Política Estado Español

DEBATES

Gloria Elizo de Podemos: “Renunciamos a ser alternativa al entrar en el Gobierno de forma subalterna”

Una reciente entrevista a la vicepresidenta tercera del Congreso por Unidas Podemos, Gloria Elizo, constata la integración de la formación morada en el régimen político y su completa subordinación a las políticas del PSOE.

Carlos Muro

@muro_87

Martes 26 de enero | 12:53

¿Modernizar la Corona?

No es nuestra intención reproducir íntegramente la entrevista concedida al periódico El Confidencial, solo señalar lo que nuestro entender se pueden llamar algunos “momentos de sinceridad”. Por ejemplo, cuando se le pregunta si considera que el PSOE es sincero cuando habla de modernizar la Corona y si se verán cambios en la institución esta legislatura. Para Elizo: “hasta la Corona es sincera cuando habla de modernizar la Corona” y “Felipe VI debería alejarse de ese espacio”, toda una declaración de “buenos consejos” de Unidas Podemos al jefe del estado. Su objetivo por lo tanto ni siquiera se acerca a la pelea por una república liberal, sino que Podemos se conforma en las próximas legislaturas con que la corona se “modernice”.
No llaman la atención estas declaraciones, dado que su formación aceptó ser parte de un gobierno con el monárquico PSOE y con la bendición del mismísimo Felipe VI. Su gobierno sigue permitiendo que no se le impute al rey emérito, que la familia real siga protegida por la casta judicial y que siga recibiendo millones de las arcas del estado. Mientras millones de personas caen en la pobreza, el paro y la precariedad, ni siquiera existe un impuesto a las grandes fortunas, en las que se debería incluir a la familia real.

Otra de las preguntas interesantes que le hacen es si han pagado “demasiados peajes” por gobernar en coalición con el PSOE. Elizo no responde de forma directa, pero todo sugiere claramente que sí. Más que negarlo, la portavoz de Podemos intenta una justificación del papel “limitado y formal” que tienen ya que “en las grandes decisiones no estamos”.

¿Cómo puede ser que teniendo 4 ministerios claves y la vicepresidencia sigan diciendo que ellos quieren, pero no pueden? La pregunta obvia que habría que hacerles es: ¿Y entonces para qué están en el Gobierno con el PSOE? La realidad es que, en su afán de gobernar, se han transformado en unos gestores más del capitalismo español, jugando el papel de “lavarle la cara” al PSOE con discursos progres, pero manteniendo intactos los pilares del poder en el Estado español.
Por ejemplo, el ministerio de trabajo de Yolanda Díaz de IU-PCE no se propone derogar las antiobreras reformas laborales del PSOE y del PP. Y desde el ministerio de universidades ni piensan en derogar el Plan Bolonia. Por el contrario, Castells defiende un modelo de “universidad-empresa”. Lo más escandaloso es quizás el papel de Alberto Garzón del PCE en el ministerio de consumo, desde donde ni siquiera se ha animado a doblar el brazo de las casas de apuesta.

Elizo describe su papel en el gobierno casi como testimonial, lo que resulta patético: “en la mayoría de los casos, nos hemos conformado con no estar, con gesticular mucho para tener una presencia mediática que oculte la falta de presencia política”. Pero lo que esta posición de “debilidad” intenta justificar, es que están siendo cómplices de todas las políticas neoliberales del PSOE.

Preguntada si una vez cumplido el primer año de legislatura ha merecido la pena entrar en el Gobierno, Elizo responde “pues no lo sé. Yo voté a favor de entrar en el Gobierno y también creo que hace falta un verdadero debate sobre ello”. De este modo, retoma el argumento que [Pablo iglesias utilizó hace unos días en su entrevista a Gonzo >-[http://www.izquierdadiario.es/Estar-en-el-Gobierno-no-es-estar-en-el-poder-y-otras-perlas-de-la-entrevista-a-Pablo-Iglesias]. El dirigente de Podemos dijo entonces: “es verdad que insistimos mucho con que era desde el Gobierno desde donde se cambiaban las cosas, pero hemos acabado reconociendo que nuestro principal papel es el de presionar”.

Elizo, por su parte, sugería que se podría haber optado por una “salida a la portuguesa”, es decir apoyar y sostener desde el parlamento al gobierno y desde allí presionar “sustentando la gobernabilidad y condicionando los debates”. Sin embargo, esta vía portuguesa, se ha visto como otro fracaso en el sur de Europa. El Bloco de Esquerda y el PCE que apoyan al gobierno socialista de Costa no solo que no han logrado imponer medidas favorables a los trabajadores y el pueblo en medio de esta crisis de magnitud, sino que han sido cómplices de los recortes y la criminalización de las huelgas de parte del gobierno. Las últimas elecciones, donde ha crecido la extrema derecha y ha caído notoriamente el Bloco, son otros indicadores de su fracaso.

Elizo, finalmente responde de forma afirmativa y sin dudas a la pregunta de si van a acabar la legislatura, es decir si seguirán siendo leales al PSOE y a la monarquía comandada por Felipe VI.

Como balance más general, Elizo asegura que “Podemos ha renunciado a ser alternativa de Gobierno precisamente entrando en un Gobierno de manera subalterna. De alguna forma es el precio que hemos aceptado pagar, dejar de ser alternativa. Y si no eres alternativa a nivel estatal, en términos autonómicos lo tienes muy muy difícil”. La representante de Podemos en la mesa del Congreso tiene razón, Unidas Podemos no es ninguna alternativa para dar resolución a las demandas más sentidas y urgentes de la clase trabajadora, los sectores más precarios y las personas migrantes.

Hay que dar pasos hacia una izquierda socialista y revolucionaria

Unidas Podemos subordinó todo su proyecto político a la cogobernanza con el PSOE, y eso ha tenido sus inevitables costes políticos como reconoce la entrevistada cuando dice que hay que reconocer el hecho de que “Podemos como organización haya prácticamente desaparecido”. Para la vicepresidenta “ahora mismo no queda prácticamente nadie con trayectoria. Es prácticamente un partido de cargos públicos” sin ninguna clase de oposición ni debate interno.

Frente a un gobierno de coalición que promete mantener las políticas neoliberales de la UE, y que ya está mostrando que favorece a las empresas del Ibex a costa de los intereses de los trabajadores y trabajadoras, no hay tiempo que perder para intentar retomar las calles y la movilización obrera y popular, alrededor de la lucha por un programa de emergencia ante esta crisis. Un programa que incluya demandas como un plan eficiente de vacunación, la expropiación de la sanidad privada, la regularización de todas las personas migrantes, la derogación de las reformas laborales y la ley mordaza, así como la prohibición real de los despidos e impuestos extraordinarios a las grandes fortunas.

Para luchar por esa perspectiva, será necesario construir una alternativa política socialista, anticapitalista, antirégimen y de independencia de clase, es decir, revolucionaria.






Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Unidas Podemos   /   Política Estado Español   /   Podemos   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO