Política Estado Español

CRISIS MIGRATORIA

El gobierno "progresista" colabora con Grecia en la represión de los refugiados

El gobierno del PSOE y Unidas Podemos enviará efectivos policiales para ayudar en la represión de los refugiados en la frontera griega.

Pablo Castilla

ContraCorrent Barcelona

Jueves 5 de marzo | 15:27

Este miércoles en el Consejo de Ministros de Interior europeos el gobierno español daba luz verde al envío de policías y guardias civiles, como parte del dispositivo que se va a encargar de reprimir a los refugiados en la frontera greco-turca.

Tras la muerte de 33 soldados turcos en el bombardeo sobre la región de Idleb por parte del régimen de Bashar Al Asad, el gobierno de Erdogan rompió el pacto que mantenía con la Unión Europea por el cual se comprometía a frenar la entrada de refugiados a Europa.

Ante esta situación y con tal de evitar una nueva oleada de refugiados para su país, el gobierno turco respondió con nuevo despliegue militar en la región y la apertura de su frontera con Grecia mientras mantiene cerrada la puerta de entrada con Siria.

Sin embargo, la esperanza de miles y miles de personas que escapan de la guerra se choca ahora con la policía griega, quien no duda en reprimirlos a base de bombas sónicas y gas lacrimógeno.

El mito de la Unión Europea garante de paz, solidaridad y defensora de los Derechos Humanos resulta imposible de defender ante la existencia de actuaciones como esta. No es más que palabrería que trata de ocultar los intereses de los principales países imperialistas que la dirigen.

Y es que, si hablamos de hipocresía, merece la pena recordar la actuación de Tsipras, referencia en su momento para la izquierda “progresista” europea, durante el ya mencionado pacto. El líder de Syriza se convirtió no solo en el aplicador de los ajustes de austeridad impuestos desde de Bruselas, sino que también fue un gran aval al acuerdo mediante el cual la UE se comprometía a pagar 6.000 millones de euros a Turquía a cambio de que dicho país se “quedará” con los refugiados que Europa no quería y frenará su entrada en el territorio.

Ahora, acogiéndose a la sentencia del Tribunal Europea de Derechos Humanos que avala las devoluciones en caliente, el país heleno refuerza todavía más su paso con Turquía. Todo ello, por supuesto, la UE no plantea ninguna sanción al cierre de frontera ni a la suspensión la tramitación de todas las demandas de asilo. De hecho, cuenta con el apoyo con el apoyo del resto de países, incluido el Estado Español.

El ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska tampoco se ha quedado atrás y asegurado que la Unión Europea tomará las medidas necesarias para evitar el paso de migrantes a través de su frontera exterior. Además, “la materialización de los valores de la Unión Europea” en las conclusiones que pudieran salir de la reunión de este miércoles.

El apoyo del gobierno es tal que, en este mismo encuentro celebrado ayer entre los ministros europeos del Interior, Marlaska ha querido mostrar el compromiso del Estado Español a la hora de enviar efectivos y equipamiento extra, aunque todavía se desconoce cuál sería el número exacto.

A pesar de la verborrea progresista, este Gobierno siempre que aborda la cuestión migratoria muestra el carácter imperialista del Estado español y la defensa férrea que hace del mismo. La politica de la Europa fortaleza, está llevando a un drama humanitario de dimensiones gigantescas. Y es precisamente ante la previsión del gobierno griego de que la crisis de los refugiados vaya en aumento, cuando se pide la “solidaridad” policial del resto de países de UE, porque se preparan para una represión aun más feroz que la de estos días.

Aunque es en la frontera greco-turca en donde se expresa de manera extrema el desprecio por millones de seres humanos por parte del imperialismo europeo, esto forma parte de la política migratoria del conjunto de países de la UE. El Estado español tiene su propio protagonismo en Ceuta y Melilla, lugar en donde cualquier garantía democrática para los migrantes africanos es violada sistemáticamente. De esta manera hace pocos días se anunciaba el aumento de altura de la valla de dichas ciudades.

Tanto Tsipras en su momento, como ahora el nuevo gobierno de PSOE-UP han mostrado que por fuera del discurso, la práctica de los Estados europeos es la misma independientemente de su signo político. Esta situación y la actuación de los gobiernos abona el terreno para que la extrema derecha pueda irrumpir con su discurso racista y xenofobo contra los inmigrantes. Esta semana lo pudimos observar como con la complacencia de la policía griega, bandas fascistas atacaron cobardemente los campos de refugiados.

Es precisamente ante un problema de las dimensiones que tiene la cuestión migratoria y de los refugiados en particular cuando cobra todo el sentido la lucha contra la Europa del capital. La destrucción que provoca el saqueo imperialista en países como Siria es la causa principal de esta situación. Por eso es fundamental que frente a las políticas criminales de la UE y sus gobiernos opongamos otra basada en la solidaridad con todos los pueblos del mundo que denuncie el papel de las potencias europeas en el resto del mundo.






Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Unidas Podemos   /   Unió Europea   /   Política Estado Español   /   Refugiados   /   Podemos   /   Inmigración   /   Inmigrantes   /   PSOE   /   Europa   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO