Internacional

CUBA

El Sistema Nacional de Salud Cubano: una conquista de la revolución

Para conquistar el Sistema Nacional de Salud fue necesaria una revolución que expropie a la burguesía y a los terratenientes, garantizando la educación y salud para todo el pueblo.

Gustavo Rodríguez

Estudiante de Kinesiología - UBA

Lunes 5 de diciembre de 2016 | 11:06

Nos encontramos atravesados por impactantes procesos mundiales: si hace apenas un mes el corazón imperialista culminó las elecciones presidenciales con Donald Trump electo, hace casi dos semanas el pueblo cubano se vio conmovido por la muerte del comandante Fidel Castro. La llegada de una figura como Trump al poder estadounidense, significa un claro giro a derecha, aumentando la persecución racista y xenófoba que padecen miles –en su mayoría jóvenes pobres- y empeorando sus condiciones y costos de vida. Los gusanos pro capitalistas no tardaron en salir a festejar, como si la muerte de Fidel significara la anulación de las conquistas revolucionarias.

A pesar de las diferencias con el castrismo, consideramos fundamental defender las conquistas aún vigentes de la revolución, entre ellas, el Sistema Nacional de Salud Cubano (SNS). El mismo entiende a la salud como un derecho social inalienable y es dirigido, ejecutado y controlado por el Ministerio de Salud encargándose del desarrollo de las ciencias médicas e industria médicofarmacéutica.

Cómo funciona el Sistema de Salud Cubano

El SNS opera en tres niveles de atención: la atención primaria de la salud (APS) da solución aproximadamente a 80% de los problemas de salud de la población y ofrece las acciones de promoción y protección de la salud; el nivel secundario cubre cerca de 15% de los problemas de salud. Su función fundamental es tratar al individuo ya enfermo para prevenir las complicaciones y realizar una rehabilitación inmediata; en el nivel terciario se atienden alrededor de 5% de los problemas de salud, relacionados con secuelas o complicaciones de determinadas enfermedades.

Te puede interesar: La educación en Cuba, una conquista de la revolución

En cuanto a la infraestructura, mientras que el segundo y tercer nivel brinda su atención en hospitales e institutos especializados con 5.9 camas de asistencia médica por 1000 habitantes (cifra muy superior a la recomendada por la OMS), el primer nivel se desarrolla en los consultorios de médicos y enfermeros de familias compuesto por 30.000 profesionales, sirviendo a 600-700 personas por equipo.

Desarrollan un enfoque de atención integral de salud y un trabajo interdisciplinario, conformado por un médico, una enfermera, especialistas en medicina interna, pediatría, ginecología y obstetricia, un psicólogo, un estomatólogo, una supervisora de enfermería, una trabajadora social, un estadístico y un técnico en higiene y epidemiología.

El SNS como referencia internacional

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sistema de salud cubano debe ser tomado como un modelo de excelencia y eficiencia. Como ejemplo de esto, durante el 2015 el país logró erradicar completamente la trasmisión del HIV de madre a hijo, y la sífilis. La concreción del SNS no fue solo un beneficio para el pueblo cubano. En 1963 partía hacia Argelia la primer Brigada Médica Cubana. Actualmente más de 25.000 médicos prestan servicio en el resto del mundo.

Ejemplos como estos llevan a pensar qué hubiese pasado si en vez de la “revolución en un solo país”, tal como postuló primero el estalinismo y luego el mismo Fidel para Cuba, hubiese existido un programa internacionalista, para extender la misma a otras partes de América Latina. En ese sentido, hablar del Sistema Nacional de Salud Cubano es hablar de la revolución, basta con comparar a la isla con países con la misma capacidad productiva y de recursos, que bajo el capitalismo no logran satisfacer ni las más básicas necesidades de salud como ocurre actualmente en Hatí.

En defensa de las conquistas revolucionarias

Para defender las conquistas de la revolución es fundamental una organización que enfrente y denuncie en todo el mundo el criminal bloqueo económico por parte de los EEUU. La historia nos deja las lecciones y resultados de un proceso revolucionario cubano que lejos de profundizar las conquistas de la revolución a partir del desarrollo de instancias democráticas de los trabajadores en la que los mismos participaran en la toma de decisiones sobre el destino de la isla y la extensión de la revolución hacia el resto del mundo, se ve obstaculizado por un régimen político que consolidó una burocracia estatal. Este sector privilegiado de la sociedad hoy encabeza el proceso de restauración capitalista, poniendo en riesgo las conquistas de la revolución, con decisiones tomadas por unos pocos, en detrimento de la organización de los trabajadores y el pueblo cubano para tomar las riendas de su destino.

Es nuestra generación la que está llamada a defender el acceso universal a la salud, la alfabetización, la educación y la vivienda. La Juventud del PTS realizará una charla debate este lunes 05/12 por una salida por izquierda y en defensa de las conquistas de la revolución.






Temas relacionados

Sistema de salud   /   Revolución cubana   /   Cuba   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO