal

Miércoles 8 de mayo | 07:42

Imagen panorámica de una parte de la manifestación del 16 de marzo en Madrid. ID

El 16 de marzo, más de cien mil personas llenamos el centro de Madrid en solidaridad con el pueblo catalán. Bajo el lema “decidir no es delito”, los manifestantes exigieron la libertad de los presos políticos y el derecho a decidir que el Régimen del 78 niega a golpe de 155, represión y juicios, y que hoy continúa negado, desde el mal menor que ganó las elecciones hasta la extrema derecha emergente que enarbola con pasión un discurso anticatalán.

La manifestación, que finalizaba en Cibeles donde tuvo lugar el acto central, transcurrió con normalidad. Sin embargo, unos días después, siete personas que habían participado en la organización de la movilización y formaron parte del servicio de orden, supieron que se enfrentaban a un juicio por amenazas y a una de ellas a una multa amparada por el artículo 36.6 de la Ley Mordaza –que el Gobierno de Pedro Sánchez no parece tener intención de derogar.

Detrás de la denuncia está nada menos que la organización neonazi “Hogar Social Madrid – Ramiro Ledesma”. Según informan los siete organizadores encausados en su comunicado –una de ellas convocante de la manifestación e interviniente en el acto de cierre-, son denunciados por “desenmascarar a miembros del grupo de extrema derecha HSM que, con la complacencia de la Policía Nacional, pretendían reventar la movilización”. Explican, además, que “la Brigada Provincial de Madrid llamó a sus dependencias durante los días siguientes a la lideresa de HSM para proceder a denunciar a estas siente personas”, instancia policial que describió al grupo neonazi en su informe como una “asociación cultural vecinal”.

El grupo racista sirve así de mediador entre el Estado y lo que no es sino un nuevo ataque represivo que pretende criminalizar, amedrentar y, en definitiva, golpear sobre aquellos que defienden el derecho del pueblo catalán a decidir su futuro y cuestionan el Régimen del 78.

No es la primera vez que madrileños que se movilizan en solidaridad con el derecho a decidir sufren la represión judicial, como atestiguan las seis personas que se enfrentan a la petición de cinco años y medio de cárcel y una suma de más de 100.000 euros por su participación en la movilización del 4 de octubre de 2017 en la puerta del Sol contra la represión del 1-O.

Desde que el caso se ha hecho público, diferentes organizaciones como la Coordinadora 25-S, la ANC, la Coordinadora Antifascista de Madrid, la CRT, YESCA o el Comité por la Alianza de trabajadores y pueblos, han mostrado su solidaridad frente a este ataque.

Así mismo, este martes 7 de mayo se celebró una reunión abierta convocada por los “7 republicanos madrileños encausados” para preparar acciones de respuesta y denuncia, como el acto que tendrá lugar en espacio por confirmar del centro de Madrid el próximo sábado 18 de mayo con la presencia de diferentes organizaciones y plataformas que se suman al rechazo de la represión, o la preparación del propio juicio que tendrá lugar el 21 de mayo, día en el que llaman a acudir a los juzgados de Plaza Castilla a todos aquellos que quieran mostrar su solidaridad frente al régimen monárquico y su represión.






Temas relacionados

Presos políticos catalanes   /   Derecho a decidir   /   República Catalana   /   Política Estado Español   /   Solidaridad   /   Neonazis   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO