×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

El sabotaje de los gasoductos Nord Stream: una nueva escalada entre Rusia y la OTAN

Que se trata de un acto deliberado, no hay duda. Que hay actores estatales detrás del sabotaje es prácticamente seguro. El evento confirma la dinámica de escalada en el conflicto entre Rusia y las potencias occidentales.

Philippe Alcoy

Jueves 29 de septiembre
Facebook Twitter

El pasado lunes, las autoridades danesas y suecas informaron de tres fugas de gas de los gasoductos Nord Stream 1 y 2 que conectan Rusia y Alemania. Los sismólogos informaron que poco antes de este reporte detectaron dos explosiones cerca de la isla de Bornholm, en la zona por donde pasan los gasoductos. Rápidamente, lo primero que surgió fue la idea del sabotaje o acto deliberado, en un contexto en el que las potencias europeas intentan reponer los suministros de gas ruso lo antes posible y temen la explosión de los costos de la energía.

El gasoducto Nord Stream 1 se terminó en 2011 y permitió la exportación de 170 millones de m³ por día, desde Rusia a Alemania y luego a Europa. Nord Stream 2, que es un gasoducto gemelo de Nord Stream 1, ya que siguen la misma ruta, se finalizó recientemente y se construyó con la intención de duplicar estas cantidades de gas exportado. Sin embargo, no exportó ni una gota de gas a Alemania porque ese país nunca finalizó las autorizaciones necesarias. Además, el estallido de la guerra en Ucrania el 24 de febrero llevó a Berlín a “abandonar” este proyecto. Desde entonces, las relaciones entre Rusia y la Unión Europea (UE), especialmente Alemania, solo se han deteriorado, lo que obviamente ha afectado el suministro de gas a Europa.

Así, mientras antes de la guerra en Ucrania Rusia representaba el 40% de las importaciones de gas a la UE, hoy esta cifra sería sólo del 9%. La propia Rusia redujo paulatinamente en los últimos meses el flujo de gas exportado a la UE a través del Nord Stream 1 y a finales de agosto anunció el cese total de las exportaciones bajo el pretexto del mantenimiento.

Es decir que en el momento de la explosión ninguno de los dos gasoductos exportaban gas a la UE. Sin embargo, estaban llenos y listos para exportar en cualquier momento. Hablamos de 300 m³ que llenaron los oleoductos y que hoy se vierten al mar Báltico.

En la actualidad ya casi nadie habla de accidentes. Existe un consenso de que esto es de hecho un sabotaje. La pregunta que surge es: ¿con qué fines? Tal como está, es casi imposible saber quién está detrás del ataque. Lo que parece casi seguro es que sin duda hay actores estatales involucrados. Un acto de sabotaje de este tipo, a casi 100 metros bajo el mar, en una zona altamente vigilada, implica herramientas, información, incluso complicidad, a las que sólo los Estados pueden tener acceso. Es por tanto un acto de guerra.

Una de las hipótesis planteadas, en particular por los gobiernos de Ucrania y Polonia, así como por los “halcones” de la política exterior norteamericana, es la del autosabotaje por parte de Rusia. Los funcionarios rusos han desestimado estas acusaciones, diciendo que son "estúpidas". Así, Dmitry Peskov , secretario de prensa de Putin, dijo: “Es un gran problema para nosotros porque, en primer lugar, las dos líneas del Nord Stream 2 están llenas de gas, todo el sistema está listo para bombear gas y el gas es muy caro (...) Ahora, el gas se va volando en el aire (…) ¿Nos interesa? No, no nos interesa, hemos perdido una ruta para el suministro de gas a Europa”.

Sin embargo, como afirma Samantha Gross de la Iniciativa de Seguridad Energética y Clima de la Institución Brookings: "Parece un poco loco que Rusia esté saboteando su propia infraestructura, pero si está buscando una excusa más plausible para sus cortes en el suministro de gas a Europa, esta es una forma de hacerlo. Siempre pensé que Rusia continuaría reduciendo sus entregas de gas a Europa este invierno. Considero que esta es la opción más probable. Y si Rusia quiere hacer eso, sabotear esa infraestructura sería una forma de hacerlo. No prueba que lo hayan hecho, solo significa que podrían tener un motivo para hacerlo".

Pero si este es el caso, significaría que las autoridades rusas han decidido debilitar sus lazos comerciales con la UE a largo plazo. Se tardará entre una semana o dos en saber el verdadero alcance de los daños y algunos plantean la posibilidad de que los trabajos puedan tardar varios meses o incluso varios años. Otros van más allá y prevén que los oleoductos nunca volverán a funcionar.

De nuevo, según Samantha Gross, “la pregunta a más largo plazo sería si el suministro futuro a través de estos oleoductos, honestamente, alguna vez serán reparados. Europa está tratando de alejarse del gas ruso y nunca volverá a considerar a Rusia como un proveedor confiable (…) Y si las tuberías están muy dañadas, es posible que nunca se reparen. Así que eso podría cambiar las condiciones en el futuro”.

En otras palabras, si efectivamente se trata de autosabotaje, las consecuencias desde un punto de vista puramente comercial son enormes. Pero obviamente también desde un punto de vista geopolítico. Sería un alejamiento duradero entre Rusia y la UE, incluso con menos posibilidades que hoy de restablecer relaciones parciales entre los dos. Esto podría satisfacer a la parte más dura y nacionalista del establishment ruso, que ahora parece decidido a girar con decisión hacia China y Asia.

Sin embargo, esta situación tiene un potencial negativo en las relaciones entre Rusia y China. Es en este sentido que Clara Ferreira Marques escribe en Bloomberg: “Todo esto también daña desproporcionadamente a Rusia, especialmente con respecto a su pivote hacia el Este. Moscú lleva años convenciendo al mundo de que es un proveedor fiable. Para Beijing, pocas cosas importan más que la confiabilidad del suministro de materias primas esenciales. Y, sin embargo -atrapado- el Kremlin puede haber abandonado la previsibilidad para ganar un punto. Dado que el incidente de Nord Stream hace que una reanudación significativa de los flujos de gas a Europa sea aún más improbable, esto aumenta la necesidad de una intervención china. (…) China es muy consciente del riesgo de una dependencia energética al estilo europeo. Ella no comprometerá su seguridad por Rusia, ni correrá ningún riesgo económico, de ahí el lento progreso del oleoducto Power of Siberia 2. Cualquier explicación creíble de las filtraciones de Nord Stream parece destinada a reforzar esta desconfianza."

Pero precisamente todos estos elementos nos obligan a ser cautelosos y no descartar ninguna hipótesis, incluida una posible implicación de Estados Unidos y algunos de sus aliados europeos. Para los socios del principal imperialismo en Europa del Este, la noticia fue un pretexto para acusar a Rusia desde los primeros momentos y presionar a Alemania para que entregara aún más armas a Ucrania. Este es el caso del gobierno polaco y de la propia Ucrania. El sabotaje del gasoducto coincidió con la inauguración de un gasoducto que une Noruega, que se ha convertido en el principal exportador de gas a la UE, con Polonia a través de Dinamarca.

Sin embargo, en este caso sería una operación altamente “audaz” y arriesgada, especialmente por parte de Estados Unidos. El ataque a los oleoductos representa un acto muy hostil no solo hacia Rusia sino hacia la UE, y en concreto hacia Alemania. Todo ello en un contexto en el que, gracias a la guerra de Ucrania, Estados Unidos ha conseguido en buena medida determinados objetivos estratégicos como el distanciamiento de Rusia y Alemania, el potencial deterioro de sus relaciones a largo plazo, el rearme europeo, entre otros. A pesar de todo esto, repetimos, no podemos excluir cualquier involucramiento de Estados Unidos y sus aliados en este asunto.

Los grandes perdedores parecen ser las potencias imperialistas europeas, empezando por Alemania. Aunque buena parte de los analistas parecen estar de acuerdo en afirmar que en principio, Europa no sufrirá escasez de gas este invierno -aunque para ello pueda tener que pagar un gran costo económico y social-, la cuestión planteada a largo plazo es que con el ataque a Nord Stream 1 y 2, toda esperanza de una reanudación incluso parcial de los flujos de gas rusos en caso de emergencia, se ha evaporado en las aguas del Mar Báltico.

Rusia todavía puede exportar gas a Europa a través de su red de gasoductos que cruzan Ucrania y en el sur del continente a través de Turquía y el Turkish Stream, aunque en cantidades menores que a través del Nord Stream. Pero su construcción tenía sobre todo objetivos geopolíticos: reducir la importancia de los gasoductos que cruzan Ucrania. Ahora que Putin está librando una guerra reaccionaria en Ucrania, es aún más improbable que el poder ruso quiera darle a Kiev esa importancia. Y esto preocupa a los líderes europeos. Como afirmaba el Financial Times: El martes por la noche, Gazprom, el productor de gas estatal de Rusia, señaló que podría cortar más suministros de gas a Europa, amenazando los suministros que aún transitan por Ucrania. La compañía rusa ha amenazado con sancionar a la compañía de gas estatal ucraniana Naftogaz si inicia un proceso de arbitraje contra ella en Suiza. Una decisión que, según los analistas, probablemente conduciría al corte de los flujos. "Se daría el peor escenario para el que los gobiernos europeos se han estado preparando durante todo el verano: un mercado de gas europeo sin gas ruso", dijo Natasha Fielding, de Argus .

Esta situación corre el riesgo de crear tensiones y crisis dentro del bloque europeo. Porque esto requiere que las potencias europeas pongan en marcha un plan energético capaz de satisfacer a todos y no perjudicar a nadie. Y como hemos visto en todas las crisis que han sacudido a la UE en los últimos años, esta situación corre el riesgo de suscitar sentimientos nacionalistas y reaccionarios. A ello hay que sumar los riesgos de descontento social que podrían amenazar a los gobiernos de turno.

Sea quien sea el responsable del sabotaje de Nord Stream 1 y 2, hemos entrado en una fase de guerra y disputas entre el "bloque occidental" y Rusia en la que se comienza a atacar infraestructuras esenciales, sin mencionar la desastrosa perspectiva de un conflicto nuclear.

Desde este punto de vista, la clase obrera, los sectores populares, la juventud de los distintos países europeos (incluida Rusia) que ya están pagando las consecuencias de la guerra, deben negarse a alinearse detrás de tal o cual campo burgués. Tanto la Rusia de Putin como el ’Bloque Occidental’ liderado por Estados Unidos, que está utilizando a Ucrania como terreno para librar una especie de ’guerra de poder’, persiguen objetivos totalmente reaccionarios.


Facebook Twitter
Protesta mundial de trabajadores de Amazon en este Black Friday

Protesta mundial de trabajadores de Amazon en este Black Friday

Mariposas luchadoras: las hermanas Mirabal

Mariposas luchadoras: las hermanas Mirabal

La Cámara Baja de Rusia avanza en una ley que prohíbe la "propaganda LGBTIQ+"

La Cámara Baja de Rusia avanza en una ley que prohíbe la "propaganda LGBTIQ+"

El Gobierno y la oposición de derecha comparten el mismo plan de ajuste en Chile

El Gobierno y la oposición de derecha comparten el mismo plan de ajuste en Chile

La caída del misil en Polonia ¿un punto de inflexión en la guerra?

La caída del misil en Polonia ¿un punto de inflexión en la guerra?

Polonia investiga el episodio del misil con el apoyo de Estados Unidos y los aliados de la OTAN

Polonia investiga el episodio del misil con el apoyo de Estados Unidos y los aliados de la OTAN

Convocan manifestación frente al Congreso: ¡Abajo los presupuestos militaristas! ¡No a las guerras!

Convocan manifestación frente al Congreso: ¡Abajo los presupuestos militaristas! ¡No a las guerras!

G20 en Indonesia: claves de una cumbre atravesada por tensiones internaciones y la guerra en Ucrania

G20 en Indonesia: claves de una cumbre atravesada por tensiones internaciones y la guerra en Ucrania