Internacional

Opinión

La efectividad de la vacunación y la lucha contra el pase sanitario en Francia

Anasse Kazib es dirigente ferroviario, militante de Revolutión Permanente ha presentado su candidatura a las elecciones presidenciales francesas de 2022. En esta columna expone su punto de vista sobre las actuales movilizaciones que sacuden el país contra el pase sanitario de Macron y la necesidad de una vacunación masiva.

Martes 10 de agosto | 14:40

El pase de salud es una medida que el gobierno de Macron utiliza para ocultar su falta de una estrategia de salud. Sin embargo, la eficacia y seguridad de la vacuna, en comparación con los riesgos de Covid, es innegable.

Cada semana que pasa van creciendo las movilizaciones contra el pase sanitario, en las que participé. Al mismo tiempo, la situación de salud se agrava y la única respuesta del Estado es imponer medidas aún más represivas, y tratar de poner el eje sobre la recuperación de la epidemia en las personas que aún no se vacunaron, para así evitar hablar de su propia falta de una estrategia de salud.

Hoy en día existe un escepticismo real sobre la vacunación, y no solo entre los sectores abiertamente antivacunas, sino entre toda una parte de la población que ya no tiene ninguna confianza en la palabra del Gobierno, y con razón, teniendo en cuenta la desastrosa gestión de la crisis sanitaria. También existe mucha desconfianza en una industria farmacéutica gestionada por grandes grupos que obtienen un interés económico de la producción de vacunas. Pero sobre esta legítima desconfianza se apoya una sector político e ideológico que propaga noticias falsas sobre la efectividad de las vacunas, algo que es indiscutible.

Por eso decidí escribir un hilo de twitter, que reproduzco a continuación, en el que repaso lo que se sabe hasta ahora de la vacuna, para dar respuesta a todas estas dudas, estas preguntas y estas desconfianzas. Básicamente, para hacer un trabajo educativo elemental que el gobierno no puede hacer hoy. Y sobre todo, hago este aporte desde el punto de vista de un trabajador como cualquier otro, que está preocupado por la difusión de ideas reaccionarias entre su clase social, que es la primera víctima del Covid.

En primer lugar, quiero dejar claro que estoy en contra del pase sanitario, pero a favor de la vacunación más masiva posible. Yo mismo he recibido mis dos dosis de la vacuna Pfizer desde mayo. Al día siguiente de la vacunación, me dolía el brazo y tenía fiebre. Casi todos mis familiares están vacunados y no han tenido ningún problema particular posvacunación, es decir, alrededor de 200 conocidos, activistas, compañeros, amigos, vacunados sin nada más grave que lamentar que una fiebre durante dos días. Entre ellos, algunos recibieron una vacuna Pfizer, algunos recibieron una vacuna AstraZeneca. Y entre ellos, hay diabéticos, inmunodeprimidos, deportistas, jóvenes, personas mayores, etc. La gran mayoría de ellos tenía dolor en los brazos y algo de fatiga al día siguiente, y algunos, que habían tenido covid severo, tenían un poco más fiebre.

Muchos escépticos de las vacunas en realidad están mal informados o están influenciados por noticias falsas. Otros dudan de la peligrosidad misma del Covid, al no haberlo experimentado directamente y, por lo tanto, dudan de la necesidad de vacunarse. Vi al Covid lo más cerca posible. Mi padrastro pasó un mes en cuidados intensivos antes de morir en el Hospital de la Universidad de Angers, y mi primo de 17 años, que era diabético tipo 1, también murió de Covid. Perdí a un colega de 40 años. Algunos de mis colegas incluso han perdido a ambos padres. En el edificio donde vivo, el Covid ha acabado con la vida de varios vecinos. Docenas de mis amigos han perdido a uno o más seres queridos. De hecho, el Covid ha matado masivamente y sigue matando a la mayoría de las personas mayores de 60 años, pero también a las personas que no tenían antecedentes.

Incluso sin llegar a una situación extrema de muerte, el Covid también tiene efectos a largo plazo sobre la salud de aquellas personas que se han infectado. Conozco a varias personas que han perdido el sentido del olfato y el gusto y que no se han recuperado durante varias semanas. Algunos aún no los han recuperado. Otros están en tratamiento por patologías causadas por Covid, como miocarditis o embolia pulmonar. Vi la devastación del Covid con mis propios ojos, vi como nos contaban en la puerta del cementerio, porque no más de 20 personas podían asistir al funeral de un ser querido al que no pudieron ver por última vez antes del entierro, debido al Covid.

Y la vacunación ha demostrado ahora su eficacia contra estos estragos. Intentaré demostrarlo con cifras y ejemplos concretos, comparando la situación de países aún poco vacunados, y países donde más del 50% de la población está vacunada, enfrentando la nueva ola provocada por la variante Delta, o en ocasiones por la variante Alfa, más débil.

Comencemos con países con tasas de vacunación relativamente bajas, por ejemplo Rusia, que está experimentando una gran ola de la variante Delta. Tiene solo el 17,5% de los vacunados con dos dosis. Al 28 de julio, hubo 22.420 casos positivos y 798 muertes en 24 horas. En Brasil, donde Bolsonaro desempeña el papel del principal negacionista y antivacunas, se vieron obligados a acelerar el ritmo de vacunación ante la magnitud de la nueva ola. Con solo el 19,7% vacunados, al 27 de julio se registraron 41.000 casos y 1.333 muertes en 24 horas. Indonesia hasta ahora se había salvado bastante del Covid, y la variante Delta lo ha puesto todo patas arriba, y el virus está causando estragos entre los jóvenes. Con una tasa de vacunación completa de apenas 7,6%, al 31 de julio se registraron 37.000 casos positivos y 1.800 defunciones en un día.

En estos tres países, donde la proporción de población vacunada es baja, la curva de casos positivos y la curva de defunciones suben juntas.

Ahora pasemos a los países donde la población está vacunada en más del 50%, que también se enfrentan a una nueva ola, a veces con un número de casos tan grande como en los países anteriores. En estos países, cuando miramos las curvas, vemos que la curva de muertes se desprende y aleja de la curva de casos positivos, en relación a la que vimos unos meses atrás. En los Estados Unidos, hubo 68.437 casos positivos con 375 muertes solo el 27 de julio. Esto es 27.000 casos más que Brasil y 1.000 muertes menos. La diferencia: la población estadounidense está vacunada con dos dosis en más de un 50%. En Reino Unido, misma situación: el 20 de julio, en el pico de las curvas, se registraron 46.000 casos contra 96 ​​fallecidos. Son 1.200 muertes menos que Brasil, para el mismo número de casos. El 57,2% de los británicos se encuentran vacunados con dos dosis.

Este invierno, antes de las grandes fases de vacunación en Estados Unidos y Reino Unido, la situación no fue la misma. En los EE. UU., antes de la vacunación, por el mismo número de casos positivos, hubo 976 muertes, contra 375 en la actualidad. En el Reino Unido, hubo 1.250 muertos, en comparación con los 96 ahora.

También en Francia la vacunación tiene un impacto, con un 47,5% de la población vacunada. A finales de abril, para 28.000 casos positivos, hubo 398 muertes. Al 28 de julio, para el mismo número de positivos, solo hay 52 muertes.

Ante la nueva ola epidémica, la diferencia entre países vacunados por debajo del 20% y países por encima del 50% es edificante. Si bien la vacuna no detiene los contagios, especialmente con la variante Delta, salva vidas. La gente se enferma, pero a medida que avanza la vacunación, ocurren cada vez menos muertes.

Hoy, la nueva ola afecta principalmente a los menores de 50 años y a los no vacunados. En Inglaterra, de los 80.000 casos registrados en junio, el 67% de los positivos no estaban vacunados, el 25% había recibido una dosis y el 8% dos dosis. Además, hay casos cada vez más graves entre los treintañeros.

No se trata aquí de subestimar las posibles complicaciones que pueden causar las vacunas. Las vacunas, como cualquier medicamento o terapia, pueden tener efectos secundarios graves, en casos muy marginales. Sin embargo, estos efectos secundarios graves siguen siendo muy raros y son especialmente mínimos en comparación con los riesgos de Covid. Las vacunas contra el Covid se encuentran posiblemente entre los productos médicos más vigilados en nuestra historia; se distribuyen globalmente y se han liberado medios y financiamiento sin precedentes para desarrollarlos, razón por la cual se han desarrollado con tanta rapidez.

Es normal preocuparse por la velocidad a la que se han desarrollado, pero también debemos pensar que si toda la investigación médica se beneficiara de medios y financiamiento similares, muchos descubrimientos podrían realizarse con la misma rapidez. Además, los efectos secundarios de las vacunas suelen aparecer en los días y semanas posteriores a la vacunación. Ninguna vacuna ha tenido efectos secundarios reconocidos más de 3 semanas después de la vacunación. Hoy, dada la colosal cantidad de personas vacunadas, y el tiempo transcurrido entre las primeras pruebas y la vacunación más generalizada, tenemos la retrospectiva necesaria para decir con certeza que las vacunas contra el Covid son seguras y efectivas.

Ante un virus que muta y mata, considero que la información que tenemos sobre los 2.500 millones de seres humanos ya vacunados es convincente. Esto no significa que debamos tener una fe ciega en una industria farmacéutica que hace de la salud un mercado como cualquier otro. Pero las cifras están ahí, y debe hacerse una distinción entre la innovación biomédica y la industria farmacéutica.

El gobierno, que ha antepuesto los intereses económicos de los patrones a la salud de los trabajadores en cada fase de la pandemia, y la lucrativa propiedad del sector salud, que hace de nuestras vidas un objeto de especulación, son los dos primeros responsables del escepticismo de sectores de la población hacia las vacunas, incluso las derivas conspirativas y reaccionarias a las que da lugar.

Por eso se deben liberar las patentes de las vacunas y acabar con la lucrativa propiedad en el sector de la salud. Los trabajadores hicieron girar al mundo durante los peores momentos de la pandemia, fueron los más afectados y no deben ser los que paguen el precio por la irracionalidad con la que el capitalismo maneja la actual crisis y la pandemia.






Temas relacionados

Vacunas   /   Vacunas contra la Covid-19   /   Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO