Política Estado Español

CATALUNYA

El "diálogo" de la Fiscalía de Sánchez

Los partidos independentistas y soberanistas contemplan la posibilidad de "diálogo" con el gobierno central, pero su Fiscalía parece que no.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Miércoles 3 de marzo

Foto: Eduardo Parra / EUROPA PRESS

En estos días de negociaciones para llegar a la investidura de un nuevo Gobierno, las fuerzas políticas ya lo tienen difícil con la acción de la juventud en las calles. Sin embargo, ahora la Fiscalía, que como todos ya sabemos depende del Presidente (Sánchez dixit) quiere incidir en las negociaciones recordando a los dirigentes independentistas que seguramente serán inhabilitados.

En primer lugar, la Fiscalía de Sánchez se querella contra Roger Torrent y tres miembros de la Mesa del Parlamento por una presunta desobediencia contra el Constitucional. Según los fiscales, ellos permitieron hacer "la tramitación de una serie de mociones vinculadas al proceso independentista".

El problema es que el 12 de noviembre de 2019, el Parlamento aprobó dos mociones sin efectos jurídicos en las que reivindicaban el derecho de autodeterminación del pueblo catalán y una segunda con la que reprobaban al Rey. Y esto es algo que el Régimen no lo puede permitir. El Gobierno central, el trifachito y el Congreso de los Diputados son firmes defensores del Monarca y la unidad de España.

La Fiscalía se ampara en la jurisprudencia previa y en las "amenazas" de los partidos no independentistas. Pero las votaciones se hicieron a toda prisa para evitar la advertencia formal del Constitucional. Esto de que Juntos por Cataluña y ERC no quieren desobedecer, pero quieren "posar" de independentistas. No hay caso, pero ya sabemos como es la (in) justicia del Estado.

Y como si esto fuera poco, la Fiscalía también puso de manifiesto su "talante" negociador en relación con los presos políticos catalanes. Este lunes ha presentado un recurso de apelación al Tribunal Supremo para poder anular el tercer grado, en este caso de Dolors Bassa y Carme Forcadell.

La Fiscalía de Sánchez demuestra una y otra vez el valor que tiene el diálogo con el Gobierno central y la famosa "mesa de diálogo" que sólo se reunió una vez en más de un año, ¿tendrán miedo de contagiarse de Covid?

El gran problema que deberán abordar los partidos soberanistas e independentistas en sus negociaciones es cómo harán para acordar el diálogo con Madrid. Esquerra tomó la iniciativa con la tabla sin diálogo. Pero Laura Borràs no se quedó atrás, si bien rechaza la tabla, quiere pactar con Madrid un nuevo referéndum. La CUP con la boca pequeña también aceptó las negociaciones que abra su "nuevo ciclo".

Sin embargo, esta "voluntad de diálogo" topa contra el muro del Régimen del 78. El PSOE apoyó el 155 conjuntamente con el Congreso y el Senado, el Monarca va a liderar el "a por ellos" y la (in) justicia, con las fuerzas de represión, dieron palos al pueblo catalán.

El ejercicio del derecho de autodeterminación no vendrá de hacer un gobierno con Esquerra y JxCat, vendrá de buscar el apoyo del pueblo que salió a la calle a defender el 1O y de los trabajadores que hicieron huelga el 3O y el 8N. La izquierda independentista se encuentra en un una encrucijada.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO