Política Estado Español

DEBATE DE INVESTIDURA

Sánchez no consigue la mayoría para la investidura y mira a Unidas Podemos

Sin sorpresas en el primer match ball de Pedro Sánchez al no alcanzar la mayoría absoluta para ser investido. Unidas Podemos aprieta pero no ahoga con una abstención y se emplaza a seguir negociando. El jueves el candidato socialista buscará la mayoría simple.

Ivan Vela

Barcelona | @Ivan_Borvba

Martes 23 de julio | 18:10

Foto: EFE / Naranjo

Finaliza el primer día de votación para la investidura de Pedro Sánchez sin que se haya producido ninguna sorpresa. El presidente del gobierno en funciones y candidato a la investidura no ha conseguido la mayoría absoluta (176 diputados), necesaria en esta primera votación. Aunque tampoco alcanzó la mayoría simple que necesitaría en el próximo intento de que salga como presidente del gobierno.

El líder socialista y su equipo negociador tan solo han conseguido sumar a los 123 votos de los diputados socialistas un voto más, el correspondiente al diputado José María Mazón del Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

El resto del hemiciclo se ha dividido en 52 abstenciones; Unidas Podemos, PNV, Compromís y Bildu, y 170 noes; PP, Ciudadanos, Vox, ERC, JxCat, Navarra Suma y Coalición Canaria.

La única “nota de color” en una jornada tremendamente predecible, puesto que cada uno de los grupos parlamentarios ha votado lo que en las últimas horas avanzaron, la ha dado la número dos de UP, Irene Montero.

La diputada de UP, que ha votado de forma telemática debido al avanzado estado de su embarazo, ha votado No antes del comienzo del debate, le que evidenciaría el cambio a último momento del sentido del voto de su formación para mostrar su disposición a negociar. A pesar de esta votación en contra, precisamente del peso pesado de UP que Sánchez ha aceptado a incluir en su Gobierno, los caminos de ambas formaciones están destinados a cruzarse.

El propio Echenique ya anticipó en los momentos de mayor crispación entre ambas formaciones (a raíz de la consulta interna de UP que Sánchez criticó duramente de hace dos semanas), que estarían dispuestos a negociar hasta el último minuto.

Por parte del PSOE la respuesta no se ha hecho esperar ni tan siquiera a este miércoles por la mañana, cuando está convocada la reunión del Ejecutivo socialista. Tras más de tres horas de reunión en el Congreso, una vez finalizada la primera jornada de votación, la propia vicepresidenta Calvo ha asegurado ante los medios que ya se ha puesto en contacto con Echenique para retomar las negociaciones.

Y es que si bien los números no han salido en esta primera fecha, lo cierto es que la tensión de los días previos que permitía jugar con la hipótesis de un choque de trenes, especialmente entre PSOE y UP, no ha sido tal cosa.

Habrá que esperar las próximas horas para conocer cómo se concretan esas negociaciones, sin descartar ninguna hipótesis, pero una vez UP asumió el paso al costado de Pablo Iglesias y el PSOE aceptó la inclusión de Irene Montero en el Gobierno las posiciones están más cerca que hace una semana.

Y como si de una figura construida con piezas de dominó se tratará, el pacto con UP provocaría una reacción de movimientos en cadena que abrirán la presidencia a Pedro Sánchez. Tanto PNV como ERC, especialmente este último, han apostado por que la crispación y la tensión entre los socialistas y UP se rebaje y alcancen un acuerdo.

El veterano portavoz del Partido Nacionalista Vasco, Esteban Aitor, ha supeditado su voto a favor (o la abstención) el próximo jueves a una serie de medidas económicas en el País Vasco, centradas especialmente en la inversión en infraestructuras.

Otro de los focos de interés de esta primera jornada se centraba en los escaños de ERC y JxCat. Como se comentaba anteriormente ERC se ha sumado al bloque del no, pero lo ha hecho reclamando a los cuatro vientos un pacto entre PSOE y UP.

Ese pacto que se pide desde la bancada de Rufián es la condición que han puesto los republicanos para ofrecer su apoyo. Y eso que Sánchez no ha podido ser más explícito en esta sesión frente al derecho a decidir de Catalunya asegurando, en respuesta a una intervención de la portavoz de JxCat, que “lo que ha sucedido en Catalunya, no va a volver a suceder, seguro”. Vamos, 155 de gatillo fácil.

Pues ni con esas el señor Rufían (y otros tantos) abandonan la retórica del “mal menor” para aupar al PSOE frente a las tres derechas.

JxCat, por su parte, parece que no se moverá del no en la votación del próximo jueves, y en su particular disputa del “relato catalán” contra Esquerra sigue manteniendo un discurso más frontal contra el PSOE en el Congreso. Eso sí, donde dije digo, digo Diego y pacto con el PSC del 155 en la Diputació de Barcelona. La vida (y la política burguesa) es puro teatro, como se suele decir.

Por lo tanto solo queda esperar cómo se desarrollan las próximas 48h y como se acaba configurando, si llega, el acuerdo de Gobierno entre PSOE y UP, el movimiento central que auparía nuevamente a Pedro Sánchez a la Moncloa el próximo jueves. Se evitaría así, un nuevo escenario electoral que no es del gusto de las patronales y los organismos internacionales.






Temas relacionados

Unidas Podemos   /   Pedro Sánchez   /   Política Estado Español   /   Pablo Iglesias   /   PSOE   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO