×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

Teresa Rodríguez insiste en sumarse al frente de Yolanda Díaz… y hasta votaría un gobierno del PSOE en Andalucía

En una reciente entrevista la dirigente de Anticapitalistas y Adelante Andalucía ha comentado sus perspectivas ante el próximo ciclo electoral andaluz, reafirmando su disposición a unirse al proyecto transversal de Yolanda Díaz -siempre que puedan mantener su autonomía- y hasta a darle apoyo a un gobierno del PSOE-A. Un giro populista que se aleja de la perspectiva de independencia de clase que es necesaria para reconstruir la izquierda anticapitalista en el Estado español.

Diego Lotito

Roberto Bordón

Jueves 2 de diciembre de 2021
Facebook Twitter

Teresa Rodríguez (d) y José María González ’Kichi’ (i), en una imagen de archivo. (EFE/Torres)

Teresa Rodríguez respondió recientemente en una entrevista para el diario Público a los últimos intentos de Unidas Podemos de valorar una candidatura común para las próximas elecciones andaluzas. La dirigente de Adelante Andalucía afirmó que no se han dado contactos reales entre ambas formaciones, más allá de un comunicado a la prensa desde Madrid, que considera que no es “la forma” de discutir un proyecto centrado en Andalucía.

“Si tú quieres quedar con un amigo con el que te has peleado, no pones un anuncio en prensa, lo llamas. Otra vez la batalla del relato. Si tú quieres quedar con un amigo ¿La intención cuál es? Llámame, ¿no? De hecho, estoy esperando que me llamen”, dice Rodríguez en la entrevista.

Rodríguez ha señalado que no ha habido acercamientos entre Unidas Podemos y Adelante Andalucía. La portavoz autonómica de los primeros, Inmaculada Nieto, no respondió a sus llamadas cuando la dirigente andalucista intentó plantearle el debate electoral.

La portavoz de Adelante Andalucía está preocupada por que la división electoral de la izquierda reformista andaluza perjudique a las tres principales candidaturas: Adelante Andalucía, Unidas Podemos y Más Andalucía.

"No es un escenario deseable [el de la división]. No lo era cuando nos expulsaron, era lo peor que podía ocurrir en un escenario en que [Macarena] Olona puede ser vicepresidenta. Ha sido tremendamente irresponsable. Pero es que a mí me han echado. Nosotros pensábamos que podíamos vivir en diversidad", afirmó Rodríguez en la entrevista de Público.

Por ello, Rodríguez sigue empujando la puerta que abrió hace unas semanas para explorar una posible integración en el frente amplio que se dispone a encabezar la actual ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Pero, ¿cuáles son las condiciones que pone para un reencuentro entre la dirección de Anticapitalistas y el tándem de Unidas Podemos, después de la guerra abierta que libraron en Andalucía? ¿Poner fin a la participación de Unidas Podemos en el gobierno central y la asunción de la agenda social-liberal del PSOE? ¿La derogación completa y sin condiciones de la Ley Mordaza y toda la legislación liberticida? ¿O quizá una derogación total de las reformas laborales de 2010 y 2012, en vez de hacer una nueva reforma laboral que mantiene lo esencial de las anteriores? O, tal vez, ¿una retirada de la contrarreforma universitaria impulsada por el ministro Castells? Nada de eso.

La militante de Anticapitalistas y portavoz de Adelante Andalucía ha vuelto a poner sobre la mesa la condición de establecer un encaje organizativo confederal entre Adelante Andalucía, Unidas Podemos y el resto de fuerzas del posible frente, siguiendo el ejemplo de autonomía de los Comunes en Catalunya, con una portavocía propia.

En resumen, una pelea de cargos y representación política sin ningún contenido, ni debate programático, ni balance de los años de Unidas Podemos en un Gobierno neoliberal progresista con el PSOE. No solo por pragmatismo oportunista, que lo hay, sino porque sería muy difícil justificar una política que se diga “anticapitalista” teniendo como socios a quienes vienen gobernando para el IBEX35, han mantenido toda la herencia de reformas y ajustes neoliberales de la pasada década y vienen de enviar tanquetas a reprimir a los trabajadores del metal de Cádiz que luchan contra la precariedad laboral y el despotismo patronal.

El giro andalucista de Anticapitalistas desde Adelante Andalucía es correspondiente con una estrategia soberanista de izquierda (o podríamos decir incluso, populista de izquierda). O, dicho de otro modo, una política opuesta a una estrategia de independencia de clase. Si no se han producido acercamientos, sostiene Rodríguez, es por la negativa de Podemos y de Izquierda Unida a aceptar dicha premisa debido al “centralismo madrileño” que sufre la izquierda española.

“Es necesario un partido andaluz. Si cierra una fábrica de Airbus, es la de puerto Real, mientras en Getafe se invierten 400 millones. Nunca se cumplen las inversiones de infraestructuras. No condicionamos presupuestos a ningún nivel. Ha cambiado el panorama. Determinadas fuerzas decidieron gobernar con el PSOE. Nosotros seguimos en nuestro proyecto andaluz”, dice Rodríguez.

Una declaración en la que queda patente hasta que nivel la estrategia política de Anticapitalistas ha avanzado en liquidar toda determinación de clase, algo muy propio del populismo que estuvo en la base del proyecto de Podemos, solo que esta vez en clave “soberanista” regional. Como decía Santiago Lupe en otro artículo, “una perspectiva regionalista, con eje en una falsa comunidad de intereses de toda Andalucía, dejando de lado que los grandes problemas del campo, falta de empleo y pobreza tienen también responsables en Sevilla, Córdoba o Huelva. Se renuncia así a toda visión de construir una izquierda de clase, independiente de las respectivas burguesías regionales que, como la andaluza, no son ninguna aliada para regatear ‘intereses legítimos’ para la clase trabajadora y los sectores populares andaluces.”

Te puede interesar: Anticapitalistas tiende la mano al frente impulsado por la ministra de Trabajo

La posición de Rodríguez está tan determinada por una perspectiva de colaboración de clases, que analiza el cierre de Airbus Puerto Real como el resultado de que no hay “diputados andalucistas” en el Congreso, y no que la dirección de la lucha estuvo en manos de la burocracia sindical y no hubo una estrategia alternativa que pudiera llevar la lucha al triunfo. Con esta lógica, en su intervención en la lucha de Airbus, Adelante Andalucía y Anticapitalistas centraron la cuestión en un debate “élite madrileña versus pueblo andaluz”, en vez de denunciar el rol de las burocracias sindicales y apoyar la extensión de la lucha al resto de fábricas de la compañía en todo el Estado. Una posición mo muy distinta de la que tuvo el alcalde de Cádiz y también militante de Anticapitalistas, José María Gonzalez ’Kichi´, ofreciendose a la Junta de Andalucía para mediar en las negociaciones, dandole asi un aval una mesa tramposa en la que patronal y burocracia sindical temrinaron firmando un acuerdo contra la mayoria de los trabajadores.

Te puede interesar: La huelga del metal de Cádiz y la recomposición subjetiva de la clase obrera

Pero el giro populista de Anticapitalistas no termina aquí. Teresa Rodríguez adelantó que, en un escenario post electoral, donde ya maneja un posible gobierno PP+Vox como excusa, estaría dispuesta incluso a investir a Juan Espadas, líder del PSOE-A, como presidente de la Junta de Andalucía, siguiendo la “estrategia portuguesa” de votarle sin entrar a su gobierno, como una manera en teoría de evitar los males que sufre Unidas Podemos.

“Tengo cosas en común con el PSOE: prefiero que gobierne Espadas, pero no quiero gobernar con el PSOE”, dijo Rodríguez. Esta sería para la líder de Anticapitalistas la forma de “frenar a la extrema derecha”, ya que en teoría condicionaría a un Gobierno del PSOE a tomar medidas que fuesen más allá de las actuales, para no dejar paso a la demagogia de Vox. Cómo haría esto un gobierno autonómico cuando su mismo partido en el Gobierno central hace constantemente políticas de derechas es una incógnita que Rodríguez no resuelve. Y no lo hace, porque no puede. Recordemos, que la experiencia del “gobierno de izquierdas” de Antonio Costa (PS) en Portugal, apoyado por el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista, que no hizo más que aplicar políticas de derecha, ha tenido como principal resultado el fortalecimiento de la derecha.

La vía para enfrentar a la derecha y la extrema derecha no es aliarse (una vez más) con quienes le abrieron paso a la derecha y la extrema derecha, justamente por ¡haber tenido políticas de derecha! Y tampoco lo es la autonomización absoluta de lo “político” con respecto a los intereses materiales de las clases fundamentales, creando un enemigo “centralista madrileño” contra el “pueblo andaluz”. Esta operación, tan propia de Ernesto Laclau, Iñigo Errejón y los apóstoles del populismo posmarxista, solo puede dar lugar a una política de conciliación entre explotadores y explotados y, por lo tanto, en fortalecer la hegemonía política de la clase dominante.

Evidentemente, Anticapitalistas no ha hecho un balance profundo de su experiencia en Podemos. Y si lo ha hecho, sus conclusiones son opuestas a una visión crítica de un proceso -del cual son corresponsables- cuyo devenir ha ayudado enormemente a debilitar a la izquierda que se opone al régimen imperialista español.

Te puede interesar: Balance de una política desastrosa: ‘Anticapitalistas’ a la luz de la crisis del NPA francés

La experiencia política del último período en el Estado español muestra que los movimientos políticos populistas “de izquierda” o neorreformistas (incluidas las variantes soberanistas) que carecen de anclaje de clase sólido, y que no se guían por estos intereses, han seguido un camino inevitable: transformarse en instrumentos del interés dominante, del mismo modo que hace ya décadas los partidos socialdemócratas se volvieron agentes del capital.

La necesidad de apostar por una nueva hipótesis para la izquierda anticapitalista, revolucionaria y de clase en el Estado español, como viene planteando la CRT, es más acuciante que nunca.


Facebook Twitter

Diego Lotito

Nació en la provincia del Neuquén, Argentina, en 1978. Es periodista y editor de la sección política en Izquierda Diario. Coautor de Cien años de historia obrera en Argentina (1870-1969). Actualmente reside en Madrid y milita en la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) del Estado Español.

Seguir en Twitter


Roberto Bordón

Andalucía

Seguir en Twitter

Desprecio imperialista de Felipe VI en Colombia

Desprecio imperialista de Felipe VI en Colombia

La UJCE ante la encrucijada: una crítica a la luz del XXI Congreso del PCE

La UJCE ante la encrucijada: una crítica a la luz del XXI Congreso del PCE

En julio subió el paro y cayeron las afiliaciones a la Seguridad Social por primera vez en 21 años

En julio subió el paro y cayeron las afiliaciones a la Seguridad Social por primera vez en 21 años

XXI Congreso del PCE: crisis, división y compromiso en la izquierda del Régimen

XXI Congreso del PCE: crisis, división y compromiso en la izquierda del Régimen

Podemos descarta la marca Por Andalucía para las municipales: sigue la crisis del neorreformismo

Podemos descarta la marca Por Andalucía para las municipales: sigue la crisis del neorreformismo

El nuevo proyecto de Yolanda Díaz: “sumar” para seguir gobernando con el PSOE al servicio del IBEX35

El nuevo proyecto de Yolanda Díaz: “sumar” para seguir gobernando con el PSOE al servicio del IBEX35

Podemos sufre los ataques y montajes que calló con el caso Pegasus

Podemos sufre los ataques y montajes que calló con el caso Pegasus

Audios de Villarejo: Ferreras y los grandes medios como voceros de las Cloacas del Estado

Audios de Villarejo: Ferreras y los grandes medios como voceros de las Cloacas del Estado