Internacional

EUROPA CORONAVIRUS

Trabajadores agrícolas: en toda Europa "puertos cerrados", pero explotación abierta

Desde Italia hasta Gran Bretaña, desde Francia hasta Alemania, en todos los países europeos "ricos" ha habido una carrera hacia la mano de obra barata para la inminente campaña de recolección en el campo. Y así la política de "puertos cerrados" encuentra otra excepción para atraer a masas de desempleados de Europa del este: ¡la temporada de explotación está más abierta que nunca!

Miércoles 8 de abril | 17:30

El 28 de marzo el periodico inglés The Guardian publicó un informe sobre los esfuerzos realizados por las patronales, las asociaciones y el gobierno británico para importar trabajadores agrícolas de Europa del Este: Polonia, Bulgaria, Rumania, Ucrania, Moldavia, etc. La necesidad de mano de obra es tan fuerte que las empresas están dispuestas a organizar vuelos chárter para tener al menos 90 mil trabajadores agrícolas lo antes posible. "El costo de una hora de vuelo es de alrededor de 10 mil libras y traer 229 trabajadores agrícolas de Sofía a Londres cuesta 45 mil euros, o 250 euros por persona", dice Stephanie Maurel, líder de la organización humanitaria Concordia, la más activa en la importación de mano de obra extranjera en este momento. Concordia también ha lanzado la campaña "Feed the Nation" para encontrar trabajadores locales. Una paradoja para los capitalistas y políticos del Reino Unido que han trabajado tan duro para obtener el Brexit, propagando el virus del racismo entre los trabajadores, pintando a los trabajadores de Europa del Este como ladrones y criminales.

El marketing nacionalista sobre las necesidades de las empresas agroalimentarias también se adoptó en Francia, donde el Ministro de Agricultura, Didier Guillaume, una vez que verificó la imposibilidad de importar mano de obra extranjera, recurrió patéticamente a peluqueros, camareros, floristas y otros trabajadores actualmente en cuarentena, pidiéndoles que se alistaran en el "ejército de las sombras" para "alimentar a los franceses". Actualmente, las empresas francesas necesitan al menos 200.000 trabajadores para salvar la cosecha de primavera-verano. Para facilitar el alistamiento, el gobierno francés ha creado un portal web.

Alemania ha hecho lo mismo: quiere al menos 300.000 trabajadores. A diferencia de los demás gobiernos, el gobierno alemán ha logrado firmar algunos acuerdos bilaterales con países como Rumania y Bulgaria, al tiempo que ha impuesto, a través de las instituciones de la UE, la creación de "pasillos verdes", es decir, pases para la movilidad de la mano de obra agrícola en el territorio europeo, a pesar de la propagación salvaje del Covid-19 en todas partes.

La situación en el Estado español y Suecia no cambia mucho: hay escasez de mano de obra agrícola en todas partes y los gobiernos y los jefes disfrazan su necesidad de beneficios con una retórica nacionalista de emergencia. El gobierno portugués está intentando que la carta de amnistía para los inmigrantes ilegales compense la falta de mano de obra en los campos. Evidentemente, al tratarse de un gobierno de centro-izquierda, los verdaderos objetivos debían permanecer ocultos y, por consiguiente, había que recurrir a la retórica humanista, según la cual la decisión de regularizar a los inmigrantes irregulares dependería de la voluntad de permitir a los extranjeros el acceso al servicio de salud. Sí, por supuesto...

Te puede interesar: Inmigrantes sin papeles trabajarán en el campo hasta junio… y luego serán expulsados o internados en CIEs

¿Y en Italia? Si es posible, aquí el escenario es aún más patético y lamentable que en otros lugares. La actual Ministra de Agricultura, Teresa Bellanova, además de estudiantes, desempleados y jubilados, quiere poner a trabajar en los campos también a los beneficiarios de la renta de ciudadanía:

“Hay trabajadores que reciben la renta de ciudadanía o un subsidio porque la empresa está cerrada, a estas personas hay que darles la oportunidad de ayudar a mantener la normalidad de la vida de nuestras familias y por lo tanto también emplearlas temporalmente en el sector agroalimentario”.

No lo dice explícitamente, pero Bellanova también quiere crear un ejército de campesinos para alimentar a la nación italiana. Al igual que en Francia y Alemania, el ministro se propone construir portales web para "facilitar la intersección de la oferta y la demanda de mano de obra en la agricultura". Coldiretti -de la asociación de propietarios de tierras- resucita (¡no podía esperar!) los vales y a través de su presidente declara:

“He hablado con muchas empresas de construcción. Estarían muy contentos de ofrecer a sus trabajadores que están desempleados hoy en día la posibilidad de servir en los campos.” Imagínese, no tenemos ninguna duda: cuando se trata de cancelar los derechos de los trabajadores, los jefes siempre están listos.

Bellanova también ha propuesto una amnistía para los inmigrantes ilegales, siguiendo el ejemplo portugués, pero hasta ahora sus palabras han caído en saco roto. Por el contrario, hoy mismo se ha aprobado un decreto -firmado por Lamorgese, Ministro del Interior, Di Maio, Ministro de Asuntos Exteriores, Speranza, Ministro de Sanidad y De Micheli, Ministro de Transportes- que declara cerrados todos los puertos del país, al menos hasta que entre en vigor el estado de emergencia, ya que se consideran lugares "inseguros". Así pues, hasta julio no se permitirá atracar a ningún barco de emigrantes que huya del hambre y de la guerra (incluso del libio que hace estragos en estas horas a pesar de la pandemia), ni siquiera a los que estén en peligro en alta mar. El Covid-19 fue tomado como pretexto para darse cuenta formalmente y a gran escala de lo que Salvini, líder de la derecha nacionalista de la Lega, como parecía ser, intentaba hacer con amenazas explícitas e implícitas, con circulares improbables, publicaciones en Facebook, Twitter y videos de baile en TikTok. ¡Que Salvini aprenda de una vez por todas a hacer las verdaderas políticas racistas y crueles de este país y deje de improvisar!

En resumen, el gobierno y la patronal no pretenden hacer ninguna apertura sobre los derechos de los trabajadores inmigrantes, incluso cuando se ven obligados a admitir en voz alta que son necesarios. Y debemos reconocer su coherencia en el punto: los trabajadores sin derechos son más explotables y las políticas de migración de los últimos 35 años siempre han tenido como objetivo lograr esto y han tenido éxito. No podían negar ahora mismo que necesitan más que nunca volver a la explotación para asegurarse los beneficios.

Sin embargo, la contradicción creada por el estado de emergencia sanitaria permanece. La prohibición de la movilidad impuesta en todas partes impide que muchos trabajadores negros extranjeros se desplacen. Aunque el gobierno autorice los "pasillos verdes", la autoridad policial no podrá fingir nada -no sin una grave vergüenza, por lo menos- ante un ejército de trabajadores, no conforme a las normas de inmigración y al código de trabajo, que se mueve en el territorio con furgonetas ilegales confiadas a los cabos. La contradicción está ahí y, por el momento, parece que el gobierno quiere superarla autorizando el trabajo en los campos inmediatamente después de la Pascua.

En resumen, la política actual es: puertos cerrados, pero explotación abierta. Los patrones no están dispuestos a conceder nada a los trabajadores agrícolas, ni en términos de derechos ni en términos de salario y condiciones de trabajo. Para ellos, seguir como hasta ahora significa asegurarse una mano de obra muy barata, una precariedad extrema, un clima de terror en los campos, una corporación extendida.

Basta con ver lo que ahora ofrecen a los trabajadores extranjeros atrapados en los campamentos de tiendas de campaña (para ellos la orden de "quedarse en casa" se traduce en "quedarse en una tienda de campaña"). En Rosarno [lugar de una revuelta de trabajadores inmigrantes en 2020, en Calabria, Sur de Italia], por ejemplo, han improvisado una cantina para los 500 trabajadores presentes, que se han rebelado con razón, ya que les han ofrecido lo que no necesitan, la caridad. Indignado por el rechazo a la comida por parte de los trabajadores del campamento, el vicepresidente de la junta de derecha de la región de Calabria, Nino Spirlì, declaró el 31 de marzo: "Es inaceptable que los migrantes rechacen las comidas con violencia. Ahora los calabreses". Desde el punto de vista del legista de turno, de hecho, es inconcebible que los trabajadores agrícolas africanos no se contenten con una barra de pan mientras corren el riesgo de infección, están sobreexplotados y viven en situaciones extremas.

La retórica de emergencia y nacionalista adoptada para asegurar el trabajo en los campos sirve para trasladar la responsabilidad de la crisis sanitaria y económica a los trabajadores, extranjeros o nativos. Sirve para decir que hoy en día nadie quiere trabajar en el campo, sin poner en duda el salario del hambre, las condiciones de trabajo de la semiesclavitud y la extrema precariedad de los contratos. Los trabajadores extranjeros aceptan romperse la espalda en los campos italianos del Norte y del Sur porque, entre los explotados, son los más explotados, gracias a las leyes racistas que los quieren plegables, dóciles y precarios.

Sin embargo, la historia reciente de este país nos enseña que las revueltas más atrevidas e importantes del mundo del trabajo han sido organizadas por trabajadores inmigrantes. Contradicciones del capital: quiere brazos, pero siempre consigue hombres.

* Publicado originalmente en La Voce Delle Lotte






Temas relacionados

#coronavirus   /   Coronavirus   /   Europa del Este   /   Gran Bretaña   /   Campesinos   /   Campo   /   Italia   /   Europa   /   Unión Europea   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO