×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

La derecha y sus tribunas

La sobrerrepresentación de la derecha y sus precursores. Editorial de “El Círculo Rojo”, programa de La Izquierda Diario que ese emite los jueves de 22 a 24 h por Radio Con Vos, 89.9.

Fernando Rosso

Jueves 21 de abril
Facebook Twitter

  • En las entrevistas o conversaciones que tuve estos días por la salida del libro La hegemonía imposible, surgió recurrentemente el interrogante sobre la emergencia de la derecha (o ultraderecha) integrada por los libertarianos y especialmente por Javier Milei.

  • En algunos intercambios incluso se percibe cierto tono de “interpelación” o hasta de reclamo sobre la izquierda como si tuviera alguna responsabilidad en la irrupción o el crecimiento de este tipo de derecha. Sobre la base de tomar literalmente aquello de “la rebeldía se volvió de derecha”, interpelan diciendo algo así como: ¿Qué hace la izquierda que “permite” que surja esta derecha? Incluso dicho por gente que se referencia con este Gobierno. Esto nos obliga a volver una vez más sobre esta cuestión, sobre las razones de la irrupción de este fenómeno.
  • En primer lugar, hay una razón de índole estrictamente política que tiene que ver con que los fracasos de las gestiones gubernamentales y los resultados. Esto vale no sólo para la fuga de votos o bases de sustentación hacia la derecha, sino también hacia la izquierda.
  • Pero, hay otros factores adicionales. En segundo lugar, el fenómeno en general no tiene que ver con el espacio de representación de la izquierda o la “rebeldía” alguna vez izquierdista ahora se va a la derecha, sino con una radicalización de sectores que apoyaron a Juntos por el Cambio. En algún lugar dije que, aunque no haya salido de las entrañas del macrismo, Milei era un hijo descarriado del PRO. La desilusión con la experiencia de Mauricio Macri que no pudo hacer lo que decía que había que hacer llevó a un sector a buscar otras alternativas que, precisamente, radicalizan el discurso o el programa del PRO o dicen en voz alta y con tono más rabioso lo que en el PRO simulan bajo la narrativa del consenso.
  • Esa es su “antipolítica” y esto es bueno aclararlo. Cuestiona a la política no por sus deformaciones y privilegios, sino por aquello en lo que pueda entorpecer la marcha de los negocios. Cristina Kirchner dijo en un discurso que la política sólo tiene el 25 % del poder en este sistema, que el otro 75 % es de las corporaciones (a la vez dijo que este es el mejor sistema, pero bueno, sería para otro debate). Pero Milei no quiere que exista ningún porcentaje de interferencia sobre la dinámica del sistema. El ensayista Martín Rodríguez dijo alguna vez sobre el PRO-Cambiemos que “había llegado al poder para devolverlo” (a Clarín, al campo, a las corporaciones). Bueno, Milei tiene el mismo sueño: su consigna utópica podría sintetizarse como “Todo el poder al poder”. Su antipolítica es pro-sistema.
  • Pero, la sobrerrepresentación que tienen en el escenario político esta derecha tiene que ver también con otras cuestiones. Por un lado, que su agenda es funcional al establishment, al gran empresariado, entre los que se encuentran los dueños de los grandes medios de comunicación. Es decir, que los temas de discusión sean: la necesidad de flexibilización laboral, que no haya movilizaciones ni piquetes, la pérdida de derechos, que no haya impuestos etc. etc., aunque es muy difícil que se pueda aplicar así de una, van dejando planteadas demandas sobre las que pueden avanzar en parte y con eso se conforman.
  • Pero hay un motivo más, un poco inconfesable, pero real. Hay sectores vinculados al peronismo y a su sistema de medios que creen que dándole aire a Milei logran dos objetivos: “aterrorizar” en general a las personas para que piensen que, frente a ese cuco, cualquier cosa es mejor, incluso este Gobierno; y, además, creen que levantando a Milei pueden llegar a dividir el voto de la derecha y tener alguna oportunidad para el 2023.
  • Entonces, esa combinación de fracaso de políticas gubernamentales, radicalización de un sector de Juntos por el Cambio, fogoneo del establishment para que se discutan esos temas, aliento para generar “miedo” y presunta táctica para resultados electorales, el final, terminan logrando un crecimiento de Milei.
  • Lo que es seguro es que no tienen nada que ver con la “rebeldía”, con la responsabilidad de la izquierda ni con nada eso. Si el crecimiento se produce es porque en el establishment y en el sistema político tradicional, la derecha tiene demasiadas tribunas.

Facebook Twitter

Fernando Rosso

Periodista. Editor y columnista político en La Izquierda Diario. Colabora en revistas y publicaciones nacionales con artículos sobre la realidad política y social. Conduce el programa radial “El Círculo Rojo” que se emite todos los jueves de 22 a 24 hs. por Radio Con Vos 89.9.

Seguir en Twitter

La censura contra Inna Afinogenova y la "libertad de prensa" en el capitalismo

La censura contra Inna Afinogenova y la "libertad de prensa" en el capitalismo

Donbas: una región atravesada por memorables acontecimientos históricos

Donbas: una región atravesada por memorables acontecimientos históricos

[Dossier] Debates sobre estrategia hoy

[Dossier] Debates sobre estrategia hoy

[Drone] La multitudinaria movilización a Plaza de Mayo contra el FMI

[Drone] La multitudinaria movilización a Plaza de Mayo contra el FMI

Denuncian al jefe de las Fuerzas Armadas de Argentina por ejercicios golpistas contra Venezuela

Denuncian al jefe de las Fuerzas Armadas de Argentina por ejercicios golpistas contra Venezuela

Greta Thumberg se hizo eco del “Atlanticazo” en Argentina

Greta Thumberg se hizo eco del “Atlanticazo” en Argentina

¿Es posible pagarle al Fondo Monetario sin ajustar y además crecer?

¿Es posible pagarle al Fondo Monetario sin ajustar y además crecer?

Mauricio Macri, que apoyó el golpe de Estado en Bolivia, está por la "libertad" en Cuba

Mauricio Macri, que apoyó el golpe de Estado en Bolivia, está por la "libertad" en Cuba