ENTREVISTA

Óscar Reina: “El PSOE es el partido perfecto para el sistema capitalista, te pone buena cara y luego te recorta lo más básico”

Este jueves a las 9.30 de la mañana Óscar Reina, secretario general del SAT, será juzgado en Madrid por una denuncia que interpuso contra él Albert Rivera por un tuit humorístico. Le piden una multa de 15.600 euros. Conversamos con él sobre su juicio, sobre la situación de las libertades democráticas en el Estado español y también sobre su visión sobre el posible gobierno de coalición PSOE-UP.

Lunes 9 de diciembre de 2019 | 19:13

Este jueves serás juzgado en Madrid por una denuncia de Albert Rivera. ¿A qué se debe la denuncia y cuál es la perspectiva que ves para el juicio?

Concretamente esta denuncia se produce a raíz de un tuit que yo hice el 5 de febrero de 2018, en el que yo decía concretamente que se acababa el problema de las autopistas, que en esos momentos estaban atascadas por un temporal de lluvia y nieve. Porque esto refería al problema de las autopistas que están en manos de concesionarias privadas después de que se han hecho una inversión pública de infraestructura, pero han quedado en manos de empresa como SACYF y un largo etcétera. Empresas que colaboran desde el Ibex35 con grandes partidos como el PP, Vox, Ciudadanos, el PSOE. Incluso hay algunos partidos que se dicen de izquierda que también están dentro de las comisiones que meten estas grandes entidades.

Pues yo venía denunciando esta situación de las autopistas y puse en este marco este tuit, que decía que se acababa el problema de las autopistas, porque le habían dado vía libre a Albert Rivera y a la compañía de Ciudadanos para que se metieran “todo lo blanco por la nariz”. Y puse al final “humor contra la corrupción”.

Pienso que esta denuncia realmente no es por lo que yo puse en el tuit, sino por todo lo que yo hago todos los días. Por la lucha sindical, por el activismo político, porque meto el dedo en la llaga, y esto hace que me persigan.

De cara al juicio yo entiendo que hay mucha defensa, tengo bastantes argumentos. Se me podrá juzgar por lo que yo diga, no por lo que se piense que yo he podido decir. Porque en todo caso si hacen lo que yo digo y se meten toda la nieve por la nariz, pues lo más que cogen es una pulmonía. Yo ahí no estoy citando ninguna droga, aunque cada uno es libre de pensar lo que quiera a raíz de mis palabras. Pero lo que yo dije está muy claro. Entonces me podrán juzgar por lo que yo diga, pero no por lo que se interprete.

Además, en la denuncia citan que vulnero el derecho al honor de Albert Rivera, con lo que yo no estoy de acuerdo y lo argumentaremos a través de nuestro servicio jurídico. Sobre todo, porque gran parte de la publicidad, la gran mayoría de la publicidad que ha tenido este caso, la ha generado el propio Albert Rivera al denunciarme. Porque aquel tuit no tuvo incidencia ninguna. Yo tenía muy pocos seguidores en Twitter en aquellos momentos y se compartió cinco veces y tuvo unos 20 me gusta. Es decir que no tuvo incidencia ninguna para una persona con el seguimiento que tenía y tiene actualmente Albert Rivera, no le hice daño moral ninguno. Además de que yo no tenía ninguna intención de hacerle ningún daño moral a este hombre. Yo lo que venía haciendo era denunciar una crisis que había en las autopistas, una corruptela manifiesta, y no pensaba que iba a tener tanta trascendencia.

Por lo tanto, pienso que es una desproporción total. Creo que este tuit no tendría que haber llegado en ningún momento a juicio, no tendría que haber sido admitido a trámite, pero esta es la democracia que tenemos. Pero bueno, bajo estos argumentos lucharemos también en los juzgados por intentar ser absueltos. Y en el caso de no serlo, iremos a otras instancias superiores, al Constitucional, al Supremo o al Tribunal Europeo de Derechos Humanos si es necesario. Lo haremos así y pelearemos hasta el final. No hay que dar ni un solo euro a quien no está represaliando de una forma o de otra, por acción u omisión. No voy a colaborar yo en este hecho, ni de Albert Rivera, ni de Ciudadanos ni de ningún aparato factico del poder. Vamos a luchar hasta el final, cueste lo que cueste. Porque aquí no sólo se esta juzgando mi libertad de expresión, que está siendo vulnerada con este juicio, sino que se está vulnerando la libertad de expresión en general. Porque lo que yo dije está muy claro y me están represaliando a mí y a todos los que luchamos por la liberta de expresión en el Estado español.

No es la primera vez que la justicia capitalista te persigue por tu militancia o por hacer uso de tu libertad de expresión en las redes sociales. ¿Cómo ves la situación de las libertades democráticas en el Estado español?

La verdad es que no. Me han detenido, a mis 29 años, en cinco ocasiones. La verdad es que esta justicia burguesa capitalista me persigue a mi y persigue a todas aquellas personas que militamos en la lucha por los derechos humanos, por un mundo distinto, un mundo mejor. Un mundo donde la clase trabajadora no esté tan represaliada y tan oprimido como lo está en el Reino de España. Me han detenido concretamente por algunas declaraciones que hice, por algún tuit que puse contra la Corona, contra la Casa Real, contra el actual monarca al que nadie a elegido, el ciudadano Borbón. Me han detenido también por huelgas como la que hicimos en una factoría en Sevilla, en Marchena.

La verdad es que las libertades en el Estado español están en venta. Están al servicio de una clase poderosa que paga una justicia que es profundamente injusta. Y en este sentido nos persiguen a todas aquellas personas que ponemos en jaque a tanta sinrazón, a tanta injusticia y tanta inmundicia. Yo creo que la libertad de expresión no la están respetando. El Estado se está salteando los derechos humanos, y por eso yo voy a defenderme y pienso que es lo que debemos hacer todas aquellas personas que seguimos luchando, no arrodillarnos, no caer tampoco en la resignación. Yo hace ya seis años, en agosto de 2013, me declaré insumiso judicial, desobediente civil pacífico. Y lo voy a seguir haciendo en este juicio. No voy a subir al juicio, no voy a subir a defenderme, me defenderá mi abogado y me quedaré en a puerta con las compañeras y compañeros que vengan a apoyarme.

Y hago un llamamiento al apoyo, a que vengan, a que vean que uno no está solo. Porque no me juzgan solo a mi y el palo que me pueden pegar es grande. Están juzgando lo que significa lo que defendemos caca vez que luchamos y antes esto no podemos permanecer pasivos. Os animo a que vengáis y a que os solidaricéis ante tanta injusticia y tanta sinrazón.

Seguiremos en la lucha pase lo que pase, nos detengan nos encarcelen, nos multen, nos maten incluso… porque no sabemos hasta que punto va a llega la represión de este sistema capitalista que en su fase más destructiva es fascista y es racista desde sus inicios. Y tenemos que estar preparados. Estaremos firmes, estaremos decididos, porque lo que defendemos tiene toda la vigencia del mundo y todo el respeto de que es la necesidad de seguir luchando es lo que abrirá las grandes alamedas, como decía Allende, que es necesario abrirlas para que se respeten los derechos humanos que aquí no se respetan. Y seguiremos luchando para que se respeten, pase lo que pase.

Estamos ante la posibilidad de que se concrete el gobierno de coalición pactado entre el PSOE y Unidas Podemos, que ya antes de formarse ha generado un amplio debate en la izquierda de todo el Estado. ¿Cuál es tu evaluación sobre este pacto? ¿Qué expectativas tienes de un posible gobierno de coalición?

Y si, estamos ante la posibilidad de que se concrete el gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. También con el apoyo político directo o indirecto de otros actores políticos soberanistas, en distintos grados; en un grado más neoliberal como es el PNV; o en un grado un poquito mas moderado hacia la socialdemocracia como es ERC; finalmente se puede dar este gobierno, parece ser que sí. Y en este sentido yo pienso que la gente teneos que estar en la calle, tenemos que estar preparados, no podemos confiar en que nos lo van a arreglar todo desde arriba. Ya sabemos dónde acaban las promesas electorales. Y más si con quien se pacta y con quien se gobierna es con el PSOE, con “la PSOE”. En Andalucía sabemos muy bien de que estamos hablando.

Yo entiendo que el PSOE es el partido perfecto para el sistema capitalista, es un partido que te pone buena cara y luego te recorta lo más básico, lo más necesario. Lo vimos con la primera reforma laboral que hizo Zapatero, que no se nos olvide. O lo vimos también con lo que hicieron con el rescate a la banca, recataron a la banca y no nos rescataron a las personas. Y hay que tener mucho cuidado, hay que estar alertas. No podemos confiar en un gobierno con el PSOE, por muy bien que nos lo pinten, y gobierne quien gobierne con ellos.

Entiendo que nuestro sitio está en las calles y que todas las herramientas son buenas siempre y cuando estén dominadas por la clase obrera. Hay que desconfiar de este Régimen del 78, de sus figuras fácticas, de sus figuras del poder. Desconfiar de las cloacas del Estado, que llegan hasta lo más profundo de cualquier fórmula de gobierno y también de los partidos que nos gobiernan. Y hay que tener mucho cuidado. No se puede confiar solo en las siglas. Y sobre todo es muy importante que estemos vigilantes. Porque no eres de izquierda, no eres obrero, solo por decir que lo eres. O lo demuestras todos los días, o lo peleas todos los días, o realmente estas traicionando a donde vienes.

En este sentido yo creo que nuestro sitio esta en la calle. Y mi expectativa es que o estamos conscientes, o estamos en la calle, o estamos apretando, o seguirá habiendo desahucios, seguirá habiendo 155 -ya hemos visto esto que se anuncia el 155 digital-, seguirá habiendo recortes neoliberales a nuestros derechos. La única manera de que haya buenas expectativas es que no confiemos en el poder y que el poder lo hagamos nosotras y nosotros, desde abajo, en las calles y a la izquierda. Es la única manera de desbordar a este régimen del 78, que antes era el régimen del 36, del 39, del golpe de estado, que no se nos olvide que es el mismo régimen que ha metido como presos políticos a nuestros hermanos en Catalunya, son los mismos que no están condenando por hacer tuits, son los mismos que nos desahucian. Es el mismo régimen que no recorta en sanidad, en educación, que nos condena a la emigración a la juventud más preparada de la historia en lo que a estudio académicos se refiere.

Mis expectativas son que si estamos en la calle seremos capaces de desbordar todo esto y de hacer cambios por la izquierda realmente; pero si confiamos solamente en los órganos facticos, pues mi expectativa es que nos machacaran una vez más. La lucha es el único camino y la clase obrera tiene que estar donde siempre estuvo la clase obrera que ha transformado la realidad: en las calles cambiando su futuro, y no confiando en los despachos. Porque tristemente la historia nos ha demostrado que en los despachos nos roban lo que se gana y se conquista en las calles. Si en las calles estamos fuertes, los despachos obedecerán a la calle, por mucho poder que tengan.

No lo han demostrado luchas como la de Chile, la de Puerto Rico, o el pueblo trabajador en las calles de Venezuela, o de Argentina, o próximamente lo veremos echando a Bolsonaro. En Brasil. Esta es la única manera. Yo confió en que el pueblo se levante pacíficamente, pero con toda la valentía del mundo, y seamos capaces de desbordar tanto fascismo institucional. Al menos en eso apostamos aquí en Andalucía. Y no lo tenemos fácil tampoco con el fascismo en el gobierno.

Hemos visto como hemos pasado de los corruptos de “la PSOE”, que no se nos olvide, con los que ahora se está pactando el Gobierno de España, al fascismo. Es lo que pasa cuando la supuesta izquierda no actúa de una forma clara, contundente y leal a su pueblo, pues al final ocupa nuestro espacio la derecha. Que parece que tiene un discurso valiente, pero al final es el mismo discurso del sistema capitalista y con lo que nos lo arrebatan todo.

Mis expectativa son que, si estamos en las calles, como dije antes, seremos capaces de cambiar las cosas; pero si confiamos, estaremos condenados otra vez a más recortes y a más explotación.

* * *

El próximo jueves 12 de diciembre, a las 9.30 de la mañana, tendrá lugar el juicio a Oscar Reina en los Juzgados de Plaza Castilla. Desde Izquierda Diario y la CRT llamamos a todas las personas y organizaciones solidarias a acompañar a Oscar en esta jornada, para denunciar la represión y la persecución, y en defensa de la libertad de expresión y de todas las libertades democráticas.

{{}}






Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Unidas Podemos   /   Óscar Reina   /   Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT)   /   Albert Rivera   /   Ciudadanos   /   Libertades Democraticas   /   Podemos   /   Represión   /   Justicia   /   PSOE   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO