Cultura

UN CUENTO DE NAVIDAD

Pronto (en 48 Años)

Un cuento navideño futurista, escrito por la revolucionaria rusa Alexandra Kollontai (1872 - 1952) en 1922.

Martes 24 de diciembre de 2019 | 11:33

07 de enero de 1970. Está cálido y luminoso, y hay un ambiente animado y festivo en la Casa de Descanso, donde los veteranos de los "Grandes Años" de la revolución mundial pasan sus días.

Los veteranos decidieron que el día que una vez había sido el día de Navidad recordarían su infancia y juventud mediante la decoración de un árbol. Un abeto real al igual que en los años anteriores a la agitación del mundo. Los niños y los chicos y chicas mayores estaban entusiasmados con la idea. Especialmente cuando se enteraron de que "la abuela roja" iba a contar historias sobre los grandes años de 1917. No hubo ningún problema en conseguir el árbol. Llegaron a un acuerdo con el hombre a cargo de la conservación forestal, persuadiendo a este guardián vigilante del reino vegetal que el bosque no se arruinaría por la pérdida de un árbol robado para un festival tan extraño e inusual. Lo de las velas fue más difícil. El nuevo método de iluminación, utilizando rayos de luz reflejados, no sólo había acabado con las lámparas de queroseno de mecha de una vez por todas, sino que había desterrado la electricidad a las provincias muy distantes, donde las últimas innovaciones aún no se había introducido. La generación más joven nunca había visto velas, y los veteranos de los "grandes años" tuvieron que explicarles con la ayuda de diagramas. Se llamó a una conferencia especial de las personas que habían sido miembros del consejo económico de la población durante el período revolucionario para discutir las formas de producción de las velas. Los jóvenes, con sus cabezas inteligentes y hábiles manos, estaban allí para ayudar.

Después de varios fracasos, malentendidos y dificultades inesperadas, se las arreglaron para decorar el árbol con adornos de papel de varios colores, con dulces, nueces, naranjas dulces jugosas, manzanas color de rosa y velas hechas en casa en candelabros hechos en casa. Los veteranos y los niños opinaron por unanimidad que la Comuna Diez no había visto un festival tan original e interesante desde hace mucho tiempo. Los jóvenes se divirtieron como los jóvenes siempre han hecho. Se rieron y bromearon. Hubo canciones, juegos y bailes.

Pero había que echar un vistazo a las chicas y chicos para ver qué diferentes eran de los jóvenes que habían luchado en las barricadas durante los "grandes años" y de aquellos que habían vivido bajo el yugo del capitalismo. Los jóvenes de la Comuna Diez eran sanos, sus cuerpos estaban hermosos y flexibles y fuertes. Las niñas tenían lujosas y largas trenzas que arreglaban cuidadosamente. La comuna seguía estrictamente la regla de que cada miembro debe tener tiempo para la relajación y el cuidado de su persona. Los comuneros amaba la belleza y sencillez, y no forzaban ni falseaban la naturaleza. Los hombres jóvenes vestían ropas atractivas que permitían el libre movimiento. Sus manos eran, obviamente, fuertes y capaces. No había una cara enferma, pálida, o agotada entre toda la gente que se había reunido para el festival del “abeto”. Sus ojos brillaban y sus cuerpos eran fuertes y firmes. Su risa feliz llenaba la sala brillante y festiva, y ese era el cambio más alegre de todos. Los jóvenes de la Comuna Diez amaban la vida y les encantaba reír. Sólo fruncían el ceño cuando se trataba de luchar contra el único enemigo, la naturaleza. Sin embargo, no fruncían el ceño porque la lucha no fuera de su gusto, sino para poder concentrarse mejor y elegir la mejor manera de ganar.

La lucha de los hombres y las mujeres por controlar su medio ambiente aún estaba en curso. Mientras más victorias ganaban, más misterios más había para resolver. Pero los jóvenes no tenían miedo de la batalla. ¿Qué sería la vida sin lucha, sin la necesidad de expandir la mente y tratar de avanzar hacia lo desconocido e inalcanzable? La vida en la comuna sería aburrida sin eso.

La vida de la comuna se organiza de la manera más racional. Todo el mundo tiene una profesión y todo el mundo tiene algún pasatiempo favorito. Todo el mundo trabaja en su propia vocación por dos horas al día, contribuyendo de esta manera al funcionamiento de la comuna. El resto del tiempo el individuo es libre para dedicar sus energías al tipo de trabajo que él o ella disfruta, la ciencia, la tecnología, el arte, la agricultura o la enseñanza. Los hombres y mujeres jóvenes trabajan juntos en las mismas profesiones. La vida está organizada de tal modo que las personas no viven en familias, sino en grupos, de acuerdo a sus edades. Los niños tienen sus “palacios”, los jóvenes sus hogares más pequeños; los adultos viven comunalmente en las distintas formas que se adapten a ellos, y los ancianos viven juntos en sus “casas”. En las comunas no hay ricos ni pobres; las palabras “rico” y “pobre” no tienen sentido y se han olvidado. Los miembros de la comuna no tiene que preocuparse por sus necesidades materiales, ya que se les proporciona todo: comida, ropa, libros y entretenimiento. A cambio de ésto el individuo da dos horas diarias de trabajo para la comuna, y el resto del tiempo los descubrimientos de una mente creativa y curiosa. La comuna no tiene enemigos, ya que todos los pueblos vecinos y las naciones hace mucho tiempo que se organizaron de una manera similar y el mundo es una federación de comunas. La generación más joven no sabe qué es la guerra.

Los jóvenes insistieron en que los veteranos de los “grandes años” les hablaran de las batallas entre los rojos y los blancos. Pero los veteranos no estaban ansiosos por hablar de la guerra en el “día del abeto. “ Pensaban que era más apropiado hablar de los líderes de las revoluciones. Prometieron comenzar las historias cuando las velas se hubieran consumido y a todo el mundo se le hubieran dado sus dulces. La gente joven se apresuró a traer mesitas de vidrio a la sala. Los caramelos que tanto les gustaban estaban dispuestos en cuencos de alegres colores, artísticamente decorados. Cuanto antes tengamos nuestros dulces y las velas del abeto hayan terminado de consumirse, mejor, pensaban los niños. Pero los veteranos vieron consumirse las luces con una sensación de tristeza. Las velas les recordaban, es cierto, al antiguo y olvidado sistema del capitalismo que tanto habían odiado en su juventud, pero el pasado había sido ennoblecido por su gran esfuerzo para el progreso. Sus sueños se habían cumplido, pero la vida era ahora se les pasaba y sus viejos miembros no podían competir con los vuelos audaces de los jóvenes. Gran parte de la vida y muchas de las aspiraciones de los jóvenes eran incomprensibles para ellos.

  •  Abuelo, yo sé lo que significa la palabra “capitalista”, se jactó muchacho alegre que se estaba comiendo el pastel especial de fiesta.- Y sé lo que es un rublo y qué es el dinero.
  •  Vimos el dinero en un museo. ¿Tenía usted dinero, abuelo? ¿Lo llevaba en una pequeña bolsa en el bolsillo? Y luego había gente... ¿cómo se llamaban?... Ladrones... es cierto, ¿no? Y se llevaban el dinero de los bolsillos de sus compañeros. Qué extraño debe haber sido.

    Y todos se rieron del extraño pasado.

    Los veteranos de la revolución de alguna manera sentían incómodos y avergonzados por el pasado, cuando había capitalistas y ladrones y dinero y damas. La última de las velas se apagó, y los mesas fueron apartadas. Los jóvenes se reunieron con impaciencia alrededor de los contadores de historias.

  •  Abuela, abuela roja, háblanos de Lenin. Usted lo vio, ¿no? ¿Vivía como todo el mundo? ¿Comía y bebía y reía? ¿Lenin alguna vez miraba a las estrellas, abuela?

    Estos jóvenes tenían su propia manera de ver todo. ¿Qué tenían que ver las estrellas con todo esto? Cuando Lenin estaba vivo había habido muchas cosas que hacer en la Tierra misma. Había hambre y agotamiento. Guerra y hambre... hambre y guerra.
    Un tiempo de sufrimiento y derramamiento de sangre, pero también de valentía, abnegación y heroísmo, y de una tremenda fe en la victoria de la revolución y la justicia de la lucha. La “Abuela Roja” quería que la gente joven comprendiera la grandeza de la lucha social. Sin embargo, los jóvenes escuchaban como los veteranos habían escuchado alguna vez la historia de la Navidad: “capital”, “lucro”, “propiedad privada”, “frente”, “Cheka”, “especulación”, “soldados”, todo esto era tan mucho “vocabulario histórico” que los niños escuchaban en la escuela cuando estaban aprendiendo acerca de los “Grandes Años de la Revolución.”

    Los jóvenes de la comuna mundial han dirigido su atención al cosmos, el cielo les hace señas. Ellos no entienden la grandeza de las viejas luchas. Ellos no pueden apreciar la emoción ni los temores y las angustias del pasado.

  •  ¿Realmente le disparaban a la gente, le disparaban a personas vivas?

    Los ojos de los jóvenes mostraban sorpresa y destellaban con reproches y desconcierto. La vida era sagrada.

  •  Estábamos luchando por nuestras vidas, sin embargo. Hemos sacrificado todo por la revolución, dijo la abuela roja en justificación.
  •  Así como nos dedicamos nosotros a la comuna, fue la respuesta orgullosa de los jóvenes.

    La abuela roja se quedó en silencio. La vida había seguido adelante. Los “grandes años” eran sólo historia. La generación más joven no podía responder como ellos lo habían hecho a las historias de las barricadas en todo el mundo y “la última pelea”.

    La cuestión social estaba resuelta. Las ideas del comunismo se habían justificado por sí mismas. La humanidad era libre de la esclavitud del trabajo agotador para los demás, de la dependencia material y de la lucha por el pan de cada día. Nuevos y más grandes problemas que enfrentaban a la humanidad, desafiando a la búsqueda y el espíritu intrépido de los hombres y mujeres. En comparación con estos horizontes, la lucha contra las fuerzas sociales anteriores parecían a los jóvenes de 1970 una cuestión fácil.

  •  Hambre? Pasaban hambre? Debían ser muy desorganizados e ignorantes.

    “Ignorantes”, “desorganizados” - los jóvenes no podían pronunciar una sentencia más severa a los contemporáneos de la abuela roja.

  •  Pero sin nosotros y nuestra firme fe en el triunfo del comunismo, sin nuestra lucha feroz y decidida contra el capitalismo y los enemigos de los trabajadores, ustedes nunca habrían conocido los beneficios de la organización universal y el gozo del trabajo creativo libre.
  •  Entendemos. Pero nuestras tareas están en una escala aún mayor.

    Los jóvenes mantenían la cabeza alta, mirando hacia el futuro con valentía. Volvieron los ojos hacia las estrellas y el oscuro telón del cielo, visible a través de los amplios ventanales de la sala de fiestas.

  •  Lograron sus objetivos, y nosotros lograremos los nuestros. Ustedes sometIeron a las fuerzas sociales, nosotros vamos a someter a la naturaleza. Canta con nosotros, abuela roja, el nuevo himno de la lucha con los elementos. Usted sabe la melodía. Es su propia Internacional, pero las palabras son nuevas. Nos llaman a la lucha, para lograr las cosas, para seguir adelante. Deje que el abeto se queme. Nuestro festival se encuentra frente a nosotros. Nuestro festival es una vida de esfuerzo y descubrimiento.




    Temas relacionados

    Aleksandra Kollontai    /   Navidad   /   Comunismo   /   Revolución   /   Cultura

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO