Internacional

ITALIA CORONAVIRUS

Las contradicciones del #yomequedoencasa para los trabajadores en Italia: ¡la plantilla de FCA Pomigliano se rebela!

Un país arrodillado ante una epidemia difícil de contrarrestar, llamando a la "responsabilidad" de la vida social cotidiana, escuelas y universidades con el hashtag #iorestoacasa (#yomequedoencasa en el Estado español). Pero este no parece aplicarse a los trabajadores. Por eso los trabajadores han comenzad a rebelarse en varios sectores y bajo la presión de la huelga, la histórica fábrica de la FCA en Pomigliano d'Arco (Nápoles) ha cerrado.

Luca Gieri

Bologna

Viernes 13 de marzo | 16:05

Foto: La Voce Delle Lotte

Antes del nuevo decreto para la prevención del CoVid-19, Antonio Matonti, director del Área de Asuntos Legislativos de Confindustria, declaró con satisfacción que había logrado, a través de un largo trabajo de interlocución con el gobierno, para introducir la famosa derogación de "necesidades de trabajo comprobadas" en el decreto.

Mientras que los llamamientos a quedarse en casa para evitar al máximo los riesgos de contagio se multiplican en todo el país, incluso de figuras públicas como deportistas, músicos, actores y escritores, Confindustria se las arregla para proteger los intereses de la productividad (leyes, beneficios). Aunque se habla de "promover el uso por parte de los empleados de períodos de licencia y vacaciones ordinarias", se trata claramente de una situación con doble rasero: se cierran las escuelas y universidades, bloqueando las clases, los exámenes y las sesiones de graduación; se invita a la población a atrincherarse dentro de sus propias casas, so pena de propagar incluso un virus que podría resultar fatal para los ancianos y los inmunodeprimidos, eliminando la socialidad en los espacios urbanos para evitar posibles hervideros fuera de los lugares y sitios típicos de la vida nocturna, y sobre todo se pide a los gerentes, jefes y capitalistas que sean prudentes al desplazarse y visitar todos los lugares, empezando por los lugares de trabajo donde se produce la mayor parte de la reunión.

Pero pareciera que este temor no es compartido por el ejército de trabajadores, dependientes y precarios que cada día, hombro con hombro, se enfrentan a las condiciones ya precarias de la vida en las fábricas, puertos y almacenes - el primer "boletín negro" del INAIL habla, en febrero de 2020, ya de 52 muertes en el trabajo, un número que obviamente sigue creciendo.

La realidad habla claramente: no sólo las muertes obreras no importan al propietario, sino tampoco la protección de los que, cuando están vivos, en plena emergencia epidémica deben trabajar, o están en casa sobreviviendo con un trabajo precario. No sólo, de hecho, un gran número de trabajadores del sector terciario, desde la restauración hasta la amplia gama de trabajos turísticos, hasta los sectores del entretenimiento (técnicos de iluminación y sonido, montacargas de escenarios, operadores de cine, por ejemplo), y empleados en la educación como suplentes y maestros precarios, encuentran sus salarios bloqueados y un constante riesgo de perder sus empleos, sino que el acceso al trabajo telemático y al teletrabajo es extremadamente complejo.

Por un lado, el capital necesita que los trabajadores continúen creando plusvalía, y por otro lado reduce todas las garantías (miserables) posibles de que puedan encontrarse a sí mismos; cualquier excusa es buena, incluso una epidemia que debería vernos totalmente centrados en asegurar que nadie contraiga un virus tan altamente contagioso: la burguesía siempre tratará de maximizar sus beneficios en detrimento de la clase obrera, que, expuesta y maltratada por años de laxitud y esclavitud por parte de los sindicatos confederados, se encuentra mal preparada para responder a esta enésima ofensiva (más aún en sectores como los mencionados, donde la flexibilidad operada en los últimos 30 años no ha recibido una respuesta real, en la fase en que se teorizó y en la fase en que se puso en práctica en los diversos contextos de trabajo cotidiano).

Las dificultades de estas categorías, sin embargo, tienen un punto de encuentro importante a la hora de identificar sus causas, modus operandi, lenguaje y funcionamiento: los capitalistas italianos, los que desde hace décadas especulan y explotan, movilizando la política burguesa para proteger sus intereses, sólo se mueven para hacerlo de nuevo: es un motivo de risa cuando, por ejemplo, Confindustria intenta pasar sus 20 propuestas al gobierno Conte como posiblemente decisivas también para los empleados para afrontar esta última crisis. Entre estas propuestas "esclarecedoras" y "pro-trabajadores", se encuentran la "suspensión de los pagos y cumplimientos de impuestos, contribuciones y cuotas de seguridad social y relativas al seguro obligatorio de accidentes, incluidas las relativas a las retenciones en origen y a los impuestos locales, y, a su expiración, la previsión de un período adecuado de suspensión de los pagos fraccionados", o "suspender, para el período fiscal 2020 (y 2019, para el recargo del Ires), el impuesto sobre los plásticos, el impuesto sobre el azúcar y el recargo del Ires en los concesionarios de autopistas, aeropuertos, puertos y ferrocarriles".

Planes destinados a obtener la enésima reducción de impuestos, la reducción de las garantías para los trabajadores, nuevas concesiones también a nivel de las prácticas judiciales, precisamente en momentos en que las grandes empresas podrían enfrentarse a los jueces por cuestiones como la evasión, el fraude, diversos accidentes laborales o incluso muertes de blancos.

¡Los trabajadores de la FCA en Pomigliano están en huelga contra las políticas de los empleadores sobre la crisis de la salud!

En este contexto, tras la declaración de todo el territorio como "zona protegida" por el gobierno, y la introducción de la exención "para casos de trabajo reclamado", los trabajadores de la fábrica FCA de Pomigliano d’Arco, de forma totalmente espontánea, se cruzaron de brazos y se declararon en huelga. La fábrica, que ya ha sido escenario de momentos de gran combatividad obrera en los últimos años, se ha mostrado una vez más dispuesta a responder con determinación a esta nueva contradicción planteada por los burgueses y los políticos cercanos a ellos: se niegan a trabajar en un contexto, como el de la fábrica de automóviles, con turnos agotadores y condiciones decididamente inadecuadas para la prevención de un virus potencialmente letal. Los trabajadores, por lo tanto, denuncian la falta de medidas correctas para responder a la emergencia sanitaria, también a la luz de la presencia de trabajadores con discapacidades.

La empresa, tras tratar con los dirigentes sindicales confederados, primero suspendió de forma limitada las actividades, y luego declaró el cierre y la desinfección de la planta, que -quizás- se reabrirá después del 16 de marzo.

En Pomigliano se dio un ejemplo de lo que se puede hacer en una fase tan crítica para el capitalismo italiano y mundial: la huelga sigue siendo la principal arma de los trabajadores en la lucha entre ellos y los capitalistas. Son los trabajadores, con su fuerza, los que ponen las verdaderas contradicciones de la sociedad frente a una verdadera respuesta de lucha, en este caso, ¡no los burócratas sindicales que, más de una vez, han cumplido la única función de apaciguar el viento de la lucha que empujaba a Pomigliano!

La plena solidaridad de La Voce delle Lotte y la FIR para con ellos y a todos aquellos que, en los próximos días, decidan detener la maquinaria y la producción para reclamar su propia seguridad, una vida mejor y un futuro que merezca la pena vivir.

Para hacer frente a esta crisis todos los sectores de nuestra clase deben converger: los trabajadores fijos y los contratados, los precarios, los inmigrantes, todos deben luchar juntos, sobre la base de reivindicaciones comunes concretas: por la suspensión inmediata de todas las actividades laborales que no sean inmediatamente necesarias, la compensación total por el tiempo no empleado en el trabajo, por el saneamiento adecuado de los edificios, la distribución de máscaras, guantes y desinfectante, la introducción de una legislación que realmente vaya a hacer seguro el lugar de trabajo y la actividad en el sitio, el acceso al teletrabajo y al trabajo telemático, también plenamente remunerado.

Te puede interesar: Estallidos de rabia y huelgas espontáneas en Italia por el coronavirus: “Nuestra salud antes que sus beneficios”

¿Pero a qué nos enfrentamos? La raíz del problema y de la crisis social que sufrimos hoy en día: el capitalismo y que, en los diversos contextos sociales, es su encarnación y sostén.

Tanto es así, por ejemplo, que han reducido el servicio nacional de salud de tal manera que no puede realmente enfrentar al Coronavirus con la fuerza necesaria: las responsabilidades de esto, hoy como cuando se hicieron estos recortes, no son ni "morales" ni "generacionales", como algunos sectores de la izquierda reformista parecen implicar a veces: son políticas, practicadas en defensa de aquellos capitalistas que hoy, con total serenidad, afirman poder quedarse en casa cuando sus trabajadores continúan, en condiciones ya precarias, produciendo la riqueza real de la que disponen.

Pasarán los días del toque de queda general y volverá la urgencia de no quedarse más en casa, sino de construir un frente único de lucha, en el lugar de trabajo, en las escuelas, en las universidades, en los territorios, por todos los medios necesarios: una forma no sólo de atacar y socavar el presente, sino también de historizar el pasado y configurar un futuro mejor: un futuro que identificamos con la democracia obrera, con el fin de las clases, con la explotación; con el comunismo.

* Publicado originalmente en La Voce delle Lotte






Temas relacionados

Pandemia   /   Coronavirus   /   Nápoli   /   FIAT   /   Lucha de clases   /   Italia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO