Internacional

El #MeToo llegó a McDonald’s: en EE. UU. van a la huelga para exigir medidas contra el acoso sexual

La huelga se lleva a cabo en más de diez ciudades y exige una mejora en los protocolos contra el acoso sexual. Las trabajadoras denuncian casos de agresiones por parte de supervisores y otros empleados.

Martes 18 de septiembre de 2018 | 11:49

Hace unos meses, exactamente el 8 de marzo, la cadena de comida rápida McDonald’s busco sorprender cuando volteó su logotipo dorado, para celebrar el Día Internacional de la Mujeres.

El día que millones de mujeres en el mundo se movilizan por sus derechos, desde la compañía estadounidense solo atinaban a realizar ese cínico gesto, que no tardó en quedar al descubierto. En las redes sociales muchos usuarios le recordaron a la multinacional que, si realmente quieren homenajear a las mujeres, comiencen a pagar salarios dignos a sus empleados.

Más información: McDonald’s y su hipócrita mensaje en el Día Internacional de las Mujeres

Seguramente, los ejecutivos de McDonalds que idearon el gesto publicitario del 8 de marzo, ahora deben estar preguntándose por qué las trabajadoras, de esa empresa, en diez ciudades de Estados Unidos (Chicago, Durham, Kansas City, St Louis, Missouri, Los Angeles, San Francisco, Miami, Milwaukee, Nueva Orleans y Orlando) van a la huelga este martes a la hora de comer para exigir a la compañía medidas más efectivas para frenar, lo que ellas llaman, una "epidemia" de acoso sexual contra la que no se han tomado medidas.

Las organizaciones que impulsan la medida dicen que será la primera huelga multiestatal en el país que se encuentra dirigida específicamente a reclamar contra el acoso sexual en los lugares de trabajo. La medida fue aprobada el pasado 12 de septiembre por los Comités de Empresa (comisiones) de Mujeres de decenas de locales, según informó la agencia Associated Press (AP).

Las impulsoras de la huelga dicen que se inspiraron en el movimiento #MeToo y busca una mejora en los protocolos cuando se produzca una denuncia por acoso, tanto en la agilidad del procedimiento como en la formación de encargados y gerentes.

Te puede interesar: Hollywood y Cannes: lejos del 99 % de las mujeres

Entre las organizadoras de la huelga se encuentra Tanya Harrell, de 22 años, de Nueva Orleans. Ella presentó una queja en mayo ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC en sus siglas en inglés) alegando que sus dos gerentes del local de McDonalds, donde trabaja, la hostigaban. Pero ni la EEOC ni la empresa tomaron ninguna acción. Harrell, que gana 8.15 dólares por hora, le dijo a la agencia AP que ella y muchos de sus colegas eran escépticos sobre el compromiso de la compañía para combatir el acoso "Quieren que la gente piense que les importa, pero a ellos no les importa".

Otra de las organizadoras es Kim Lawson, de 25 años, quien también presentó una queja de la EEOC alegando que los gerentes respondieron ineficazmente cuando denunció el acoso sexual de un compañero de trabajo. Lawson aseguro que se siente alentada por el fuerte apoyo de otros trabajadores para la huelga. "Todo el mundo ha sido valiente al respecto" le dijo a la agencia AP y aseguró que "Es hora de defender lo que creemos".

La huelga cuenta con el apoyo de la plataforma Fight for $15, que lucha por la mejora salarial en los restaurantes de comida rápida; y por Time’s Up Legal Defense Fund, que proporciona apoyo jurídico a las mujeres sin recursos que denuncien acoso sexual.






Temas relacionados

#MeToo   /   Estados Unidos   /   Mujeres en lucha   /   McDonald’s   /   Huelga   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO