Mundo Obrero Estado Español

ANDALUCÍA

Sindicatos de Cádiz llaman defender los puestos de trabajo y los derechos laborales

La Confluencia Sindical de la Bahía de Cádiz, llama a movilizarse el próximo 6 de febrero para luchar por poner en el centro los derechos laborales y la reconversión del sector en términos ecológicos.

Roberto Bordón

@RobertoBordon13

Viernes 15 de enero | 16:34

Foto: Manifestación sindical en cádiz. Archivo.

La Confluencia sindical de la Bahía de Cádiz, que agrupa a los sindicatos CTM, SAT, Autonomía Obrera, CNT (Puerto Sta. María), USTEA Cádiz y CTA, lanzan una convocatoria para una concentración en la Plaza San Juan de Dios de Cádiz (Plaza del Ayuntamiento) el próximo 6 de febrero con el lema: “¡Por la reindustrialización de la Bahía cargada de derechos laborales!”. Una consigna contradictoria, ya que puede dar lugar a la confluencia entre sectores patronales y sectores obreros, que se alisten detrás de esta idea para pedir más subsidios o apoyos del estado a determinados sectores capitalistas.

Aun así, los sindicatos plantean que si bien la sociedad gaditana tiene que luchar por evitar que siga adelante el proceso de desindustrialización en la región que ha sido impulsada desde distintos gobiernos centrales y autonómicos, esta “defensa de la industria” no puede ir acompañada de políticas de precarización del empleo. Acabar con la precariedad y las subcontratas, así como conseguir mejores convenios y que estos se respeten. Cádiz no puede permitir que haya trabajadores de “primera” y “segunda” en sus centros de trabajo, como ocurre en Navantia, Airbus y en la industria auxiliar, ponen como ejemplo. Además, defienden que esta industria puede ser diversificada para tener una producción respetuosa con la biodiversidad y el medioambiente, con objetivos orientados a una transición ecológica, que aleje a los trabajadores del negocio de la guerra.

La Confluencia sindical explicita que no se trata de pedir simplemente carga de trabajo, sino que esta no obligue a los trabajadores gaditanos a renunciar a la Prevención de Riesgos Laborales, a tener un trabajo que, de estabilidad económica y social a sus familias, evitando sufrir los efectos de la temporalidad y la deslocalización. Se expone como esto además se enlaza con la “defensa del tejido económico y productivo de la zona” que depende en última instancia de estas industrias. Una cuestión que sirve para que los trabajadores de los distintos sectores productivos unan sus fuerzas.

Por otro lado, la mención a una diversificación de producción nos remite a dos debates centrales en los últimos años. En primer lugar, a reafirmar que alejar a los trabajadores del negocio de la guerra no es una frase vacía, sino un debate muy real que se dio con el apoyo del alcalde de Cádiz “Kichi”, miembro de Anticapitalistas, a la venta de fragatas a Arabia Saudí porque “daba empleo”, a pesar de que estas iban a servir para masacrar al pueblo yemení. Se colocaba el debate entre elegir el paro para los trabajadores gaditanos o la muerte de los obreros yemeníes a los que se visualizaba como lejanos e irrelevantes, una muestra de la falta de internacionalismo elemental. Pero como ya distintas voces críticas expresaron en su momento y ahora lo hace la Confluencia Sindical, el debate no puede ser entre morirse de hambre o adaptarse al imperialismo, sino hay que construir una alternativa.

Por otro lado, la defensa por parte de los sindicatos de una transición ecológica viene a combatir esa estúpida y falsa visión que sectores rojipardos quieren vender como obrera o “revolucionaria” de que el ecologismo es una problemática burguesa que no afecta a la clase obrera, como si no fuese la clase social que más sufre los efectos de la contaminación, el cambio climático y demás cuestiones que afectan a la vida. Una vez más, al igual que el ejemplo de los trabajadores franceses de Grandpuits que actualmente se encuentran en huelga por motivos similares a los expresados por los trabajadores de Cádiz a las trabajadoras sí les importa la crisis ecológica y sí es posible plantear una alternativa a la producción actual que no suponga precariedad, desempleo o pérdida de bienestar sino todo lo contrario.

Lo que ocurre es que ambas problemáticas señaladas por los trabajadores gaditanos en su comunicado deben hacerse al margen del corporativismo de las burocracias sindicales que están más pendientes de sus intereses y de pactar con la burguesía que del empleo, la crisis ecológica o el no vender armas a Arabia Saudí. Por tanto, al igual que existen muchísimas razones para apoyar a los obreros de Grandpuits en su lucha contra Total, existen también muchísimas razones para apoyar a los trabajadores de la Bahía de Cádiz en su lucha contra las patronales y los gobiernos centrales y autonómicos que no dan la salida a la situación que los trabajadores desean y defienden.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Cádiz   /   Andalucía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO