Internacional

ELECCIONES BOLIVIA

La golpista Áñez renunció a su candidatura ante el avance del MAS

Con las últimas encuestas indicando que el MAS de Evo Morales, con su candidato Luis Arce, podría ganar en la primera vuelta las elecciones presidenciales del 18 de octubre, la presidenta golpista Jeanine Áñez anunció el jueves a la noche que baja su candidatura para unificar a la derecha.

Juana Runa

Militante de la LOR-CI y de Pan y Rosas

Viernes 18 de septiembre | 11:28

Foto: Jeanine Áñez cuando anuncia la renuncia a su candidatura presidencial (Facebook)

A un mes de las elecciones generales del 18 de octubre, la presidenta golpista de Bolivia, Jeanine Áñez, renunció este jueves a su candidatura luego de varias horas de reunión con delegados de Comunidad Ciudadana del candidato de centroderecha, Carlos Mesa.

Áñez dijo que su decisión era "para defender la democracia". Algo bastante extraño viniendo de quién encabeza un Gobierno golpista, que además en los últimos días acumuló acusaciones de diversas organizaciones locales e internacionales por múltiples violaciones a los derechos humanos desde el golpe de noviembre de 2019 hasta la fecha.

Las dos últimas encuestas aceleraron esta decisión al mostrar que el MAS de Evo Morales, que lleva como candidato a Luis Arce podría llegar a ganar en primera vuelta. De esta manera el bloque golpista discute en forma acelerada para buscar una unidad ante el avance del MAS.

El reglamento electoral señala que para ganar en primera vuelta es suficiente con superar el piso de 40% de los votos y sacarle una diferencia de al menos 10% al segundo candidato. Este escenario de pesadilla es el que mostró una de las encuestas que tenía en las manos Añez, antes de su renunciamiento.

Las encuestas que aceleraron el renunciamiento

Hace dos días se conocieron los resultados de una encuesta de intención de voto, realizada por la Fundación Jubileo, en la que sin contar los votos nulos, blancos e indecisos (que en total bordean el 27%), ubicaría en primer lugar a Luis Arce Catacora, candidato del MAS, con un 40,3% y en segundo lugar, con una distancia de casi 15%, a Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (26,2%). En tercer lugar se ubicaría el candidato de la alianza “Creemos”, Luis Fernando Camacho con 14,4% y en cuarto lugar se ubicaba quien hasta ayer era candidata por la alianza “Juntos”, Jeanine Áñez con 10,6%.

Encuesta TuVotoCuenta

Como es evidente, la repercusión de estos resultados no se hizo esperar. Lo más destacado es que los mismos arrojan la posibilidad de que el MAS, eventualmente, pudiera ganar en primera vuelta. Pero también desnudaron algo que ya era demasiado evidente y es el marcado declive en la “popularidad” y aceptación de Áñez como una opción electoral. Así mismo, se consolida la figura del golpista Luis Fernando Camacho, como candidato ganador en Santa Cruz, y como la expresión nacional de una nueva derecha militante, conservadora y clerical.

Los resultados de esta encuesta son sobre la base de una muestra de 16.000 personas, en todo el país, y del área rural y urbana. Fue patrocinada por “Tu voto cuenta” que es un colectivo que aglutina a más de 25 instituciones, entre las que destacan la Fundación Jubileo, la ONG Cipca (Centro de Investigación y Promoción del Campesinado), el sistema universitario estatal y medios radiales, entre otros. Esto permitió que se tomen estas últimas tendencias de manera menos cuestionada a diferencia de lo que sucedió en los últimos días con los resultados de la encuesta de la empresa CIESMORI.

Recordemos que se abrió una polémica con los resultados proporcionados por CIESMORI ya que la misma habría mantenido reuniones con la cúpula de la alianza Juntos de Áñez además de que se conoció que se habría beneficiado de un contrato con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Esta encuesta si bien ubicada a Luis Arce en el primer lugar (26,2%) seguido de Carlos Mesa (17,1%) achicaba la diferencia entre ambos a menos del 10% y colocaba a la ex candidata, Áñez, en tercer lugar con 10,4%.

Leé también Bolivia va a elecciones entre rumores de fraude y militarización

Las diversas estrategias de campaña

Hay que decir que mientras Arce Catacora del MAS se focaliza en la economía como caballito de batalla de su campaña, aprovechando el desastre económico dejado en los 10 meses de gestión de Áñez, intenta recrear ilusiones en que podrán resolver la crisis económica rápidamente. El periodista Andrés Gomez Vela, un entusiasta opositor a Evo Morales, resumió en cuatro elementos la explicación de porqué el MAS podría ganar en primera vuelta. En primer lugar señala que el MAS se ha revelado como un partido que no está asentado en “ninguna figura” como era Evo Morales antes; en segundo lugar afirma que el MAS genera un sentido de “identidad y pertenencia” entre sus simpatizantes. Las otras dos causas que explicarían el eventual triunfo del MAS son atribuidas a los errores de la oposición; primero porque hacen política desde sus burbujas y segundo porque se preocupan por el MAS y no por la gente que pretenderían representar.

Por su lado, Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana, se ha concentrado –durante las últimas semanas- en separarse de Juntos para no quedar pegados al fuerte desgaste de Áñez. Mesa no reparó en sumar su repudio al desastroso manejo de la pandemia y de la economía, por no hablar de los incendios que están arrasando la Amazonía y varios bosques del país. Comunidad Ciudadana tomó distancia de la multiplicidad de casos de corrupción que han generado mucho rechazo en amplios sectores de la población. Así, la estrategia de Mesa de separarse de Áñez y del bloque gubernamental, se manifestó acertada ante el riesgo de que el peso muerto en que se transformó Juntos arrastre a todo el bloque golpista en su desplome; situación que se está verificando con el acelerado desgaste de Áñez que culminó ayer con su renuncia a la candidatura presidencial.

En medio de todo esto, la alianza “Creemos” de Luis Fernando Camacho y su candidato a vicepresidente, el también ex líder cívico de Potosí, Marco Antonio Pumari, han tenido en las últimas semanas un desarrollo contradictorio. Es decir, mientras perdían el apoyo del Partido Demócrata Cristiano (PDC) o de personalidades como Mario Cossio de la agrupación Camino Democrático para el Cambio (CDC) o Ronald MacLean (ex alcalde de La Paz), se consolidaba como tercera fuerza aumentando la intención de votos. La puesta de Camacho y Pumari es a consolidar una importante bancada parlamentaria así como consolidarse como una alternativa de derecha militante a futuro.

La renuncia de Áñez a su candidatura buscando fortalecer un polo opositor al MAS, no logró la recepción esperada y ese caudal de votos con los que podría haber contado Áñez, en el Oriente fortalecerán a Camacho y en el Occidente muy probablemente a Mesa, lo que puede significar no el fortalecimiento de un polo opositor que pueda ganarle a la dupla presidenciable del MAS sino el riesgo de que surjan dos polos opositores al MAS y relativamente parejos en intención de votos. De darse este escenario el triunfo del MAS en primera vuelta no parecería tan difícil.

Los grandes perdedores de la decisión tomada por Áñez, son Luis Revilla (alcalde de La Paz), quien rompió en diciembre su acuerdo con Carlos Mesa para integrarse a Juntos y hoy deberá volver a apoyar a Mesa pero desde afuera y sin las cuotas de poder con las que contaba antes de diciembre. De la misma manera, Samuel Doria Medina, excandidato a vicepresidente de Áñez y conocido empresario del cemento, hoy se ve obligado a aceptar esta decisión luego de que diversas jefaturas de su propio partido (Unidad Nacional) lo abandonaron días previos para apoyar a Mesa.

Ahora bien, hay que decir que el temor a un retorno del MAS por parte de todo el espectro golpista está alentando y amplificando la voz de sectores de ultra derecha que hace que no se pueda descartar la posibilidad de una proscripción al MAS para el 18 de octubre. Esto se deja ver, por un lado, en las aproximadamente 40 denuncias contra esta sigla, con distintos argumentos y ejes legales, buscando por esta vía que alguna de las denuncias pueda ser favorablemente acogida por el Tribunal Constitucional Plurinacional. Pero hay además otros antecedentes para no descartar esta posibilidad como viene sucediendo en Ecuador.

A 30 días de los comicios la situación es todavía muy fluida e indefinida, condimentada por los últimos informes de DD. HH. como el de la Defensoría del Pueblo, Humans Right Watch y la del Alto Comisionado de las Naciones Unidad por los DD. HH., que establecen la responsabilidad de Áñez y todo el Estado boliviano en la violación de derechos humanos desde el mes de noviembre hasta hoy. Esto tensiona no solo al bloque golpista sino también al Alto Mando de las FF. AA. que ven con preocupación un eventual triunfo electoral del MAS.






Temas relacionados

Elecciones 2020 Bolivia   /   Jeanine Áñez   /   Golpe de Estado en Bolivia   /   Bolivia   /   MAS Boliviano   /   MAS   /   Evo Morales   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO