Política

LUCHA CONTRA EL GOLPE

Bolivia: pese a la dura represión, decenas de miles marcharon a La Paz contra los golpistas

Como había ocurrido el martes, una movilización masiva bajó desde El Alto hasta la capital del país. Hubo una dura represión, con múltiples heridos. Evo Morales volvió a plantear una política de “diálogo” con la derecha racista que empujó el golpe.

Jueves 14 de noviembre

Como ya había ocurrido el martes, en la tarde de este miércoles decenas de miles de personas marcharon hacia plaza Murillo, en el centro de la ciudad de La Paz. Lo hicieron para rechazar el golpe de Estado orquestado por la derecha, la Policía y las FF. AA. Un golpe que cuenta con el aval de EE.UU. pero que parece encontrar un resistencia creciente entre sectores de la población pobre boliviana.

Por la mañana, antes de la movilización, se había realizado un masivo cabildo popular frente a la Universidad Pública de El Alto. La multitudinaria convocatoria de vecinos y de trabajadores sirvió para rechazar la autoproclamación de la senadora Jeanine Áñez como presidenta de Bolivia y decidir la movilización hacia La Paz. El objetivo era llegar hasta la sede de la Asamblea Legislativa, donde formalmente debía continuar el escandaloso proceso de "transición" que protagonizan los golpistas.

A lo largo de la movilización, entre las consignas más coreadas estuvieron aquellas que pedían por la renuncia de Áñez, el rechazo a la Policía por la represión y la gigantesca rabia que generó la quema de la Wiphala por parte de sectores derechistas. La multitud también reclamó contra el papel que cumplen los medios masivos de comunicación, completamente funcionales a la política de los golpistas. Esto se expresa en un furioso cerco mediático, que ocultan el carácter de estas protestas contra el golpe.

Te puede interesar: Difundimos y denunciamos la fuerte represión a la resistencia al Golpe de Estado

Ya en La Paz, la manifestación se encontró con una durísima represión, llevada a cabo por parte de la Policía y las FF. AA. La misma duró varias horas, dejando cientos de heridos. Sin embargo, no logró amedrentar a quienes se movilizaron.

Golpismo en acción

También este miércoles, las fuerzas policiales impidieron el ingreso a los diputados y las diputadas del MAS al recinto legislativo. En una clara continuidad de la maniobra golpista, el objetivo estuvo destinado a impedir que pudieran sesionar y eventualmente rechazar la autoproclamación de Áñez. Hay que recordar que se trata de la bancada mayoritaria en ambas cámaras.

Esto ocurrió a pesar de que algunos legisladores del movimiento formalmente dirigido por Evo Morales proponían avanzar en una negociación. Tal fue el caso del diputado Omar Aguilar, quien en diálogo con medios argentinos planteó “estamos en la obligación de lograr la pacificación de país. Convocamos a encuentros para garantizar la paz social y activar el aparato productivo".

Casi al mismo tiempo que se impedía el ingreso de los legisladores del MAS, Jeanine Áñez intentaba avanzar un paso más en su rol de “presidenta provisoria”. Lo hacía encabezando un acto en el Palacio de Gobierno destinado a designar la nueva cúpula de las Fuerzas Armadas. En lo que pareció una puesta en escena destinada a ratificar el papel de los militares en el golpe, Carlos Orellana Centellas reemplazó en el cargo de comandante a Williams Kaliman, el hombre que había sugerido a Evo Morales abandonar la presidencia.

Evo Morales: nuevo llamado al “diálogo” con los golpistas

Este miércoles, desde México, Evo Morales volvió a plantear una política de llamado al diálogo con los golpistas. En declaraciones a los medios y, posteriormente, a través de las redes sociales, el presidente derrocado insistió en buscar un camino de acuerdos.

Así, en su cuenta de Twitter escribió “Herman@s, reitero mi pedido de un diálogo nacional, donde estemos representados todos, movimientos sociales, comités cívicos y partidos políticos. Si puedo aportar con mi presencia a la solución pacífica que pare la violencia y cuide la vida, lo haré por mi querida Bolivia”.

Esta propuesta continúa la línea política que Morales había planteado ya en las primeras horas del golpe. En lugar de convocar a desarrollar la más amplia movilización contra la avanzada de la derecha, había propuesto un camino de diálogo y negociación que se mostró completamente impotente.

Te puede interesar: La resistencia en El Alto y el exilio de Evo Morales

Este miércoles también tuiteó saludó al “valeroso pueblo alteño” por el multitudinario cabildo de este miércoles. Sin embargo, esa declaración no va acompañada de un llamado a redoblar la organización y la lucha contra los golpistas.

Una resistencia que parece profundizarse

Este miércoles por la noche, entrevistado en Pateando el Tablero Neuquén, el dirigente trotskista boliviano Javo Ferreira dejó algunas definiciones importantes sobre el proceso en curso. Entre otras cosas señaló que “la crisis no ha terminado” y que la movilización avanza “en la medida en que los campesinos y los trabajadores constatan que estamos en presencia de un golpe”.

Es fundamental apoyar la resistencia activa que se empieza a desplegar en las calles de El Alto y La Paz contra los golpistas. Es con la movilización que se los puede enfrentar y derrotar. No con llamados impotentes al diálogo y “a la pacificación”.






Temas relacionados

Jeanine Áñez   /   Golpe de Estado en Bolivia   /   El Alto   /   Bolivia   /   La Paz   /   Evo Morales   /   Internacional   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO