SUPLEMENTO

“Tenemos que garantizar una unidad de toda la izquierda clasista y socialista en las elecciones generales”

Entrevista: Christian Castillo

IZQUIERDA

“Tenemos que garantizar una unidad de toda la izquierda clasista y socialista en las elecciones generales”

Fernando Scolnik

Entrevistamos a Christian Castillo, dirigente del PTS, sociólogo y docente universitario, sobre el escenario político y la propuesta del PTS de constituir un frente de toda la izquierda clasista y socialista para las próximas elecciones.

¿Cuál es la importancia de estas elecciones?

El gobierno del Frente de Todos buscará en estas elecciones refrendarse como la única opción posible para las mayorías populares frente al desastre macrista y tratar de conseguir los diputados suficientes para tener mayoría en Diputados. Busca justificar en los cuatro años de Macri y en la pandemia la crisis que estamos padeciendo y el empobrecimiento del pueblo trabajador. Pero lo cierto es que se trata de un gobierno cuyo horizonte está signado por un acuerdo con el FMI, un gobierno que ya está ajustando, que eliminó el IFE y bajó el presupuesto de salud en medio de la pandemia, que pulverizó los salarios de los trabajadores estatales, que plantea un salario mínimo de indigencia, mientras sigue pagando religiosamente la ilegítima deuda. Ni Macri ni la pandemia lo obligaron a esto, ni a modificar la movilidad jubilatoria para que las y los jubilados cobren por debajo de lo que les hubiera correspondido.

La derecha quiere capitalizar el descontento con el gobierno haciendo la mejor elección posible, que los deje posicionados para las presidenciales de 2023. Ahí hay, al menos, dos proyectos, el de Macri y Patricia Bullrich, que opinan que polarizando por derecha pueden capitalizar y las llamadas "palomas", con Larreta y Vidal a la cabeza, que son todos ex funcionarios de Macri pero quieren aparecer como si fueran algo nuevo, una cara más “amable” de la derecha. Ambas fracciones sólo se diferencian en las formas. En el contenido unos y otros son antiobreros y proimperialistas a morir. Incluso en Provincia de Buenos Aires están discutiendo que Espert compita en las PASO de lo que hoy es Juntos por el Cambio. Se muestra lo que siempre dijimos, que los autodenominados “libertarios” no son nada nuevo ni son “rebeldes” de ningún tipo, sino rancios conservadores, fogoneados por parte del sistema mediático al servicio de promover ideas completamente favorables al gran capital.

Estas elecciones están signadas por una profunda crisis capitalista en el país, con niveles de pobreza que superan el 40%. La discusión de fondo es quién va a pagar la factura de la catástrofe social y sanitaria en donde estamos. El gobierno ya demostró que terminó administrando la herencia macrista, llevando adelante un ajuste que hizo que hasta Domingo Cavallo felicitara a Martín Guzmán.

En cuanto a la izquierda, mientras sigue apoyando y participando de cada lucha del pueblo trabajador, jugándose por la coordinación y por superar a la burocracia sindical para preparar las condiciones de una lucha de conjunto contra el régimen y el sistema, creemos que tiene la obligación de poner en pie una potente alternativa política aprovechando el terreno electoral para postularla. Por eso el planteo del PTS de unidad de toda la izquierda clasista y socialista.

¿Cómo cayó el llamado del PTS?

Antes que nada aclarar que este llamado no es nada nuevo. El PTS siempre bregó por presentar listas unitarias de la izquierda clasista en las elecciones. Ya en 2007 hicimos un frente con el MAS e Izquierda Socialista, que se repitió en 2009. Finalmente logramos traer al PO a la unidad en 2011 cuando fundamos el FIT y ocho años después logramos que se integrara el MST, fundando el FIT -Unidad.

En cuanto a este llamado, recién empezamos, pero ya cayó muy bien no solo en la gente simpatizante de la izquierda, sino también entre los luchadores obreros y populares que están dando la pelea en las calles por el pase a planta, por recuperar el salario, contra los despidos, muchos de los cuales votaron a Alberto en el 2019. Y esto último es muy significativo, porque ya la izquierda clasista se empieza a tornar en una ineludible referencia política para aquellos sectores que salen a enfrentar el ajuste de las patronales y el gobierno, como los tercerizados de Edesur, los ferroviarios despedidos del Roca y los tercerizados de MCM. Esto es así porque la izquierda clasista y socialista es parte de todas y cada una de las luchas de distintos sectores del pueblo trabajador que enfrentan las políticas cómplices de las burocracias sindicales y de los movimientos sociales ligados al gobierno, como también lo vimos en las tomas de tierras como en Guernica, Rafael Castillo, Magaldi en Santa Fe o la de Casimiro Gómez en Neuquén. Las próximas elecciones nos tienen que servir para ofrecer una alternativa unitaria de toda esta izquierda. Es lo que quieren evitar tanto los del gobierno como los de la oposición de derecha. No hay que hacerles el juego.

¿Por qué el llamado es solo a la izquierda "clasista y socialista"?

Hay un sector de la izquierda histórica como el PC o el PCR que siempre tuvieron una política de colaboración de clases. Ellos terminaron siendo parte de un gobierno como el de Alberto Fernández que gestiona el capitalismo y se rinde frente a los acreedores y el FMI. Lo mismo sucedió con sectores como Patria Grande, que en nombre del latinoamericanismo se integran a un frente que tiene a referentes como Sergio Massa, un dirigente vinculado a los intereses yanquis. Y a los gobernadores del PJ que, como dijo Emilio Monzó, estuvieron “pintados de amarillo” durante el gobierno macrista. También hay otro sector como Libres del Sur de Humberto Tumini, que asimismo tiene una colateral en el movimiento piquetero, Barrios de Pie, que ayer se aliaron a Carrió, después a Urtubey y ahora están con Randazzo, siempre a la derecha del propio kirchnerismo.

La Argentina tiene una particularidad, los sectores de izquierda que pregonan la colaboración de clases han sido fagocitados por la coalición peronista en el gobierno y las principales organizaciones de la izquierda no nos planteamos gestionar el capitalismo como sucede en Brasil, en Chile y en Perú con Castillo, sino terminar con este sistema. El Frente de Izquierda Unidad tiene un claro programa de independencia de clase y de lucha por un gobierno de la clase trabajadora. Pero, más allá de que el FIT-U representa el 80 por ciento de los votos de esta izquierda, no podemos eludir que hay otras fuerzas que, más allá de su tamaño y extensión nacional, son también parte de las luchas del pueblo trabajador y tienen un programa por un gobierno de las y los trabajadores. Me estoy refiriendo al Nuevo MAS, que tiene como principal referenta a Manuela Castañeira, a Autodeterminación y Libertad, donde está el compañero Luis Zamora, a los compañeros que vienen de la Tendencia del PO, Ramal y Altamira, que ahora están buscando la personería electoral con el nombre Política Obrera.

A ellos los estamos llamando para que todos participemos en listas comunes y unitarias en las próximas elecciones.

Voy a poner un ejemplo de lo que se produce cuando hay más de una boleta de la izquierda clasista. La negativa de Zamora y su grupo de sumarse para integrar una lista común en la CABA el único efecto práctico que tuvo es que la izquierda no accediera a una banca nacional, que quedó en manos del PRO. Si se hubieran sumado el 1,23 % de los votos que obtuvo Zamora a los 6,13 % que obtuvo Myriam Bregman en 2019, la izquierda de la Capital volvía a recuperar una banca nacional después de casi 20 años.

Claro que tenemos diferencias, no por nada somos distintas organizaciones. Pero ningún interés mezquino o de aparato puede impedir que nos unamos para dar juntos esta batalla política y la representación de todos los sectores está garantizada con la rotación de las bancas.

La izquierda clasista se puede convertir en una clara tercera opción para millones, con un norte estratégico de que la crisis la paguen los capitalistas y no el pueblo trabajador.

¿Utilizar el recurso de las PASO no implica más división entre las fuerzas de la izquierda?

En la declaración que publicaron Nicolás del Caño y Myriam Bregman, que tuvo una enorme repercusión nacional, decimos claramente que nuestra primera opción es lograr un acuerdo. Vamos a hacer todos los esfuerzos, pero sabemos que es difícil, porque cada corriente tiene una valoración de sí misma distinta a la de los demás. En el FIT eso de alguna manera se resolvió en 2015, cuando el PO rechazó una fórmula Altamira-Del Caño y fueron en una lista junto con Izquierda Socialista a las PASO contra la de nuestro partido. La utilización de las PASO garantizó la unidad. Y no solo eso, sino que el resultado de esas elecciones internas permitió una distribución proporcional de los tiempos de rotación de las bancas. Por ejemplo en CABA al PTS le correspondía la gestión de cada banca por 21 meses, al PO 18 y a Izquierda Socialista 10. En 2019 al integrarse el MST, los partidos del FIT tuvieron que poner meses para que tuvieran una representación en una eventual rotación de las bancas. Al menos desde el PTS creemos que esa relación de hace seis años no se corresponde con la realidad de hoy, y habría que integrar al MAS, AyL y Política Obrera para que también tengan su representación. Veremos si podemos lograrlo por un acuerdo, pero sino ya tenemos la experiencia de la utilización de las PASO del 2015, en la que el eje de cada lista no fue la discusión interna, sino que cada una hizo su agitación contra los partidos capitalistas. Cuando hablamos de PASO no necesariamente decimos que cada partido debe tener su lista respectiva, claro está que cada uno podrá hacer los bloques o alianzas que mejor le parezcan. En síntesis y volviendo a la pregunta: lo peor que puede pasar es que en las elecciones generales de noviembre haya más de una lista, eso sí que sería un inexplicable divisionismo. El método de rotación de bancas permite la representación de todos los sectores de una gran y potente coalición electoral de la izquierda clasista y socialista.

El próximo 14 de julio hay que presentar las alianzas en todas las provincias. Desde el PTS y junto con miles de compañeras y compañeros que han firmado un petitorio exigiéndonos esta unidad esperamos que ese día podamos celebrarla.


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Frente de Izquierda y de Trabajadores - Unidad (FITU)]   /   [PASO]   /   [Izquierda]   /   [Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS)]   /   [Elecciones]   /   [Entrevista]   /   [Política]

Fernando Scolnik

Nacido en Buenos Aires allá por agosto de 1981. Sociólogo - UBA. Militante del Partido de los Trabajadores Socialistas desde 2001.
COMENTARIOS