Cultura

TELEVISIÓN CATALANA

Polònia, al pie de los Pirineos

Viviendo en Catalunya una temporada, es fácil advertir que los catalanes no son muy propensos a regalar carcajadas en público. Hay quienes dicen que su humor es “parecido al inglés” y con esta alusión a lo británico, quieren decir que es un humor irónico, que pasa más por el intelecto que por la reacción de la risotada pronta.

Andrea D'Atri

@andreadatri

Martes 25 de febrero | 07:37

Cayetana i Casado Espejo Público - Polònia - YouTube

Juicios o prejuicios, lo cierto es que, para un extranjero, no hay mejor manera de hacer una inmersión lingüistica, cultural y política en Catalunya, que regodeándose con Polònia, el programa de TV3, que va por su 14º temporada.

Tantas veces les han dicho “polacos” en España, por considerar que hablan de una manera extraña, que la producción de Minoría Absoluta SL y Televisió de Catalunya, han decidido crear ese país ficticio de sátira política, que es uno de los de mayor audiencia y líder en su franja horaria del prime time televisivo.

Caricaturas precisas

Polònia no solo tiene excelentes actores y maquilladores para componer los personajes de la política española y catalana, sino también -como en las caricaturas gráficas-, son capaces de exagerar aquel rasgo particular, hasta convertirlo en algo superlativo, una marca que los hace indudablemente quienes son.

El charme de Sanchez Castejón (Pep Plaza), el pragmatismo de Felipe González (Iván Labanda), un Rodriguez Zapatero (Queco Novell) ilusionado con la recomposición que puede lograr el PSOE con la ayuda de Unidas-Podemos y un Pablo Iglesias (Marc Rodríguez) que oscila entre la ingenuidad de un revolucionarismo romántico y el cinismo de abrazarse a las instituciones pilares del imperialismo español en afán de satisfacer su ego.

Desnudando al monstruo

Celebrando la tradición milenaria de usar el humor para burlarse de la rigidez de las instituciones de poder, Polònia desnuda a la ultraderecha de VOX, la desmitifica en su poderío y, por lo tanto, lejos de “blanquearla” -como sucede en algunos programas periodísticos- nos incita a enfrentarla y combatirla quitándole sus armas más temibles de la solemnidad y la respetabilidad.

Noé Blancafort en la piel de Santiago Abascal y su inseparable Ortega-Smith, representado por Albert Mèlich son los encargados de este segmento, que incluye también a los políticos tradicionales de la derecha y al indecible Ciudadanos.

Reírse de uno mismo

Pero, como se sabe, no hay humor del bueno que no empiece por casa. O mejor dicho, solo puede hacer humor quien está dispuesto a reírse de sí mismo. Y aquí es donde Polònia capta profundamente no solo la mirada externa sobre la cuestión catalana, sino también la propia, proponiendo -con mordacidad y sarcasmo- reírse no solo con el independentismo, sino de él, las contrariedades del procès y sus propias contradicciones.

Un Quim Torra debilitado por sus socios de Esquerra Republicana, reemplazando a un presidente exiliado (Queco Novell en el papel de Carles Puigdemont), es encarnado fantásticamente, también por Iván Labanda. Pere Aragonès (Cesc Casanovas) y Gabriel Rufián (nuevamente, Iván Labanda) siempre dispuesto a la mesa de diálogo con el gobierno español y, en la oposición, la izquierda cupaire, con una joven e ingenua Mireia Vehi (Lara Díaz) asesorada por la más dura y contestataria Eulalia Reguant (Judit Martín).

Trabajo en equipo

Los nombres mencionados son apenas algunos que no hacen honor al gran equipo de actores dirigido por Xavi Ricart que dan vida a los guiones de Jaume Buixó, Júlia Cot, Xavi Fernández, Oriol Jara, Jordi López y Albert Martorell, sobre una idea original de Toni Soler y Minoría Absoluta SL. Mención especial merece el equipo de caracterización dirigido por Helena Fenoy que acompaña a los intérpretes en la composición de los personajes.

Pòlonia es mucho más de lo que aquí señalamos: la familia real, la propia televisión y las noticias de actualidad parodiadas en sketches, actos de comedias musicales o escenas de telenovelas integran un amplio menú donde, cada personaje o segmento ya reporta sus propios fans.

Como desde tiempos remotos, el humor es una fuerza política crítica, cuando hace brotar la risa del pueblo contra las autoridades, las jerarquías, las instituciones del orden, el statu quo y el poder. Polònia retoma esta tradición valiéndose de la sátira política y unas maravillosas máscaras que surgen no sólo del encomiable trabajo técnico y el excelente trabajo actoral, sino también de guiones afilados e incisivos.

Frente a los televisores catalanes y en la privacidad del hogar, quizás sea posible que encuentres las carcajadas que no obtendrás, fácilmente, en público. Solo es cuestión de venir a Polònia, aquí nomás, todos los jueves a las 21:55 por TV3, al pie de los Pirineos.






Temas relacionados

Sátira política   /   TV3   /   Polonia   /   Humor   /   Medios de comunicación   /   Televisión   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO