Internacional

SIRIA

El bombardeo a un convoy de ayuda humanitaria complica la situación en Siria

En medio de acusaciones cruzadas entre Rusia y Estados Unidos por la violación del alto el fuego, el ataque a un convoy de ayuda humanitaria acaba virtualmente con la tregua.

Juan Andrés Gallardo

@juanagallardo1

Martes 20 de septiembre de 2016 | 11:54

Un convoy de ayuda humanitaria fue atacado en la provincia de Alepo el lunes, según fuentes de las Naciones Unidas. El ataque en el que murieron más de 20 civiles se produjo tras una serie de acusaciones cruzadas entre Rusia y Estados Unidos por haber violado el cese al fuego acordado la semana pasada.

Tras los ataques del sábado por parte de bombarderos de la coalición liderada por Estados Unidos en los que habrían muerto por un supuesto error más de 60 soldados del Ejército Sirio, el régimen de Assad, con el apoyo de Rusia, inició ataques en distintas ciudades desde la madrugada del domingo. La situación llegó a tensarse al punto en que el lunes tanto el Ejercito Sirio como algunas de las milicias opositoras al régimen de Assad habían dado por finalizada la tregua y el cese al fuego.

Te puede interesar: Rusia y Estados Unidos se trenzan por la “tregua” en Siria

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, remarcó que tras el bombardeo de Estados Unidos del sábado, los ataques que le siguieron los protagonizaron aviones sirios o rusos y agregó que se han producido 35 incursiones aéreas en Alepo y sus alrededores.

Durante el ataque al convoy de ayuda humanitaria murieron más de veinte personas, entre ellos catorce voluntarios de la Medialuna Roja Árabe Siria (SARC), dijo durante la cumbre de la ONU Elhadj As Sy, secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja y Sociedades de la Medialuna Roja.

Al menos 18 de 31 camiones en un convoy de Naciones Unidas y la Medialuna Roja Árabe Siria fueron alcanzados junto con un almacén de la SARC, afirmó el portavoz de la ONU Stephane Dujarric. El convoy llevaba ayuda a 78.000 personas en el pueblo de Urm al-Kubra, afirmó.

Durante la semana que duró la tregua, que de todas maneras estuvo llena de acusaciones sobre ataques en varias ciudades, las organizaciones de Derechos Humanos, Civiles y de Médicos denunciaron la falta de llegada de recursos y de ayuda a varias de las ciudades más desbastadas de la provincia de Alepo. El convoy atacado el lunes era el primero en importancia. Tras los ataques tanto la ONU como el Comité internacional de la Cruz Roja anunciaron el cese de movimientos hasta encontrar rutas seguras.

Rusia había acusado a Estados Unidos de bombardear objetivos del Ejército Sirio el sábado para evitar compartir información de inteligencia, un proceso que debería haber comenzado este lunes de mantenerse la tregua, por el cual Estados Unidos y Rusia iniciarían una supuesta acción conjunta contra el Estado Islámico. El régimen Sirio por su parte acusó a Estados Unidos de colaborar con el Estado Islámico, mientras que el Secretario de Estado John Kerry rechazaba las acusaciones y señalaba que el Ejército de Assad había continuado con los ataques durante la semana y había impedido el ingreso de ayuda humanitaria, uno de los puntos del acuerdo del cese al fuego.

El nivel de acusaciones de los últimos días mostró el grado de fragilidad de la tregua acordada entre Kerry y el canciller ruso, Levrov, hace poco más de una semana. No es un secreto la insatisfacción de sectores del Pentágono y Defensa de Estados Unidos sobre el acuerdo que incluía compartir con Rusia información de inteligencia que consideran sensible. Algunos analistas señalan que Estados Unidos esperaba que el acuerdo cayera por alguna provocación de Rusia. Sin embargo fue el bombardeo a "objetivos erroneos" por parte de la coalición comandada por Estados Unidos, la que abrió la crisis que torpedeó la tregua. Tampoco existe acuerdo sobre el futuro de una hipotética transición en Siria y el papel que Al Assad y los grupos opositores deberían jugar en ella, un aspecto que de todas maneras no había siquiera sido abordado por las negociaciones entre Kerry y Levrov.

Según las agencias de noticias, Washington señaló que "trabaja para extender la tregua" pero pidió que antes Moscú clarifique el comunicado del Ejército sirio donde señalan que la daban por terminada. Kerry aprovechó para cargar contra Assad y Putin, y dijo a periodistas en Nueva York que "los siete días de calma y envío de ayuda humanitaria planteados en la tregua no se habían cumplido".

Las acusaciones cruzadas y los ataques al convoy de ayuda humanitaria se dan al mismo tiempo en que una reunión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre el tema de los refugiados naufragó el lunes sin ningún tipo de acuerdo sobre este drama que tiene al pueblo sirio como uno de las principales victimas.

Te puede interesar: La crisis mundial de refugiados y la hipocresía de las potencias en la ONU

El eminente fin del segundo intento de tregua negociada entre Estados Unidos y Rusia muestra como el destino del pueblo sirio se encuentra en manos de los intereses reaccionarios de distintas potencias imperialistas y regionales que intervienen en la guerra civil en Siria que ya se ha cobrado más de 450.000 muertos y millones de desplazados.

Te puede interesar: Siria: las claves de una tregua frágil






Temas relacionados

Estados Unidos   /   John Kerry   /   Guerra en Siria   /   ONU   /   Rusia   /   Siria   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO