Mundo Obrero Estado Español

MUNDO OBRERO

“Podemos hacer dos o tres trabajos a la vez, ¿no?” Salen a la luz las bochornosas palabras del cofundador de Glovo

Se ha hecho viral un vídeo de uno de los cofundadores de Glovo defendiendo las bondades de tener varios trabajos a la vez. No, a la juventud no nos gusta la flexibilidad de no llegar a fin de mes haciendo equilibrios entre varios trabajos precarios y sin derechos laborales.

Irene Olano

Madrid

Miércoles 27 de enero | 17:47

Ayer, la cuenta de twitter de @ridersxderechos recuperaba el fragmento de una entrevista a Sacha Michaud, cofundador de Glovo, donde éste afirmaba que “tener tres trabajos a la vez empieza a ser una realidad” y que la “flexibilidad” que caracteriza a este tipo de empresas es una “tendencia en la sociedad”. Sin embargo, la realidad que se esconde tras el modelo de negocio de estas empresas es bien distinta.

Las malas condiciones de los repartidores llevan años siendo denunciadas por ellos mismos e incluso la justicia afirma que los repartidores de este tipo de plataformas son trabajadores, a pesar de que estas empresas se empeñen en calificarlos como “gente artística que ve en este tipo de empleos un ingreso extra”, palabras de la exdirectora de Deliveroo. Y a pesar de calificarlos como tal, los tratan como trabajadores a jornada completa, maximizando así el beneficio de las empresas, reduciendo el coste de contratación.

Pero eso no es todo. Este tipo de empresas aprovechan la figura del trabajador autónomo para ganar más dinero, pero los y las trabajadoras tienen condiciones de asalariado y mala remuneración. Muchxs riders tienen que trabajar más de ocho horas diarias para llegar un poco más por encima del salario mínimo, y aún así, entre los impuestos que deben pagar por su condición de autónomos sobrevivir se les hace difícil.

Te puede interesar: Manifestación de Riders: “Nuestras condiciones como falsos autónomos son de total explotación”

La realidad de lxs jóvenes, los que más trabajan para este tipo de plataformas, no se parece en nada a esa flexibilidad que anuncian los creadores, sino que está dominada por la precariedad, todo culpa de las condiciones laborales a las que estos negocios someten a sus repartidores y a las decisiones políticas que lo permiten. En muchos casos el salario no llega a cubrir las necesidades básicas, ya que influyen otras cuestiones como el precio desorbitado de los alquileres (en ciudades como Madrid o Barcelona, donde más establecidas están estas empresas de reparto, supera los 800€, mientras que el sueldo medio de los jóvenes apenas llega a los 1000€).

Si con un solo trabajo que se desarrolla durante el día entero apenas se consigue lo suficiente para vivir parece, más bien, que las y los jóvenes no buscan varios trabajos por “flexibilidad”, sino porque su situación es límite: el paro juvenil en el Estado español se sitúa por encima del 40% y la edad de emancipación media es de más de 30 años, fruto de las condiciones generalizadas de precariedad laboral garantizada por los distintos gobiernos y los sindicatos mayoritarios para satisfacer a las empresas y su insaciable sed de ganancias.

En la entrevista a Sacha Michaud, asegura también que trabajando en Glovo se puede “vivir la experiencia sin hacer grandes esfuerzos”, viajando por el extranjero, por ejemplo. Pero como ya denunció la plataforma RidersxDerechos, las condiciones de los repartidores son tan malas que, para llegar al sueldo mínimo, muchos tienen que trabajar 12 horas al día y 7 días a la semana.

Ni los propios directivos de estas empresas se creen su discurso: a un trabajador (Isaac Cuende) Glovo llegó a ofrecerle un soborno para dejar el juicio por el que exigía que se le reconociese como asalariado. La sentencia fue a favor del repartidor, así como otras que ha habido que cada vez dejan más claro que contratar riders como autónomos es fraudulento.

Pero podría no ser fraudulento mucho tiempo más, la “ley rider”, que forma parte de un paquete de medidas que el Gobierno ha mandado a la UE, contempla la regularización de su condición de autónomos. Lo cual es otra trampa del gobierno que sigue cediendo a los intereses de la patronal, ya que con esta nueva ley los riders podrían estar aún más lejos de ser considerados asalariados; perpetuando así sus condiciones de explotación.

Aunque las empresas describen su modelo de trabajo como el ideal, aludiendo a la flexibilidad, es precisamente esa “flexibilidad” una excusa más para sobreexplotar a la clase trabajadora y un arma de doble filo que muchos jóvenes se ven obligados a aceptar. La idea de “trabaja más duro que nadie y conseguirás lo que deseas” (que no tiene en cuenta las distintas capacidades y desigualdades sociales) está tan instaurada en la mentalidad colectiva que muchas personas, incluso parte de estos colectivos tan precarios, pueden llegar a apoyar a los dueños de estos negocios multimillonarios y apoyan ideas tan descabelladas como la de “trabajar en tres trabajos por flexibilidad”.

Por este motivo, es urgente organizarnos en plataformas como la red de trabajadorxs precarixs (@redprecarixs) que luchan por acabar con esta explotación e impongan a la patronal y a los gobiernos medidas a favor de los intereses de la clase trabajadora. No podemos esperar a que nuestros derechos caigan del cielo ni a que los grandes sindicatos, que llevan años pactando con la patronal a espaldas de la clase trabajadora terminen con la precariedad. Es hora de ponerse en pie y organizarse para terminar con este sistema económico que sólo puede ofrecernos precariedad y miseria.






Temas relacionados

Glovo   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Precarización laboral   /   Fraude laboral   /   Flexibilización laboral

Comentarios

DEJAR COMENTARIO