×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

Soldados israelíes asaltan la mezquita de Al-Aqsa y dejan más de 150 palestinos heridos

Cientos de palestinos detenidos después de que la policía israelí entrara en el recinto de la mezquita antes del amanecer.

Viernes 15 de abril
Facebook Twitter

Dieciséis palestinos y 14 israelíes han muerto desde el 22 de marzo en ataques en Israel y redadas en la Cisjordania ocupada. Palestinos e israelíes han sido testigos de un aumento de la violencia durante el último mes, con ataques palestinos en ciudades israelíes y las fuerzas de Israel intensificando redadas, tiroteos, arrestos y asesinatos en Cisjordania ocupada ilegalmente.

La policía israelí allanó el recinto de la mezquita de Al-Aqsa en el Jerusalén Este ocupado, los médicos informaron que al menos 152 palestinos resultaron heridos en la violencia subsiguiente y cientos fueron detenidos.

La fundación islámica que administra el sitio dijo que la policía israelí entró en vigor antes del amanecer del viernes, cuando miles de fieles se reunieron en la mezquita para las oraciones matutinas.

Los videos que circulaban en línea mostraban a los palestinos arrojando piedras y a la policía disparando gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento. Otros mostraban a fieles atrincherados dentro de la mezquita en medio de lo que parecían ser nubes de gases lacrimógenos. El servicio de emergencia de la Media Luna Roja Palestina dijo que evacuó a la mayoría de los heridos a hospitales. La dotación dijo que uno de los guardias en el sitio recibió un disparo en el ojo con una bala de goma.

La Media Luna Roja Palestina agregó que las fuerzas israelíes habían obstaculizado la llegada de ambulancias y paramédicos a la mezquita, ya que los medios palestinos dijeron que decenas de fieles heridos permanecían atrapados dentro del complejo. La policía israelí dijo que arrestó al menos a 300 palestinos durante la última escalada. Sin embargo, fuentes palestinas sitúan el número en 400.

La policía israelí dijo que ingresó al recinto, el tercer lugar más sagrado del Islam y venerado por los judíos como el Monte del Templo, para dispersar a una multitud “violenta” que permanecía al final de las oraciones de la mañana.

Dijeron que entraron “para dispersar y hacer retroceder” a la multitud después de que un grupo de palestinos comenzara a arrojar piedras hacia el cercano espacio de oración judío del Muro Occidental.

Pero el camarógrafo palestino, Rami al-Khatib, que presenció la redada, dijo: “Ellos [las fuerzas israelíes] vaciaron brutalmente el recinto. Estaban atacando al personal de la mezquita, gente normal, ancianos, jóvenes.

“Hubo muchas personas heridas, dispararon balas de goma dentro del recinto de la mezquita de Al-Aqsa. Estaban golpeando a todos, incluso a los paramédicos, los golpearon”, dijo al-Khatib, quien también resultó herido.

Al informar desde la Puerta de Damasco, Najwan al-Samri de Al Jazeera dijo que la policía israelí irrumpió en el complejo de la mezquita sin pretexto y agredió a los fieles cerca de la sala de oración Qible después de la oración de la mañana.

Agregó que la escalada se produjo cuando los grupos judíos de extrema derecha pidieron redadas en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa durante la festividad de la Pascua judía y la ofrenda de sacrificios de animales en sus patios, lo que no ha ocurrido desde la antigüedad.

El analista político principal de Al Jazeera, Marwan Bishara, culpó a la ocupación israelí, la “indiferencia de la comunidad internacional ante el sufrimiento palestino” en medio de la crisis de Ucrania y la “parálisis del liderazgo palestino” como las razones detrás de los últimos acontecimientos en Jerusalén.

View this post on Instagram

A post shared by Eye On Palestine (@eye.on.palestine)

Las respuestas

En respuesta a los acontecimientos, la presidencia palestina dijo en un comunicado que el asalto al complejo de la mezquita de Al-Aqsa por parte de la policía israelí fue “un hecho peligroso” y “una declaración de guerra”.

Agregó que el pueblo palestino no permitiría que las fuerzas de ocupación israelíes y los colonos judíos se hicieran cargo del lugar sagrado, y pidió a la comunidad internacional que “ponga fin a la agresión israelí”.

Ismail Haniyeh, jefe de la oficina política de Hamas que gobierna la Franja, dijo que la decisión del pueblo palestino defendería y protegería la mezquita de Al-Aqsa a toda costa. Agregó que no había lugar para “intrusos” en Jerusalén. Hamas también hizo un llamado a los palestinos en Cisjordania ocupada e Israel a unirse en apoyo de Jerusalén y la Mezquita Al-Aqsa.

Los palestinos han temido durante mucho tiempo que Israel planee apoderarse del sitio o dividirlo. Ya que la ultraderecha israelí presiona constantemente para administrar el lugar, lo que implicaría explícitamente destruir las mezquitas para reconstruir el Segundo Templo judío.

Por su parte, Ofir Gendelman, portavoz del primer ministro israelí Naftali Bennett, dijo que Israel no permitiría que los que describió como “alborotadores” impidieran la oración en Jerusalén y perturbaran el orden público.

Gendelman acusó a los “matones palestinos” de arrojar piedras sin pretexto con el objetivo de inflamar la situación en la mezquita de Al-Aqsa. Dijo que la policía israelí se vio obligada a ingresar al recinto para dispersar a la multitud y calmar la situación.

View this post on Instagram

A post shared by Eye On Palestine (@eye.on.palestine)

Las tensiones han aumentado en las últimas semanas. Israel ha estado llevando a cabo arrestos y redadas militares en Cisjordania ocupada ilegalmente a raíz de una serie de ataques mortales de palestinos dentro de Israel, que desencadenaron enfrentamientos en los que varios palestinos han muerto, incluidos siete desde el miércoles.

Se esperaba que decenas de miles de palestinos se reunieran en Al-Aqsa para las oraciones del viernes por la tarde mientras los musulmanes observan el mes sagrado del Ramadán. Semanas de protestas y redadas en Al-Aqsa durante el Ramadán del año pasado se convirtieron en un asalto de 11 días en la Franja de Gaza sitiada.

La guerra provocó la muerte de al menos 260 palestinos, así como 13 israelíes, y una destrucción significativa en el territorio ya empobrecido. El Ramadán de este año coincide con la festividad de la Pascua judía y la semana santa cristiana, lo que atrae a miles de peregrinos y otros visitantes a Jerusalén.

Las autoridades israelíes dicen que están comprometidas a mantener el statu quo, pero en los últimos años judíos nacionalistas y religiosos han visitado el sitio en grandes cantidades con escoltas policiales.

Israel capturó Jerusalén Este, hogar de al-Aqsa y otros importantes lugares sagrados, en la guerra de 1967 y la anexó en un movimiento no reconocido internacionalmente. Los palestinos quieren que la parte este de la ciudad sea la capital de un futuro estado independiente que incluya Cisjordania y Gaza, que Israel también capturó durante la guerra hace casi 55 años.


Facebook Twitter
Las “democracias” imperialistas empujan al mundo a nuevas y peores guerras

Las “democracias” imperialistas empujan al mundo a nuevas y peores guerras

El presidente de Ecuador vuelve a decretar el estado de excepción

El presidente de Ecuador vuelve a decretar el estado de excepción

Sánchez aplaude que la OTAN defina la migración como una amenaza contra la que responder militarmente

Sánchez aplaude que la OTAN defina la migración como una amenaza contra la que responder militarmente

Sri Lanka paralizada, sin combustible y a punto de estallar

Sri Lanka paralizada, sin combustible y a punto de estallar

El Gobierno israelí decide disolver el Parlamento y adelantar elecciones

El Gobierno israelí decide disolver el Parlamento y adelantar elecciones

Ser periodista en Palestina significa estar en el ojo de la tormenta

Ser periodista en Palestina significa estar en el ojo de la tormenta

El Ejército de Israel asesina a otra periodista palestina en menos de un mes

El Ejército de Israel asesina a otra periodista palestina en menos de un mes

Ultranacionalistas israelíes atacaron a palestinos en una marcha de extrema derecha en Jerusalén

Ultranacionalistas israelíes atacaron a palestinos en una marcha de extrema derecha en Jerusalén