Internacional

OPEN ARMS

Situación crítica en el Open Arms: tras 17 días de desidia, el Gobierno español ofrece una “solución” inviable

Ya van 18 días varados en el mar. La tensión dentro del Open Arms se torna incontrolable. El Estado español e Italia han acordado que el barco se dirija a Mallorca, a tres días de viaje, una travesía imposible en las condiciones actuales.

Lunes 19 de agosto | 12:22

Foto: EFE

El Ejecutivo español ofreció este domingo, después de 17 días de desidia y especulación, el puerto de Algeciras como lugar de desembarco del Open Arms. Allí se llevaría a cabo el “reparto” en la acogida de los 107 migrantes a bordo, acordado entre seis países europeos: Francia, Alemania, Rumanía, Portugal, Luxemburgo y el propio Estado español.

“He indicado que se habilite el puerto de Algeciras para recibir al #OpenArms. España siempre actúa ante emergencias humanitarias. Es necesario establecer una solución europea, ordenada y solidaria, liderando el reto migratorio con los valores de progreso y humanismo de la #UE”, escribió Pedro Sánchez en su cuenta de Twitter, mal y tarde, en un marco ya insostenible.

La ONG Proactiva Open Arms rechazó esa medida por la grave situación a bordo, con 197 inmigrantes exhaustos y con la tensión a flor de piel, y la larga travesía que implicaba viajar desde las costas de Lampedusa hasta Algeciras.

“Después de 26 días de misión, 17 de espera con 134 personas a bordo, una resolución judicial a favor y 6 países dispuestos acoger, ¿quiere que naveguemos 950 millas, unos 5 días más, a Algeciras, el puerto más lejano del Mediterráneo, con una situación insostenible a bordo?”, se preguntaba en su cuenta de Twitter Óscar Camps, máximo responsable del Open Proactiva Arms.

La situación es a tal punto extrema que varios migrantes se lanzaron al agua ayer en un desesperado intento de alcanzar la costa de la isla italiana de Lampedusa, a unos 800 metros, desde que el Open Arms entró el viernes en aguas territoriales italianas tras la autorización de un tribunal que tumbó la prohibición impuesta por el ultraderechista Matteo Salvini, ministro del Interior italiano. El desesperado intento fue registrado en video difundido por la ONG.

Te puede interesar: Ante la desesperación, migrantes del Open Arms se arrojan al mar para llegar a la costa italiana

Pocas horas después, el Gobierno español hizo una nueva propuesta: desembarcar en los puertos de Palma de Mallorca o en Mahón, en Menorca, los más cercanos de la actual posición. Pero la ONG sigue defendiendo que la travesía es "inviable" ante la situación "crítica" que se vive en el barco y reclama desembarcar a los 107 migrantes en Lampedusa. En su defecto, plantean que los inmigrantes a bordo del Open Armas sean transferidos a otro navío que pueda hacer la travesía más rápida y en mejores condiciones.

Otra de las alternativas propuestas por el presidente de la ONG, Óscar Camps, es que se permita el desembarco en Lampedusa, para que los náufragos "permanezcan en tránsito" en un centro italiano (hotspot) y "ser trasladados en avión a España". Esta opción, ha dicho Camps, “saldría más económica que ser escoltados por un barco”.

En un comunicado difundido este domingo la ONG ha insinuado que Italia y el Estado española habrían llegado a un acuerdo para “proporcionar asistencia y refugio seguro" a los migrantes a bordo “identificando a Mallorca como un puerto de desembarco". Una propuesta que considera “completamente incomprensible” por la cercanía de Lampedusa y las mil millas náuticas y tres días de navegación que tendrían que recorrer para llegar a puerto, después de haber estado casi 20 días paralizados. "Es urgente terminar ya con la experiencia inhumana e inaceptable que están viviendo las personas que hemos rescatado en el mar", sostiene la ONG.

El Gobierno español se ha apresurado a desmentir “la existencia de ningún supuesto acuerdo con Italia” y ha asegurado que "lo único cierto es que el Gobierno ha ofrecido al Open Arms poder dirigirse al puerto español que esté más próximo en su ruta y que el ejecutivo italiano está incumpliendo la ley al impedir el desembarco".

La ONG insiste, sin embargo, en que la situación a borde del barco les impide alejarse de la costa en condiciones de seguridad. “No aceptamos España. No podemos poner en peligro la seguridad y la integridad física de los migrantes y de la tripulación. Necesitamos desembarcar ya”, ha dicho una portavoz de la organización en declaraciones a El País

“Con nuestro bote a 800 metros de las costas de Lampedusa, los estados europeos están pidiendo a una pequeña ONG, como la nuestra, que haga frente (después de 18 días de espera) a otras 1.000 millas y 3 días de navegación, en condiciones climáticas adversas, con 107 personas agotadas a bordo y 19 voluntarias y voluntarios que, durante más de 24 días, han tratado de garantizar derechos que Europa niega a seres humanos como los que actualmente llevamos en cubierta", explican en una nota de prensa, mientras la incertidumbre y la tensión crece entre los 107 rescatados a bordo del barco.

Xenofobia y desidia imperialista

“Hacen falta muertos” para que se resuelva el bloqueo, se preguntó en Twitter el fundador de la ONG, Óscar Camps. “Si sucede lo peor, Europa y (Matteo) Salvini serán responsables”, reafirmó la ONG. Pero no sólo el ultraderechista de Salvini seria responsable. También el Gobierno de Pedro Sánchez y el PSOE, que nada tienen que envidiarle al ministro del interior italiano en su posición ante la inmigración.

O acaso ¿es plausible que el mismo partido que puso las concertinas, que inventó las “expulsiones en caliente”, las sedaciones y los CIE, el mismo partido que tiene sobre su espalda miles de muertos ahogados y disparados en la frontera, defienda a los inmigrantes?

Te puede interesar: El PSOE y el racismo: no olvidamos, no perdonamos

Por su parte, el Partido Popular, cuya postura ante la inmigración es igualmente (o más) reaccionaria, se da el lujo de criticar a Sánchez por falta de “humanidad”, mientras desde las usinas de Ciudadanos personajes despreciables como el millonario diputado Marcos de Quinto -exvicepresidente de Coca-Cola y fichaje estrella de Cs para las pasadas elecciones- se refiere a los migrantes a bordo del Open Arms como “bien comidos pasajeros” para tratar de disputar el voto de ultraderecha de Vox.

Mientras tanto, la situación a bordo del Open Arms se torna cada vez más dramática, con nerviosismo e incluso enfrentamientos entre los migrantes, según ha informado la ONG.

La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, sigue defendiendo su oferta de que el Open Arms “coja rumbo con todo tipo de ayuda y necesidades sanitarias” hacia Menorca.

Óscar Camps no se cansa de responderle, como vuelve a hacerlo en una entrevista publicada en Eldiario.es: “Que venga ella al barco a explicárselo, que le pagamos el viaje. Que se lo cuente cuando pongamos rumbo al sur y dejen de ver la tierra. Que les cuente que serán dos o tres días más con las mismas olas y los mismos vómitos que hace unos días. Cuando Malta e Italia nos negaron protegernos en sus aguas del temporal. Le repito a la vicepresidenta que no somos los taxis del mar”.






Temas relacionados

Open Arms   /   Estado español   /   Pedro Sánchez   /   Crisis migratoria en Europa   /   Matteo Salvini   /   Mediterráneo   /   Migrantes   /   Inmigración   /   Italia   /   Inmigrantes   /   PSOE   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO