REPRESIÓN

"Estás muerto, te vamos a dar por el culo": el caso de violencia policial que ha sacudido Francia

«Estás muerto, te vamos a dar por el culo». Un chico de 23 años acusa a la policía de haberle violado en la comisaría del distrito 19 de París, golpeado en el coche de policía y en comisaría. Los documentos del examen médico corroboran las declaraciones del joven. El caso ha causado indignación en las redes en Francia.

Lunes 17 de mayo | 08:57

Nota original en Revolution Permanente

Tommi (el nombre fue cambiado por Le Média y StreetPress, que han revelado el caso) fue detenido en abril de 2021, al final del día, en el distrito 19 de París. Fue arrestado en relación con un caso de robo que impugnó. Ahí comenzó su calvario. Según su testimonio, nada más llegar al coche de policía, los agentes empezaron a amenazarle e insultarle: "Estás muerto, te voy a joder, ya verás hijo de puta" repetía en bucle uno de ellos.

Dice haber sido estrangulado por un policía, golpeado por otros en la parte trasera del vehículo y luego insultado, incluso llamándole «sucio árabe». Esta detención violenta y racista continuó en comisaría: cuando llegó a la sala de registro, los agentes encargados de la detención le pidieron que se desnudara completamente, una práctica criticada por su carácter humillante y degradante.

Pero, como atestigua Tommi, la pesadilla continúo: «El registro debería haber terminado ahí, pero uno de ellos me pidió que me diera la vuelta, me pusiera en cuclillas y tosiera». El joven se negó. Entonces, dice, los policías se abalanzaron sobre él, le golpearon y «el policía me tiró de los calzoncillos de forma muy violenta. Mi ropa interior cayó y él introdujo su dedo en mi recto. A pesar de mi falta de aliento, luché con todo mi cuerpo, y su dedo salió. A pesar de que me estaban estrangulando, a pesar de que me faltaba el aire, grité lo más fuerte que pude para que sus compañeros fueran alertados, lo suficientemente fuerte como para advertir a varias personas en un radio de cien metros. Al oír gritaba, me dio varios puñetazos en el estómago. Ya no podía respirar, no me movía y se me hinchaba el pecho». Luego habría sido fotografiado por uno de los dos policías, visiblemente satisfecho por la violación perpetrada al joven detenido.

Esposado a ras de suelo en ropa interior en la sala de recepción de detenidos, cuyas puertas exteriores estaban abiertas, Tommi, conmocionado y asmático, no podía respirar. Un policía «compadecido» acabó ayudándole a levantarse. Al ser examinado por los médicos de la Unidad de Medicina Judicial (UMJ) en relación con su violación, su detención terminó en el acto, un fenómeno muy raro que atestigua el profundo estado de shock del joven tras horas de violencia sistemática.

Este caso no es el primero que se produce en la comisaría del distrito XIX, varios detenidos ya habían denunciado actos de tortura que recuerdan a los descritos por Tommi. Y la frase de un policía, escuchada por Tommi mientras estaba desnudo en el suelo frío y con el cuerpo lleno de hematomas, es síntoma del carácter totalmente banal de este tipo de violencia en dicha comisaría: «Otro vagabundo de la Porte de la Chapelle» habría resoplado uno de los policías, nada preocupado por lo que constituye una violencia extremadamente brutal. Al mismo tiempo, Tommi dice que le apodaron Theo durante toda su detención, una alusión nauseabunda al joven violado por la policía en 2017.

A pesar de ello, es un hecho tristemente banal: fue en esta comisaría donde estuvo infiltrado durante dos años en la policía Valentin Gendrot. Atestiguó un racismo y una violencia endémicos en la policía, lejos de la imagen de abusos aislados.

Sin embargo, es muy optimista pensar que los policías acusados, pese a que los certificados médicos confirman los testimonios de Tommi y éste ha remitido el caso a la IGPN (Inspección General de la Policía Nacional), vayan a ser encausados. De hecho, lejos de preocuparse por las sanciones de protección, siguen trabajando e incluso han optado por presentar una denuncia contra el chico por «desacato y rebeldía». Se trata de una táctica habitual de la policía, que, cuando se ve abrumada por las pruebas de la violencia sistémica que ejerce contra las poblaciones racializadas y los barrios obreros, intenta invertir la carga de culpabilidad. Una muestra son los escándalos de la falsificación de pruebas, siendo el último ejemplo es el caso Vitry-Chatillon, en el que dos policías están siendo procesados por falsificación de documento público. Y esto se hace con total impunidad, incluso por parte de los policías, que, lejos de ser una institución independiente, contribuye a legitimar a la misma, como ocurrió en el caso de Steve.

Una denuncia por «desacato y rebeldía» que constituye un enésimo ataque contra el joven, y que ilustra cómo las víctimas y sus familias se ven desbordadas por las presiones y amenazas cuando exigen verdad y justicia, sobre todo a través de las campañas de desprestigio orquestadas por la derecha y la extrema derecha. Hace unas semanas, fue Assa Traoré quien fue imputado tras casi cinco años de lucha para esclarecer la muerte de su hermano Adama.

Traducción del informe médico

Conclusión:
Mr............ refiere haber sido víctima de una agresión física, verbal y de carácter sexual durante la tarde del 05/04/2021 mientras se encontraba detenido por dos hombres, a quienes se refiere como policías.

Mientras se encontraba en el vehículo de las autoridades, refiere haber sido «estrangulado» y haber recibido puñetazos a la altura del abdomen.

A continuación, en las dependencias policiales del distrito XIX, refiere que, durante el registro, los individuos le habrían forzado a quitarse la ropa interior. Informa de los hechos sobre penetración digital anal y declara haber recibido puñetazos a la altura del abdomen. Refiere también violencia y amenazas verbales.

El examen de los tegumentos revela:

Hematomas y erosiones a nivel de los miembros superiores, de la región cervical, de la cara anterior del tronco y del abdomen y en el rostro.

El examen anal externo revela un rasguño rojizo, puntiforme y milimétrico.

Estas conclusiones son coherentes con las declaraciones del denunciante.

Traducido por: Natalia Pons






Temas relacionados

Abuso policial   /   Brutalidad policial   /   Represión en Francia   /   Francia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO