Política Estado Español

IMPUNIDAD

Condecorados los ocho guardia civiles que quedaron absueltos por dar una paliza a un inmigrante

El Ministro del Interior condecora a los agentes que hace dos años fueron grabados propinando una paliza a un inmigrante en la valla de Melilla. Todos ellos fueron absueltos la semana pasada.

Arsen Sabaté

Barcelona | @ArsenSabate

Viernes 13 de mayo de 2016

Video: Prodein

“Han sido condecorados por su servicio en el perímetro fronterizo de Melilla, una distinción que se suma al natural alivio tras conocerse el archivo definitivo de la causa penal abierta contra ellos, archivo que confirma que su actuación, ante un drama como la inmigración siempre fue, y siempre es, totalmente correcta y conforme a legalidad". Así agradecía Jorge Fernández Díaz, titular de Interior en funciones, la labor de estos ocho guardias civiles.

El 15 de octubre de 2014 estos seis agentes, un teniente y un comandante, golpearon y detuvieron, en el marco de un fuerte dispositivo policial, a varios jóvenes inmigrantes que pretendián saltar la valla de Melilla. Danny, un joven camerunés de 23 años, fue el que sin duda se llevó la peor parte. Fue lanzado desde una altura de más de tres metros por los propios agentes y apaleado en el suelo, llegando a dudarse si el joven había perdido la vida tras la brutal paliza, tal y como denunció la ONG Prodein.

Mas de dos años después, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Málaga, resolvió la semana pasada absolver a los ocho agentes. El juez de instrucción los imputó en su momento por un posible delito de “trato degradante” con la posibilidad de imputarlos también por un delito de lesiones, en caso de poder comprobarse.
Sin embargo, la Audiencia de Málaga, consideró que la acción de los agentes fue "proporcionada a la dimensión del problema suscitado por el intento de entrada ilegal".

Anteriormente ya había sido exonerado de responsabilidades un coronel imputado en la misma causa por ordenar las devoluciones en caliente de los inmigrantes testigos de la agresión. Esto, fue posible al considerar, los tres magistrados de la causa, que la Disposición Adicional 10ª de la Ley de Extranjería ya estaba en vigor en el momento de la resolución. Sin embargo, en octubre de 2014, cuando se produjo la agresión policial, esta ley no tenía vigencia.

Este antecedente, ha resultado fundamental para que la Audiencia Provincial archivara el caso, al entender los magistrados que era imposible continuar la investigación sin tomar declaración a los migrantes devueltos a Marruecos que no han podido ser localizados. Además, la Audiencia también desestimó los recursos de apelación de cuatros ONG’s - ProDeIn, Andalucía Acoge, SOS Racismo y APDHA -, señalando que el vídeo que presentaban como prueba de los hechos fue preparado “al efecto” para mostrar una visión parcial.

Tras este proceso nada “ejemplar”, Fernández Díaz concedió, en la celebración del 172 aniversario del cuerpo de la Guardia Civil el pasado miércoles, la Cruz al Mérito con distintivo blanco de la Guardia Civil a los 8 agentes absueltos. Para más escarnio, se lamentó de que los uniformados “han sufrido un penoso accidente”.

Sin duda, el “carpetazo” de este caso y la absolución de los ocho guardias civiles, deja en evidencia una vez más el carácter reaccionario de la casta judicial.

La brutal paliza a la que fue sometido Danny no es un caso aislado en el tiempo. Son decenas de miles las personas que cruzan al año las fronteras de Ceuta y Melilla con la intención de llegar a Europa. Sin embargo, tras las vallas existe un operativo permanente de la Guardia Civil armados con todo tipo de material represivo para evitar la entrada, aún a costa de provocar a muerte de algunos de ellos como ocurrió en la playa del Talajal hace dos años.

Una realidad, que sin duda no es muy diferente a la situación que sufren los refugiados actualmente en las fronteras orientales de Europa. Cierres de fronteras, hacinamientos en campos de refugiados sin condiciones higiéncias y a la espera de ser devueltos a su país de origen del cual huyen. Todo ello, producto de las, cada vez más reaccionarias y racistas, políticas migratorias de la UE y sus leyes de extranjería.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Melilla   /   Inmigración   /   Impunidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO