Mundo Obrero Estado Español

REFORMA LABORAL

Yolanda Díaz convoca la mesa para no derogar ni en broma la reforma laboral

La todavía ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha convocado para el 17 de marzo la denominada mesa para la modernización del mercado de trabajo. Díaz ha afirmado que entre los objetivos de la mesa está abordar la "derogación" de la reforma laboral. Una impostura que, como con otras medidas prometidas por el Gobierno "progresista", quedará en agua de borrajas.

Clara Mallo

Madrid | @ClaraMallo

Martes 16 de marzo | 12:32

En materia de trabajo dos han sido las grandes promesas que el actual Gobierno, y en especial Unidas Podemos con la dirección del Ministerio de Trabajo, han puesto al frente. Por un lado la “Ley Rider” y por otro la tan demandada derogación de la reforma laboral.

Respecto a la “Ley Rider”, la semana pasada pudimos conocer el resultado. Los trabajadores de las plataformas digitales llevan años luchando frente a una situación de absoluta precariedad laboral como falsos autónomos. Organizaciones como Riders x Derechos venían denunciando que los distintos borradores presentados dejaban fuera algunas de las más importantes reivindicaciones, en concreto: que la ley incluya a todos los trabajadores de plataformas digitales, no solo a riders, y que no quede en manos de las propias empresas la labor de regularizar a sus trabajadores, algo que permitirá que alarguen lo máximo posible esta situación e implicará despidos.

Tras la presentación del texto definitivo, la plataforma de Riders x Derechos denunciaba que “Esta ley se queda muy corta ya que ha sido enfocada únicamente en los riders. En España hay casi 500.000 falsos autónomos por los que vamos a seguir luchando para que no se vulneren los derechos laborales.” Estas declaraciones chocaban con el discurso de la ministra que presentaba a bombo y platillo la ley señalándola como “pionera”.

Esta ley, sin duda, supone un avance respecto a la absoluta situación de precariedad de la que se parte en algunos sectores laborales, y es fruto de muchos años de lucha, pero al mismo tiempo, “se queda muy corta” si pensamos en todas las reividicaciones que han quedado fuera.

Te puede interesar: La “Ley Rider” del gobierno que deja sin regularizar a casi medio millón de falsos autónomos

Respecto a la otra “reforma estrella”, la laboral, el miércoles 17 comienza el grueso de las negociaciones. Yolanda Díaz, actual ministra de trabajo, aprovechó la rueda de prensa en la que presentaba la “Ley Rider” para anunciar que convoca la mesa para la modernización del mercado de trabajo cuyo objetivo es "derogar la reforma laboral", según palabras de la ministra. Pero como “del dicho al hecho hay un trecho”, debemos tomar las palabras de la ministra con cautela, y sobretodo guiarnos por los hechos, más que por los dichos.

Lo cierto es que el Gobierno de coalición PSOE-UP tuvo su arranque con una serie de promesas, entre las que se encontraba la derogación de la reforma laboral. Y fueron los socios morados los que más se jugaron a esta carta.

La reforma laboral fue una de las tramas principales al principio de esta legislatura. El primer acuerdo de gobierno incluía la promesa -la primera de una larga lista que serían incumplidas-, de derogar esta reforma. Sin embargo, a los pocos días de ese acuerdo el PSOE dejó claro que no era posible derogarla. Después llegó la misma afirmación por parte de ambos socios de gobierno. Ahí comenzaron a hablar de terminar con “los aspectos más lesivos” de la misma, los cuales dejaron enfriar en un cajón durante más de un año. En navidades, el gobierno presentó a la Unión Europea un plan de contrarreformas estructurales imprescindibles para cumplir la condicionalidad de los fondos europeos anti Covid. Implicaba una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral, pero en este caso bajo un discurso progresista. Ahora Yolanda Díaz afirma que derogará la reforma laboral, y esto parece que saldrá como resultado de una mesa de diálogo con los representante de los agentes sociales, en concreto: CCOO, UGT, CEOE y CEPYME. Menudo lío...

Vamos desgranando un poco este embrollo. Por ahora queda claro que el objeto de la mesa no será derogar (plenamente) la reforma laboral. Lo que está a debate es qué aspectos pueden tocarse de la misma. Así, la ministra ya ha dejado entrever hacia donde apuntarán los esfuerzos del ministerio que está a su cargo. En concreto hacia el denominado primer bloque, que aborda cuestiones como la negociación colectiva, las cláusulas de descuelgue salarial y la subcontratación empresarial. Un bloque sobre el que al parecer ya se habían producido importantes avances (secretos) “antes de la pandemia” según ha indicado Díez. Es posible que terminar con las subcontrataciones y los descuelgues de convenio -unos de las grandes avances de la patronal en 2012- sea la voluntad del ministerio, pero presentarla como algo que se puede conseguir negociando con la patronal y las direcciones de los grandes sindicatos, solo puede hacerse si tienes los pies muy lejos de la tierra.

Ocurre lo mismo que con la “Ley Rider”, la ministra, o en este caso su sucesor o sicesora al frente de este ministerio -hay que recordar que cuando la ministra presentó la convocatoria de la mesa de diálogo social no tenía en mente que tendría que dejar este ministerio tras la decisión de Pablo Iglesias de presentarse como candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid- pretenderá hacer creer que cualquier mínimo avance sea un regalo acordado con la patronal, sin embargo cualquier conquista es fruto de la lucha.

Lo cierto es que la reforma laboral que hace 9 años decretó el PP de Rajoy, fue uno de los grandes ataques al conjunto de los trabajadores que permitió avanzar a pasos agigantados hacia la precarización del mercado laboral. Un gran éxito de la patronal que consiguió gracias al enorme rol de contención que jugaron las burocracias sindicales en el periodo pos 2008 en el que muchos trabajadores pelearon por tirar abajo este ataque.

Para poder echar abajo la reforma laboral no basta con incorporarlo a un discurso, ni tampoco se consigue negociando en un despacho con la patronal y burocracias sindicales.

Será necesario promover una verdadera organización y un plan de lucha sostenido con la movilización. Empezando por la exigencia a las centrales sindicales que rompan verdaderamente su sumisión al gobierno y peleando en los centros de trabajo, junto al sindicalismo alternativo, por poner en marcha de forma unitaria una campaña y un plan de lucha hasta la derogación de las reformas e incorporando demandas de otros sectores que vienen protagonizando una resistencia a los ataques y el gobierno como son el movimiento de mujeres, los inmigrantes y la juventud.






Temas relacionados

Yolanda Díaz   /   Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Reformas laborales   /   Izquierda Unida   /   Ministerio de Trabajo   /   Condiciones de trabajo   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO