Cultura

Efemérides

Hemingway y El viejo y el mar: una novela épica en menos de cien páginas

El 2 de agosto de 1961, Ernest Hemingway se suicida de un disparo en su casa de Ketchum. En 1952 había publicado una novela cargada de simbolismo y acción que significó el último eslabón para recibir el premio Nobel de literatura en 1954. Corta, atrapante y particularmente angustiante, se suele definir como un ejemplo de los alcances de la narrativa actual diferenciándose de la literatura clásica.

Facundo Tisera

@facu.tisera.11

Lunes 2 de agosto | 07:30

“El viejo y el mar” narra la historia de un pescador ya mayor que se encuentra en un período de dificultades por llevar ochenta y cuatro días sin poder pescar nada en el océano. La trama se centra en este personaje principal y es casi el único personaje que se construye. Tal es su mala fortuna que los padres de su ayudante, un adolescente del pueblo, le exigen a su hijo que cambie de barco por considerar que el viejo estaba “salao” (es interesante porque Hemingway usa la palabra “salao” en el texto original, apoyándose en la jerga cubana de los pescadores), es decir que llevaba consigo la peor de las suertes. Así es como a partir del día cuarenta de no poder pescar el viejo empieza a salir solo a enfrentarse al mar.

La historia da un giro cuando Santiago, el viejo, pesca el pez más grande que jamás había pescado. Se produce un combate feroz y desgastante que lleva tres días y tres noches hasta resolverse en favor del protagonista. Una vez cazado el pez y atado a la pequeña embarcación el viejo se propone emprender su regreso triunfal, sólo para darse cuenta que la vida y la naturaleza tienen un turbio sentido del humor y la justicia.

“El viejo y el mar” tiene algunas particularidades. Escrita con el estilo firme y directo que caracteriza a Hemingway -frases cortas y con pocas descripciones- tiene dos aspectos a tener en cuenta. Por un lado es interesante el simbolismo que maneja el autor en tan pocas páginas. Principalmente para reflejar inquietudes humanas tan profundas como son el paso del tiempo, el vacío, la soledad y la angustia propia de la desesperanza. Es una novela ideal para hacernos la pregunta por lo absoluto y el manejo de la pérdida. ¿Cuánto implica no resignarse a perder el objeto, sea cual sea? Y su contracara ¿Cómo asumir el vacío de aquello que ya no está?

Por otro lado, yendo a un aspecto más técnico, sobresale la rareza con la que el autor presenta la obra jugando con la longitud de los márgenes sin terminar de definir si se trata de un cuento largo o una novela. Ahí encontramos un logro importante porque si es un cuento largo tiene el mérito de no perder nunca la tensión ni desfigurarse en la trama, y si lo pensamos como una novela debemos admirar la contundencia lograda con un solo personaje y tan pocas descripciones adyacentes.

Se trata, para decirlo de una vez, de un texto de esos que se leen de una sentada sin detenerse a pensar demasiado. Sin embargo, es probable que estemos recibiendo más de lo que esperamos y (tal vez) de lo que podamos soportar.

La novela del escritor norteamericano fue hecha película también, pero Aleksander Petrov se inclinó por un corto de animación que presentó en 2000. Eligió hacerlo a modo de una pintura al óleo en movimiento.

The old man and the sea By Alexander Petrov (Subtitulos en español)

La nota original fue publicada el miércoles 6 de febrero de 2019






Temas relacionados

#CampoFuera   /   Literatura   /   Literatura norteamericana   /   Ernest Hemingway   /   Reseñas   /   Nobel literatura   /   Literatura   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO