www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
27 de noviembre de 2020 Twitter Faceboock

CONFLICTO EN EL CÁUCASO
¿La guerra entre Armenia y Azerbaiyán puede debilitar la hegemonía rusa en la región?
Philippe Alcoy | París

Es imposible decir hasta dónde llegará la guerra en Nagorno-Karabaj, pero podría debilitar las posiciones rusas en la región a mediano plazo.

Link: https://www.izquierdadiario.es/La-guerra-entre-Armenia-y-Azerbaiyan-puede-debilitar-la-hegemonia-rusa-en-la-region?id_rubrique=2653

A pesar de la disolución de la URSS en 1991, Rusia ha buscado a lo largo de las últimas décadas mantener su hegemonía en la región del Cáucaso y Asia Central a través de acuerdos económicos y militares con las ex repúblicas soviéticas. Sin embargo, durante estos años, algunos estados se han distanciado de Moscú o al menos han intentado acercarse a las potencias occidentales para tener más margen de maniobra frente a Rusia. En algunos casos, esta eliminación de la órbita rusa se llevó a cabo después de grandes trastornos políticos, como en el caso de Georgia, donde una llamada "revolución de terciopelo" estableció un gobierno pro-occidental incluso llegando tan lejos como para provocar una guerra de corta duración entre ese país y Rusia en 2008.

Sin embargo, Asia Central y, en particular, el Cáucaso siguen siendo regiones vitales para los intereses estratégicos rusos, en particular para la defensa. Es en este sentido que Moscú se esfuerza por mantener buenas relaciones con la mayoría de los estados en estas áreas geográficas. Así, aunque en el Cáucaso Rusia tiene una base militar en Armenia y siendo un importante aliado del país, tiene buenas relaciones con Azerbaiyán también hasta el punto de venderle armas en los últimos años, lo que no ha dejado de irritar a los dirigentes armenios.

De hecho, el régimen ruso está tratando de desempeñar un papel de moderador en el conflicto territorial entre Armenia y Azerbaiyán; su objetivo es evitar un conflicto importante entre los dos países que desestabilice la región. "Rusia participa en la interacción diplomática, económica y militar con Azerbaiyán, equilibrando sus compromisos entre los dos países con la esperanza de evitar un conflicto directo entre ellos. La escalada del conflicto se consideraría perjudicial para la posición de Rusia en el Cáucaso meridional, ya que podría dar lugar a una mayor influencia de Turquía y la OTAN a través de Azerbaiyán y convertir a Armenia en la única nación amiga de Rusia en la región fronteriza", se lee en un reciente análisis de Stratfor sobre la guerra.

Por eso la guerra actual supone un riesgo importante para los intereses rusos. Porque aunque es muy probable que Moscú intente resolver la cuestión por la vía diplomática, está claro que Rusia no puede permitirse el lujo de dejar que un aliado como Armenia sufra una humillación militar sin hacer nada para defenderla, tanto más cuanto que tiene una base militar en el país y ambos países forman parte de una alianza militar que tiene por objeto, entre otras cosas, garantizar la defensa de los Estados miembros en caso de agresión, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Sin embargo, este acuerdo no se aplica al territorio separatista de Nagorno-Karabaj.

Sin embargo, si la escalada continúa y la guerra se intensifica, no se puede excluir un "accidente" y acciones del ejército azerí directamente contra el territorio armenio. Eso es lo que el gobierno ya está denunciando. Según él, la ciudad armenia de Vardenis fue el objetivo de un ataque de las fuerzas azeríes, apoyadas activamente por Turquía.

Esta es una complicación más para Rusia: el apoyo explícito de Turquía a su aliado azerí. El gobierno de Erdogan está alimentando el conflicto entre los dos países con declaraciones provocadoras; algunas ONG y observadores de la región llegan incluso a afirmar que Turquía ha enviado mercenarios sirios a luchar en Azerbaiyán.

Por su parte, el Consejo Turco, una organización que agrupa a los estados de habla turca, que sirve como plataforma de influencia para Turquía en Asia Central, emitió un comunicado haciéndose eco de las muy hostiles declaraciones de Erdogan hacia de Armenia: "el Consejo turco recuerda que las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptadas en 1993 exigen una retirada inmediata, incondicional y total de las fuerzas armadas armenias de todos los territorios ocupados de la República de Azerbaiyán".

Esta declaración no es insignificante porque Kazajstán y Kirguistán forman parte tanto del Consejo Turco como de la OTSC encabezada por Rusia. En otras palabras, a través de este conflicto Turquía puede estar aprovechando para aumentar su influencia entre los estados cercanos a Rusia en la región. No olvidemos que históricamente Rusia y Turquía han luchado por la hegemonía en esta parte del planeta, y como afirman muchos analistas, aunque hoy Moscú y Ankara están en una alianza pragmática, en varios conflictos se oponen. De manera más general, Rusia y Turquía a largo plazo son rivales geopolíticos.

Además, el propio Azerbaiyán se está convirtiendo en un competidor de Rusia en el sector de la energía, lo que hace que la relación entre ambos Estados sea igualmente ambigua. Por ello, a pesar de que Rusia está tratando de evitar un mayor deterioro de la situación y está tratando de mantener buenas relaciones con Azerbaiyán, este último no debe cruzar ciertas líneas rojas que "obligan" a Rusia a actuar, no en defensa de su aliado armenio sino en un intento de proteger sus posiciones como potencia hegemónica en la región, que no abandona a sus aliados.

Sin duda, Putin intentará evitar llegar a ese punto. También intentará aprovechar las debilidades de Turquía. Como se indica en un artículo de Bloomberg: “Putin es muy consciente de que Erdogan ya está sobrecargado, con operaciones militares en Libia y Siria, así como un choque geopolítico en el Mediterráneo oriental, donde también se esconden los buques de guerra rusos. La intervención en el Cáucaso tensará la economía de Turquía, que ya se encuentra en una situación desesperada. La lira ha caído a un nivel muy bajo en cuanto a la posibilidad de que el país se vea involucrado en la guerra entre Azerbaiyán y Armenia”.

Incluso en el caso de que Turquía no intervenga directamente en el conflicto, es innegable que las declaraciones del gobierno turco alientan a Azerbaiyán en su ofensiva contra Nagorno-Karabaj. Aunque la mayoría de los analistas creen que por el momento las posibilidades de una guerra a gran escala entre los dos países son menores y que al final ninguno de los dos países tiene interés en un conflicto de este tipo, no se puede descartar un "accidente", situación en la que volver hacia atrás se convierte en algo muy costoso desde el punto de vista político. De hecho, en ambos países durante varios años se han suscitado sentimientos nacionalistas, entre otras cosas, para desviar la ira social ante las dificultades económicas. La pandemia de Covid-19 sólo ha empeorado la situación económica de los trabajadores y las clases trabajadoras en ambos lados de la frontera. En este sentido, ambos gobiernos pueden encontrarse en una situación en la que necesitan presentar algo como una "victoria". Y este es quizás el mayor riesgo de entrar en una dinámica de guerra total entre los dos países.

Sin embargo, avivar estos sentimientos reaccionarios entre la población también puede resultar un arma de doble filo para los gobiernos involucrados en la guerra. Como se informó en un artículo de julio pasado durante las últimas escaramuzas sangrientas entre los dos países: "En Azerbaiyán, sin embargo, el sentimiento pro-guerra degeneró en la noche del 14 de julio, cuando miles de personas se manifestaron en la plaza Azadilq de Bakú para una manifestación que se convirtió en una revuelta. Lo que comenzó como una manifestación nacionalista pro-guerra en gran parte espontánea se convirtió en una especie de manifestación contra el gobierno y la policía. Un pequeño grupo irrumpió en el edificio del Parlamento mientras la policía usaba gas lacrimógeno, balas de goma y cañones de agua para romper el tumulto. Los manifestantes estaban furiosos por el gran número de bajas, incluyendo a un general muy respetado y condecorado. Estas manifestaciones son la expresión más importante y visible del descontento popular en Azerbaiyán en los últimos tiempos, y subrayan que la guerra puede tener consecuencias imprevisibles. Estas manifestaciones se producen después de un aumento de los agravios sociales y de la ira por la brutalidad policial, ya que el contrato social del país se ha desmoronado en un contexto de estancamiento económico y de pandemia de coronavirus".

Los cálculos geopolíticos de los gobiernos capitalistas sólo pueden conducir al desastre para los trabajadores y las poblaciones locales. Es en este sentido que nos parece fundamental que los trabajadores y las clases populares rechacen las políticas nacionalistas y “hegemonistas” de sus gobiernos tanto en Rusia como en Turquía, así como en Armenia y Azerbaiyán. Oponerse a los capitalistas "nacionales" es la forma más eficaz de poner fin a las guerras que presagian sufrimientos y miserias agravados para los explotados.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí