Política Estado Español

BARCELONA

Un año de gobierno del “cambio” que no ha puesto fin al drama de los desahucios

Desde que Colau accediera al Ayuntamiento se han realizado 340 desahucios en Barcelona ¿Son suficientes las medidas que aplica el ayuntamiento del “cambio” para frenar este drama?

Marc Ferrer

Barcelona

Jueves 23 de junio de 2016 | 13:44

Foto: EFE

En el primer año de gobierno de Ada Colau y BeC al frente del Ayuntamiento de Barcelona se han producido 340 desahucios, a razón de casi uno por día. Una cifra que pone de manifiesto la enorme distancia entre una de las principales promesas electorales de esta formación y su día a día en la institución.

La erradicación de los desahucios fue una de las medidas estrella durante la campaña electoral por parte de la exactivista de la PAH -Plataforma Afectados por la Hipoteca- y ahora alcaldesa, en contra del gobierno municipal del convergente Xavier Trias.

Sin embargo, como se desprende de un informe oficial del propio ayuntamiento, entre el 1 de julio de 2015 y el 9 de mayo de 2016, el consistorio ha tenido conocimiento por medio de los servicios sociales y los juzgados, de un total de 1.466 casos de familias en riesgo de desahucio. De ese total 340 han acabado con la expulsión de la familia afectada. De ellas 110 llegaron a una solución a través de mediaciones y ayudas y otras 115 fueron remitidas a la mesa de Emergencias del Consorcio de Vivienda de Barcelona para optar a ser adjudicatarias de un piso social. Otras 115 se quedaron, como con Trias, en el desamparo institucional.

Otro dato aún más chocante del mismo informe es el que da cuenta de que el propio Ayuntamiento ha actuado como denunciante en algunos casos de desahucio. Concretamente, el gobierno municipal ha ejecutado 27 desahucios a instancias del Patronato Municipal de la Vivienda, el organismo dependiente del Ayuntamiento que gestiona un parque de 6.500 pisos públicos.

Desde Barcelona en Comú se niega que se hayan producido desahucios por motivos económicos en los pisos gestionados por el Ayuntamiento. Su portavoz aseguró que “el Ayuntamiento no desahucia a nadie por falta de pago si la causa es la falta de recursos económicos. Los casos de desahucio se producen en última instancia y siempre cuando se produce un mal uso de la vivienda, nunca por una situación de vulnerabilidad”.

Sin embargo, el informe deja claro que 18 de esos 27 desahucios se ejecutaron por falta de pago, en 16 casos del alquiler y en 2 de la hipoteca. Otras 5 viviendas fueron desalojadas tras haber sido ocupadas por familias. El Ayuntamiento se excusa en que se entró en estas casas “de forma fraudulenta”, aprovechando que se encontraban vacías, como si acabaran de “descubrir” indignados el fenómeno de la ocupación de las viviendas vacías por parte de familias sin hogar.

El Ayuntamiento “del cambio” en Barcelona se olvida ahora de que la ocupación es la consecuencia directa del problema habitacional y la falta de acceso a la vivienda, tal y como defendía BeC hace más de un año. La propia ICV-EUiA, formación hoy integrada en BeC y durante años socia del PSC en la alcadía de Barcelona, denunciaba en la anterior legislatura que el Gobierno municipal de Xavier Trias utilizaba trámites parecidos a los de las entidades bancarias para efectuar dessahucios desde el propio Patronato Municipal de la Vivienda.

Estos datos verifican lo que la PAH denunciaba hace más de seis meses en una carta dirigida a la alcaldesa Ada Colau en la que manifestaba que no estaba haciendo lo necesario para combatir los desahucios.

Lejos queda la frase de la hoy alcaldesa al principio de la legislatura de “por las buenas o por la ley”, cuando se propuso conseguir la cesión de las viviendas vacías en manos de los bancos y los especuladores. De hecho en un año tan solo se han impuesto 12 multas a las entidades. Estos pisos vacios siguen teniendo tan solo una única finalidad, la especulación a la espera de la recuperación del precio de la vivienda que está comenzando a producirse.

Colau está haciendo bandera en la campaña de En Comú Podem de la cesión de 500 viviendas de la banca. Pero lo cierto es que dicha cesión está aún en vía de negociación y sobre todo es una cifra que se queda corta ante las 2.500 viviendas vacías en la ciudad propiedad de la banca y los grandes empresarios. Solamente el BBVA posee la terrible cifra de un millar de viviendas, un dato que contrasta si miramos cuántas viviendas ha entregado al consistorio en un año, tan solo 67 pisos.

Por otra aprte, la alcaldesa defendió también en su momento que si la entidades no atendían la petición del Consistorio se iniciarán las cesiones obligatorias de los pisos ¿Qué ha pasado con esta medida? El gobierno municipal dice al respecto que ha empezado a multar algunas entidades bancaria, una docena. Sin embargo, muchas de estas sanciones, la gran mayoría recurridas, se paralizan en el mundo de la burocracia, mientras, los pisos siguen vacíos.

Como vemos, las medidas de la alcaldesa Colau y su equipo de BeC quedan muy lejos, hoy, de resolver el drama de los desahucios tal y como defendía en campaña. Sin medidas punitivas contundentes y expropiaciones, con la ley en la mano si lo permite o con la fuerza de la movilización social, no hay salida real al drama de la vivienda en una gran urbe como Barcelona.

La vía para empezar a resolver este drama y el problema de la vivienda solo puede salir de la reactivación de la movilización social por la defensa de la expropiación sin indemnización de todas las viviendas vacias en manos de los bancos. Imponer la expropiación de los especuladores con la fuerza de la movilización social, un camino que al que se opone ahora la exactivista y su equipo como vimos con su posición en el caso de el Banc Expopiat o el desalojo de CSO como la Gordísima en Sant Andreu o el CSO Transformadors.






Temas relacionados

Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)   /   Política Estado Español   /   Barcelona en Comú   /   Ada Colau   /   Desahucios   /   Especulación   /   Barcelona

Comentarios

DEJAR COMENTARIO