Mundo Obrero Estado Español

PRECARIEDAD LABORAL

Ni convenio ni Estatuto de los Trabajadores, miseria y precariedad

Horas extras obligatorias y no remuneradas, tiempos de descanso no respetados y/o negación de vacaciones. Cada vez son más las empresas que incumplen sistemáticamente su convenio. La situación se agrava gracias a la paz social impuesta por la “casta sindical”

Lluis Ros

Trabajador de McDonald's

Miércoles 16 de marzo de 2016

En la empresa donde trabajo, McDonald’s, se incumplen muchos de los artículos del convenio, pero no sólo eso. También se incumplen artículos recogidos en el Estatuto de los Trabajadores, como por ejemplo el artículo 34.3, que establece que como mínimo entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente deben pasar 12 horas.

Si echamos un vistazo por Internet vemos que está lleno de denuncias anónimas acerca de incumplimientos de convenio por parte de empresarios que exponen a sus trabajadores a condiciones aún más precarias que las que marcan sus convenios o el propio Estatuto de los Trabajadores. “Mi empresa me incumple el convenio con los horarios pues me los ponen según quieren. El uniforme me hacen pagarlo. Me quedo todos los días 30 minutos que están fuera de mi horario y me he negado a que hagan esto. Estoy tirando de convenio y ahora están empezando a hacerme caso sólo a mi a mis compañeras las tienen con las mismas condiciones”.

A parte la chica denuncia que su encargada le dice “que las vacaciones sólo me las dará si hay poco exceso de trabajo y yo comunique a mi delegado que no estaba a gusto. No me dio ninguna solución y he decidido exigir mis derechos y que se aplique el convenio”. Podemos ver como el delegado (siguiendo las pautas de la “casta sindical”) no hace absolutamente nada para solucionar el problema.

Otro ejemplo sería el de piero83. “En mi contrato pone ayudante, cuando soy la encargada y responsable. En mi contrato pone 40 horas semanales, cuando mínimo trabajo 46. Las demás no me las pagan ni devuelven. Muchas semanas no me dan mi día libre, ni me lo pagan ni me lo acumulan, con lo cual esa semana trabajo una media de 55 horas. El comercio se cierra más tarde de lo acordado, con lo cual es más tiempo trabajado, sin ser pagado ni devuelto. En mi contrato pone 30 días de vacaciones, ellos me dicen que son sólo 15, que son "condiciones especiales". Algunos domingo abren, te obligan a trabajar, igualmente no es pagado ni devuelto. El sueldo te lo pagan en mano, y por supuesto una gran parte en "negro".” después de esta brutal exposición se pregunta “¿Que debo y/o puedo hacer?” “¿Me están explotando o en qué situación estoy?”.

En este tipo de empresa, los comercios, el nivel de sindicalización es bajísimo. La mayoría de trabajadores de comercios no están sinidicalizados y no tienen representación sindical, eso le pone aún más fácil al empresario cometer este tipo de vulneraciones de convenio y/o del Estatuto de los Trabajadores.

Josep se quejó en Internet porque su jefe no le había pagado una nómina e incumplía diferentes artículos del convenio. “Mi problema (y la de otros compañeros de trabajo) es que el jefe, a día de hoy, no ha pagado aún ni septiembre (bueno sí, el día 31 de octubre nos pagó 600€ de nómina de septiembre) y no nos da la nóminas desde hace casi 1 año. Hace más de 2 años que voy con la misma ropa. Aún nos faltan vacaciones por hacer. Nos ha obligado hacer horas extras cuando en nuestro convenio (trabajo en vending y nos toca el convenio de alimentación) prohíbe hacer horas extras. Hace meses nos pasó ilegalmente a media jornada trabajando la jornada completa. Tiene ya denuncias de otros trabajadores por no pagar nóminas y también denuncias a la seguridad social y a Inspección del Trabajo (hay algún trabajador al que, entre nóminas, intereses y etc, le debe más de 20 mil € y esta persona sigue sin cumplir con lo que la ley le obliga)”.

Vemos cómo aunque se le denuncie a Inspección de Trabajo y a la seguridad social el jefe de Josep hace lo que le da la gana y nadie le obliga a cumplir con la Ley. Cosa que no nos debe extrañar.

Existen diferentes casos de sentencias firmes contra diferentes empresas que no se cumplen porque a la empresa no le da la gana acatar la sentencia. El ejemplo más escandaloso es el de Coca-Cola Fuenlabrada. Existen diferentes sentencias (incluso del Tribunal Supremo) que obligan a la empresa a reabrir la fábrica de Fuenlabrada y readmitir a los trabajadores que llevan más de dos años luchando. Aun así la empresa Norteamericana sigue, a día de hoy, sin acatar la sentencia.

En algunos Dóminos Pizza y Telepizza y Pans & Company no se respetan las 12 horas entre que acabas una jornada y empiezas la otra. A parte, en todos o casi todos los restaurantes de comida rápida te pagan hasta la hora del cierre. Si te ves obligado a quedarte más tiempo (porque no has podido terminar el cierre a tu hora) no se te paga el tiempo que hagas de más. En algunos Burger King obligan a los trabajadores a quedarse después del cierre y limpiar el salón del restaurante de cara al día siguiente. Esto se hace sin cobrar, claro.

Estos son algunos ejemplos de lo que hacen los empresarios con total impunidad. Salvaguardados por el gobierno y con el beneplácito de la “casta sindical” que sólo crítica y denuncia estas situaciones de cara a la galería, sin intentar evitarlas o resolverlas.

Cada vez es más evidente a ojos de muchos trabajadores la necesidad de organizarse para plantar cara a estos empresarios. Por eso cada vez más trabajadores, la mayoría precarios, están intentando organizarse para pelear por sus derechos. Es más necesario que nunca crear organizaciones democráticas y de base que nos ayuden a pelear para acabar con todas estas aberraciones.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Precariedad laboral   /   Explotación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO