Política Estado Español

TENSIONES EN EL PARTIDO SOCIALISTA

Sombras en el PSOE: La derrota de Díaz en Andalucía y la “vía canadiense” del PSC

Las consecuencias de los resultados del 26J para el partido socialista son aún imprevisibles. La derrota electoral de Susana Díaz y la brecha en el PSC torpedean la ansiada unidad de Pedro Sánchez.

Ivan Vela

Barcelona | @Ivan_Borvba

Lunes 4 de julio de 2016 | 20:13

Pasó la tormenta del 26J para el partido socialista pero ni mucho menos llegó la calma. Tras cosechar el nuevo suelo histórico de escaños (85) en estos últimos comicios, los socialistas no han sino empezado a ver la frondosidad del bosque.

Las disputas de poder al más alto nivel y el último debate generado por parte del Partido Socialista Catalán, respecto a la propuesta de la “vía canadiense” para Cataluña, dibujan una situación que lejos está de acabar en unidad, y que sin duda siembra muchas incertidumbres respecto a las futuras decisiones del partido socialista.

El feudo andaluz cae en manos del Partido Popular

Uno de los feudos electorales históricos más importantes del PSOE, Andalucía, cayó en manos del PP el pasado 26J. En la línea de los resultados generales de la formación, el partido socialista también perdió votos en tierras andaluzas, con el añadido que esa pérdida de votos sirvió para que el Partido Popular acabara la noche de las elecciones, como la fuerza electoral más votada.

En términos políticos, para la clase trabajadora, las mujeres, la juventud y los sectores más golpeados por la crisis, la política “socialista” o “popular”, tiene poca diferencia. Ahora bien, ese resultado es un golpe inesperado en la batalla de camarillas que desde hace meses se está librando entre las diferentes federaciones del PSOE.

Tras los pésimos resultados del 20D, Susana Díaz y sus seguidores acorralaron al candidato Pedro Sánchez y a los suyos. Especialmente poniendo en cuestión la capacidad de liderazgo y de gestión del partido. En las cuestiones programáticas, con la cuestión catalana como punto central, ni el sector Díaz ni el sector Sánchez, mantienen diferencias. Lo que estaba y está en juego es el timón de Ferraz.

Ahora, tras los resultados del 26J y con la derrota en Andalucía, Susana Díaz y los suyos han tenido que bajar la intensidad del ataque a Sánchez. Más allá de la superficial excusa de la presidenta de la Junta, al asegurar que los electores saben distinguir muy bien cuando votan en las autonómicas o a las estatales, lo que queda claro es que la derrota de hace poco más de una semana ha obligado a la Susana Díaz a rebajar el discurso y la cuestiona como sucesora a Sánchez.

No obstante y de cara a la reunión del Comité Central el próximo fin de semana, Sánchez se está reuniendo con los diferentes presidentes de cada federación para intentar llegar con las menores divisiones posibles. Todo parece indicar que aún a pesar de sus esfuerzos, su margen de maniobra seguirá siendo escaso.

Vetada la “vía canadiense” para Cataluña

Tal como comentábamos anteriormente, lo único capaz de unificar a los “dos bandos” enfrentados por la dirección del partido socialista, es Cataluña, y en este caso, su oposición frontal a la propuesta de la “vía canadiense”.

Esta propuesta, presentada en el consejo nacional del PSC (máximo órgano entre congresos), apunta a que si la reforma constitucional que el PSOE defiende no es votada por los catalanes, se elabore una “ley de claridad”, tal y como sucedió en Canadá, para que este territorio decidiera en qué condiciones celebrar una consulta sobre su secesión.

Una variante a la consulta legal que hasta no hace mucho defendió el PSC y que acabó por dinamitar al partido socialista catalán, con la marcha del denominado “sector soberanista”.

La respuesta desde diferentes personalidades relevantes del PSC, como Antoni Poveda, secretario del PSC del Baix Llobregat, la exdiputada en el Congreso Isabel López Chamosa o la del exsenador Carles Martí, apuntaron en la misma dirección, vetar la propuesta de Iceta y los suyos.

Aunque desde Ferraz encuentran fuertes aliados en Cataluña para defender la “Declaración de Granda” (texto que recoge la propuesta de reforma constitucional y federal del PSOE), un problema más profundos subyace en este inicio de seísmo.

Sí bien la “vía canadiense” es una vía muerta para pelear por el derecho a decidir de Cataluña dentro de los márgenes del Régimen del 78, como cualquier otra, lo que demuestra en última instancia es la falta de diálogo que ha tenido con sectores más sensibles a la cuestión catalana el PSC, y sí ha tenido En Comú Podem.

La defensa al derecho a decidir de En Comú, aunque vaga y otro brindis al sol mientras se proponga ser desarrollada dentro del statu quo político actual, es un elemento que ha dejado en fuera de juego a la “tercera vía” del PSC.

De este modo, la propuesta de Iceta y los suyos sobre la alternativa “vía canadiense” ha sido aparcado y no se ha votado en este consejo para que formara parte del marco del próximo congreso nacional del PSC que se celebrará la primera semana de noviembre. Habrá que esperar como avanzan los sucesos y ver el aguante de Iceta en la dirección del PSC tras proponer esta alternativa.






Temas relacionados

Elecciones 26J   /   Política Estado Español   /   Cataluña   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO